Málaga

El punto negro que fue la Plaza de la Solidaridad de Málaga durante casi una década, la que transcurrió con las obras del Metro empantanadas en este estratégico enclave, a apenas cientos de metros de la entrada a la capital de la Costa del Sol en tren, queda ya subsanado. 

Noticias relacionadas

La inauguración este lunes de la fuente construida por la Junta de Andalucía sobre el terreno antaño colmatado de material de construcción pone el punto final a otra de las operaciones de regeneración vinculadas al suburbano. 

Pero a la entrada en funcionamiento de la estructura, con el encendido de la maquinaria que da vida a la fuente, le queda aún el remate en forma de conjunto escultórico con el que embellecerla. Asunto que está aún por cerrar entre la Administración regional y el Ayuntamiento. 

A la espera de que llegue ese hito, los cientos de malagueños que transitan a pie o en coche por la zona pueden ya disfrutar de una instalación cuyo coste se ha disparado hasta los 733.000 euros, tras la aprobación de un modificado por 110.800 euros.

Una de las curiosidades que incluye el proyecto es su vínculo con otras fuentes reconocidas a nivel nacional como las de Cibeles y Neptuno, emplazamientos tradicionales de las celebraciones del Real Madrid y del Atlético de Madrid, respectivamente.

Elías Bendodo, Francisco de la Torre y Marifrán Carazo, en la inauguración de la fuente.

En este caso, según han detallado los técnicos de la Agencia de Obra Pública de Andalucía, la instalación malagueña tiene el mismo material de impermeabilización que las otras dos infraestructuras.

La actuación ha supuesto la intervención en una superficie de 1.320 metros cuadrados, de forma circular de 41 metros de diámetro. Ha sido necesario acometer la reposición de servicios afectados, como la integración del pozo de ventilación del túnel del Metro en la plaza de la Solidaridad, cuya protección se ha materializado con la colocación de paneles tipo tramex, a modo de rejillas de ventilación integradas en el viario, y fabricados con plástico reforzado con fibra de vidrio para evitar su corrosión con el agua y cloro de la fuente. 

Pero la actuación principal ha sido la ejecución de la nueva fuente que preside la glorieta, y que consta de un vaso circular de 37,7 metros de diámetro, con una altura de lámina de agua de 40 centímetros, y un volumen estimado de agua de 325 metros cuadrados en su interior. 

Para la más óptima urbanización, el vaso de la fuente se ha revestido de un material impermeabilizante de mortero continuo en color blanco, y el perímetro del vaso de la fuente se ha revestido con una banda continua de 2,5 metros de anchura de vegetación confinada mediante un bordillo de granito. La vegetación consiste en un tapiz de césped plantado con sistemas de riego integrados.

Uno de los valores diferenciales de esta fuente son los juegos de agua que se realizan desde el mencionado pozo de ventilación, desde el que se crean efectos de cortina de agua con una longitud de casi 50 metros y desde una altura de 1,2 metros por encima de la lámina de agua. 

La nueva fuente ha requerido de la ejecución de una caseta enterrada para la instalación de los equipos de bombeo, automatismos y filtros, imprescindibles para su óptimo funcionamiento y mantenimiento. El Ayuntamiento, a través de la Empresa Municipal de Aguas de Málaga (Emasa), llevará a cabo dicho mantenimiento y el de la escultura que se ubique en los próximos meses en la fuente.

Además, para potenciar la visibilidad nocturna de la fuente, la misma consta de 52 proyectores subacuáticos de luz blanca, treinta de los cuales se levantan en el perímetro del vaso y los otros 22 bajo la cortina de agua.

Una de las mejoras incorporadas al proyecto, por petición expresa de Emasa, es la automatización y telegestión de la fuente y sus instalaciones auxiliares con la implantación del sistema SCADA, que es una herramienta de automatización y control industrial para la gestión y supervisión mediante una aplicación informática. Este sistema permitirá a la empresa municipal controlar y supervisar el estado de la fuente desde el centro de mando de la planta potabilizadora de El Atabal.