Málaga

El contador para que las empresas interesadas en diseñar la estación de autobuses soterrada que el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, quiere construir bajo la Plaza de la Marina, se pone en marcha. Las firmas tienen hasta el próximo 10 de septiembre para presentar sus propuestas.

Noticias relacionadas

La publicación de la licitación de este servicio es clave en la apuesta del regidor por desarrollar en los próximos años la que está llamada a ser una de las grandes revoluciones urbanísticas en la capital de la Costa del Sol en toda su historia. 

El bautizado como Plan Litoral busca transformar la movilidad urbana, incluyendo la construcción de un túnel de 2,3 kilómetros de longitud en Muelle Heredia, Paseo de los Curas y Paseo Marítimo Pablo Ruiz Picasso, así como la implantación de dos estaciones de autobuses bajo tierra en la Explanada de la Estación y la Marina. Todo ello con un presupuesto superior a los 400 millones (IVA incluido)

Es justamente esta última infraestructura, que podría requerir una inversión de unos 44 millones de euros, la que ahora empieza su particular camino. La empresa que resulte adjudicataria tendrá por delante cinco meses para dar forma al diseño de una pieza clave en la estrategia municipal. Y conforme a los pliegos de condiciones que rigen este concurso, De la Torre tiene claro qué tipo de estación quiere.

Una de las secciones de la estación de autobuses proyectada bajo la Plaza de la Marina.

La futura instalación tendrá dos niveles bajo tierra destinados al estacionamiento de buses. Dada su dimensión tendrá que ocupar parte del actual aparcamiento de rotación, abriéndose la posibilidad a ejecutar una planta más destinada a aparcamiento debajo de las plantas para autobuses. 

El nivel -1 se destina a zona de embarque y descenso de viajeros, con espacio para comercio y hostelería, oficinas del gestor de la estación y de las empresas de autobuses y una Comisaría de Policía. El mismo dispondrá de 8 dársenas, 7 de ellas con una longitud de 15 metros de longitud y 1 para que puedan situarse autobuses articulados de 18 metros.

El nivel -2 es similar al nivel -1, salvo que no tiene comercio ni hostelería, sólo máquinas de vending. Dispondrá de 12 dársenas de 15 metros de longitud y 2 para autobuses articulados de 18 metros de longitud máxima.

Entre las particularidades recogidas en el pliego, se apuesta de manera clara por lograr un intercambiador "de consumo casi nulo". Es por ello por lo que se requiere a la futura contrata que defina diferentes instalaciones térmicas necesarias y el estudio de la reducción de las demandas energéticas del conjunto, y la implementación de sistemas energéticos que, dando respuesta óptima al confort de los usuarios, sean altamente eficientes.

Al tiempo, se le demanda el diseño en superficie de la estación de La Marina, incorporando los distintos sistemas de transporte (autobuses urbanos, taxis, bicicletas y patinetes) y prestando especial atención al peatón. 

Los estudios de los que ya dispone el Ayuntamiento elevan a 3,62 los millones de pasajeros que tendrá esta estación en el horizonte de 2050, cuando pasarán por la misma 597 autobuses (más de 200 más que ahora).