Los vecinos hacen un corrillo en los aledaños del edificio. Recuerdan la figura de Antonio. "Un vecino excelente", le definen. Siempre estaba dispuesto a colaborar y prestar ayuda. Este miércoles lloran su muerte en la misma puerta que él atravesó ayer por última vez.

Noticias relacionadas

Antonio fue asesinado en la tarde del martes. Las primeras investigaciones apuntan a un crimen cometido con "arma blanca", según han confirmado fuentes policiales a EL ESPAÑOL de Málaga. El cadáver fue hallado en su residencia habitual, ubicada en la Avenida de El Atabal, en Málaga capital.

La víctima tenía 88 años y era un vecino "muy querido y apreciado" en este bloque de viviendas: "Trataba de hacerle la vida más fácil a los demás". Sus vecinos le recuerdan con mucho cariño y todavía mantienen "el susto en el cuerpo", confiesan.

Antonio trabajó en un banco de la capital durante toda su vida. Llegó, incluso, a ascender hasta el puesto de director ejecutivo de la sucursal. Desde su jubilación, se dedicaba a pasear con su mujer por las calles de Málaga y se encargaba de realizar tareas del edificio donde residían.

Según fuentes policiales, todavía no se han producido detenciones. No obstante, la línea de investigación se centra en dar con el paradero de uno de los hijos de Antonio, que se perfila como el principal sospechoso de la muerte de su padre. Hasta el momento se encuentra "ilocalizable". Tiene 54 años.

Antonio y Pepita, que falleció "hace diez días", eran padres de seis hijos. "Un matrimonio ideal", según fuentes vecinales. Venían a verles cada vez que podían. Algunos no viven en Málaga por motivos laborales.

En torno a la una y media del mediodía, una persona dio la voz de alarma. El servicio de emergencias 112 recibió una llamada alertando de la presencia de una persona que se encontraba fallecida en su casa. Tenía "evidentes signos de violencia". 

Rápidamente, se avisó a los servicios sanitarios y a la Policía Nacional, que se desplazaron hasta el lugar de los hechos. Sólo pudieron certificar el fallecimiento de la víctima. Asimismo, el grupo de Homicidios de la Comisaría Provincial de Málaga se ha hecho cargo de las investigaciones para esclarecer lo sucedido.

Igualmente, la Policía Científica ha acudido al lugar del crimen para analizar posibles huellas y hallar nuevas pistas de la investigación. Por su parte, el cadáver de Antonio ha sido trasladado al Instituto de Medicina Legal de Málaga para practicarle la pertinente autopsia, que revelará la causa real de su muerte.

Por su parte, el principal sospechoso había tenido problemas con las drogas y tenía relación con ese mundo desde hacía varios años, han asegurado fuentes cercanas a la investigación a este periódico. Actualmente, residía en la vivienda donde ha aparecido el cuerpo sin vida de Antonio. El resto de descendientes lloran este miércoles la muerte violenta de su padre.