Málaga

Lejos de los días en los que los patinetes eléctricos campaban a sus anchas por las calles de Málaga y se agolpaban por decenas en las aceras, obstaculizando el buen tránsito de peatones, ahora el Ayuntamiento ha iniciado casi una cruzada contra este descontrol.

Noticias relacionadas

Hasta el punto de que la retirada de los vehículos estacionados fuera de las zonas habilitadas es ya práctica habitual de los operarios de la grúa municipal y de los agentes de la Policía Local. Una reacción que queda avalada por las estadísticas oficiales, que confirman hasta qué punto el enganche de los vehículos de movilidad personal (VMP) mal aparcados se ha convertido en asunto de atención prioritaria.

Los datos manejados por la Sociedad Municipal de Aparcamientos (Smassa), a los que ha tenido acceso EL ESPAÑOL de Málaga, cifran en 414 los patinetes retirados en lo que va de mes de julio, lo que supone una media de 16 diarios.

Este dato representa el 70% de todos los dispositivos contra los que se ha intervenido en los primeros siete meses de 2021, en los que han sido en total 590. En las dos anualidades anteriores, las cifras eran sensiblemente inferiores. Así, según Smassa, en 2019 sólo fueron retirados 12, mientras que en 2020 el dato creció hasta 249

Por el momento las compañías de alquiler no tienen que pagar el coste del servicio de la grúa (estimado en unos veinte euros), algo que trata de corregir el Ayuntamiento con la aprobación de una modificación de la ordenanza de la grúa. Este documento ha sido avalado inicialmente. Lo que sí pesa sobre ellas es la multa de 200 euros por cada vehículo mal aparcado.

El alto número de enganches queda avalado por las recientes actuaciones protagonizadas por la Policía Local y la grúa en varios puntos de la capital de la Costa del Sol. Ejemplo de ello es lo ocurrido la pasada semana en la calle Victoria o el entorno del paseo marítimo de Pedregalejo.

"Estamos trabajando a tope en este tema y vamos a ser inflexibles con las empresas que estén incumpliendo la ordenanza"

José del Río, concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Málaga

El mensaje que lanzan desde el equipo de gobierno es de aviso a navegantes a las empresas que actualmente tiene autorización municipal para operar en la ciudad: Lime, Link, Dott y Voi. Cada una de ellas con un máximo de 300 dispositivos.

"Estamos trabajando a tope en este tema y vamos a ser inflexibles con las empresas que estén incumpliendo la ordenanza", ha afirmado el concejal de Movilidad, José del Río, quien subraya la necesidad de que estas compañías controlen que los vehículos quedan estacionados dentro de las zonas habilitadas.

Incluso, aunque en este momento es objeto de tramitación y estudio, el edil malagueño no ha apuntado incluso la posibilidad de que sea revocada alguna de las autorizaciones otorgadas. 

Las mismas tienen carácter anual, según se recoge en la ordenanza de Movilidad, en vigor desde finales del año pasado. En el artículo 44 del texto, se especifica la necesidad de que las empresas cumplan unos mínimos para disponer del permiso de funcionamiento. 

Entre ellos se cita el aportar un registro de todos sus VMP, la utilización de un código digital que identifique cada uno de los vehículos, garantizar al Ayuntamiento el acceso a los datos GPS de geolocalización, disponer de seguro de responsabilidad civil que englobe a todos sus dispositivos para la totalidad de daños potenciales por su uso, tanto propios como a terceros. 

También se les reclama que dispongan de un local a efectos de notificaciones, atención al cliente, reclamaciones, solución de incidencias... Tienen que facilitar un teléfono móvil con servicio 24 horas para atender cualquier requerimiento de la Policía Local o del Área de Movilidad. "Para la renovación anual de la autorización será condición necesaria no contar con ningún vehículo de movilidad personal en el depósito municipal", se destaca en el texto.