Málaga

Pasito a pasito, el Metro de Málaga sigue acortando la distancia que le separa del Centro. El último avance significativo es el extendido del hormigonado en todos los niveles del túnel y del recinto de la estación de Guadalmedina, incluida la zona de cola de maniobras, bajo Armengual de la Mota. 

Noticias relacionadas

De acuerdo con los datos aportados este jueves por la Consejería de Fomento, desde el inicio de las obras de terminación de la parte final del recorrido, el 31 de julio de 2018, se han empleado unos 50.000 metros cúbicos de hormigón en las losas y pantallas que conforman el recorrido bajo tierra.

"Con este nuevo hito se despeja el desarrollo y el avance de los trabajos complementarios a la infraestructura, como son las instalaciones y arquitectura de las estaciones, el montaje de la superestructura de vía, así como la implantación de las instalaciones de seguridad y señalización ferroviaria", ha destacado la consejera del ramo, Marifrán Carazo. 

Los últimos trabajos han consistido en el hormigonado de las losas superior e inferior del tramo denominado cola de maniobras, bajo Armengual de la Mota, que servirá para el estacionamiento de trenes y que en un futuro será el inicio de la ampliación del suburbano hasta el Hospital Civil

El tramo entre Renfe/El Perchel y Guadalmedina consta de una longitud de 720 metros y discurre bajo tierra, incluyendo la estación de Guadalmedina. La ejecución de los túneles y de la propia estación Guadalmedina ha entrañado una complejidad añadida, ya que en esta parte del recorrido confluyen las líneas 1 y 2, que coinciden entre la calle Mendivil y el final de la Avenida de Andalucía. 

Esto ha obligado a ejecutar bajo el primer nivel de vestíbulo un túnel para cada línea. El trasbordo entre líneas, sin necesidad cambiar de andén, para facilitar así los movimientos de los usuarios, fue otro de los retos ingenieriles en esta actuación.

Culminadas las labores de hormigonado, la UTE Metro Conexión, integrada por Acciona y Sando, se centra ahora de manera exclusiva en la última actividad que pondrá fin a la construcción del tramo. La misma consiste en el traslado, montaje y consolidación de los restos arqueológicos encontrados durante las obras bajo Armengual de la Mota y la Avenida de Andalucía en futuro espacio museístico. 

El lugar elegido se encuentra en el primer nivel de túnel bajo la Avenida de Andalucía, junto al recinto donde se hallaron en julio de 2020 los dos segmentos de muralla de cierre del arrabal de Attabanim (catalogados como Bien de Interés Cultural), y justo antes de interceptar con el inicio del túnel del tramo Guadalmedina-Atarazanas, al otro lado del cauce del río Guadalmedina.