Málaga

Las empresarias granadinas Tamara Istambul y Cristina Porta son quienes están detrás de uno de los proyectos más innovadores en materia de ocio en los últimos años en Málaga y la Costa del Sol: el Autocine Málaga Metrovacesa. Las puertas del complejo, localizado en el polígono industrial Guadalhorce de la capital, abren este viernes al público. Y lo hacen con una enorme expectación.  

Noticias relacionadas

Llevaban ustedes desde hace varios años tratando de impulsar este proyecto en Málaga y al final lo han conseguido. ¿Ha sido arduo el camino?

El modelo de negocio de autocine es muy singular, no hay precedentes, nada escrito. En Madrid, también fue un camino bastante complicado, pero no nos gusta lo fácil, en lo fácil hay cola. Y ante las adversidades nos venimos arriba. Ha sido un proceso muy complicado. Lo primero fue la localización de la parcela, porque hay muy pocas idóneas para este tipo de negocios. Hemos estado cerca de un año con la localización y después la idoneidad urbanística, las licencias… Pero con perseverancia y determinación todo se puede conseguir.

¿Qué les hizo decantarse por Málaga?

Las dos somos andaluzas. Hemos empezado nuestra expansión saltándonos nuestra ciudad natal, que es Granada. Pero teníamos claro que Andalucía era el lugar idóneo para este modelo de negocio. Sobre todo, por el clima y por la idiosincrasia de la gente. Hicimos un exhaustivo estudio de mercado de las diferentes ciudades andaluzas y los resultados fueron abrumadores.

Todo conducía a que Málaga era el lugar ideal para abrir una segunda sede. Tanto por los aspectos económicos como empresariales. Málaga es la ciudad de mayor crecimiento de toda España. Muchas sedes de empresas y museos se quieren asentar en la ciudad; todo el mundo quiere venir a vivir a Málaga, incluida yo. Y a esto hay que añadir la climatología, que es fundamental. Tiene 241 días al año de Sol. Vamos a probarlo. Venimos con un modelo de negocio con éxito en Madrid, donde los cambios de estaciones son más pronunciados. Es una aventura para nosotros.

¿El proyecto tiene un calendario temporal?

En Madrid abrimos hace cinco años, en febrero de 2017, y el modelo ha evolucionado mucho. Comenzamos con el cine como actividad principal y ahora somos cine, eventos corporativos y propios, los sábados y domingos desde las 12:00 hasta las 20:00, con música en directo, foodtrucks, actividades para mascotas, y además rodajes.

Puede pensarse que las temporadas altas y bajas están muy marcadas en Madrid, pero debido a la situación de la pandemia estas estaciones se han pronunciado mucho menos. En estos dos últimos años ha habido mucha afluencia en invierno, porque es un modelo que parecía hecho ad hoc para convivir con la pandemia. Nadie entraba en contacto con nadie, desde el coche se pedía la comida.

La experiencia de Madrid les permite completar lo que se va a ofertar en Málaga.

Totalmente. Nuestro modelo de negocio no es solo cine. El autocine reinventa la manera de ir al cine. Cambiamos el comportamiento del consumidor. Cuando vamos a una sala de cine convencional vamos 10 o 15 minutos antes; el cliente de autocine va dos horas antes para disfrutar del espacio, de la gastronomía, de la música en directo. Le hemos dado la vuelta a la tortilla.

¿Qué inversión ha supuesto el proyecto?

Cerca del millón de euros. Tenemos el plan de amortización a cinco años. Es una gran apuesta pero estamos convencidas de que va a funcionar en Málaga, sin bajar la guardia. Estamos teniendo una acogida muy buena.

¿Cómo cree que va a responder Málaga ante un proyecto de este tipo?

La acogida es buenísima. Este viernes abrimos con Grease y ya están casi vendidas todas las entradas para toda la semana. Es un éxito absoluto en algo que acaba de aterrizar. Es un proyecto muy esperado. Es un modelo totalmente nuevo, es un espacio exterior de 16.000 metros al aire libre. Estamos en el polígono Guadalhorce. En eso ya empezamos a ser originales, porque no estamos en el Centro. No tenemos vecinos y eso nos permite desarrollar conciertos y otros eventos.

Nos salimos un poco de la urbe. No hay nada parecido. La mayor parte de la gente no ha ido nunca a un autocine y ese es uno de nuestros valores añadidos. Es lo que buscan todas las marcas, transmitir una experiencia nueva. Es maravilloso ofrecer a la gente una experiencia completamente nueva. Por nuestras instalaciones en Madrid han pasado cerca de tres millones de clientes. Al final el coche se convierte en un palco privado, hay quien viene en pijama, quien se fuma un cigarrito; ahora se pueden comer palomitas sin molestar a nadie al lado...

¿Cómo explicaría el impacto que genera ver una película en una pantalla de 250 metros cuadrados?

Es la pantalla exterior más grande de España, incluso más que la de Madrid, Es una experiencia totalmente nueva, muy romántica, que te da autonomía total. Es como estar en el salón de casa. Lo mejor es venir y probarlo. Esta semana Grease; la siguiente semana será el estreno de Sony, Venom. La cartelera irá alternando estrenos con clásicos, como Pulp Fictio, los Goonies...

Apuestan por Grease para la primera proyección. ¿Es quizás el título que mejor puede identificar una oferta de ocio como el autocine?

-Es nuestro buque insignia, caballo ganador, una película que siempre que proyectamos tenemos todo vendido en pocas horas.