Málaga

Las obras que van a permitir ampliar las dimensiones de buena parte de las plazas del aparcamiento de La Marina, así como mejorar sustancialmente sus instalaciones, van a salir mucho más caras de lo inicialmente previsto.

Noticias relacionadas

Atendiendo a la propuesta de modificado que este jueves será validada por el Consejo de Administración de la Sociedad Municipal de Aparcamientos (Smassa), el incremento va a ascender a 247.314 euros (sin IVA).

Siendo relevante la cuantía, lo es aún más si se compara con el precio por el que fueron adjudicados los trabajos el pasado mes de marzo a la empresa Delta Ingeniería. La oferta finalmente seleccionada por la empresa mixta, en la que el Ayuntamiento está presente con el 51% de las acciones, se situaba en 916.903 euros (sin IVA). Es decir, que los ajustes a los que ahora se dan luz verde suponen una variación al alza del coste final de un 27%. 

Analizando el documento técnico que sirve de base para atender esta modificación, entre las razones del aumento de la inversión se mencionan las exigencias de detalles de ejecución diferentes a los previstos en el proyecto para la expedición de la licencia y modificación de detalles en el inicio de la ejecución por parte de la Gerencia de Urbanismo.

Al tiempo, se aduce "falta de coincidencia entre los datos recibidos del estado de las instalaciones de la vía pública con la realidad; la incorrecta finalización 'vicios ocultos' en la ejecución del ascensor y las escaleras peatonales, y el tiempo transcurrido entre la elaboración de la propuesta económica y el momento en que se ejecutan las obras".

Todo ello, se precisa en el expediente, al que tuvo acceso EL ESPAÑOL de Málaga, hace que se genere "una necesidad de mejoras de calidad para obtener durabilidad y mayores prestaciones en las actuaciones que se acometen".

Esta alteración evidente tiene lugar semanas después de que se activaran las primeras actuaciones en el aparcamiento. En concreto, fue a principios del pasado mes de agosto cuando se pudieron ver los primeros movimientos en la zona de superficie.

Ensanchar las plazas

El proyecto municipal prevé dar respuesta a una de las grandes demandas de los usuarios de este parking, ya que van a ensancharse un buen número de estacionamientos. Ello traerá consigo la pérdida de 80 plazas, con lo que el edificio pasará a disponer de 346 plazas (de ellas 11 para personas con movilidad reducida y dos para vehículos eléctricos).

Esta es una de las claves de la reforma, pero no la única. Porque además se trabaja en la eliminación de parte de las filtraciones de agua existentes, la impermeabilización y reparación de la estructura y forjados, la mejora de la accesibilidad y la supresión de las barreras arquitectónicas. 

También se cambiará la iluminación a tecnología LED con reguladores de flujo, se renovará la instalación de guiado, se instalará hilo musical y se mejorará el servicio de videovigilancia e informática.

Además, Smassa quiere aprovechar para mejorar las condiciones de la muralla nazarí con nueva iluminación y la limpieza de la misma. Otra novedad es la instalación de 20 módulos en los que los usuarios de patinetes eléctricos podrán aparcar sus vehículos.