La Policía Nacional está investigando la muerte de una joven tras, al parecer, ingerir drogas en el municipio malagueño de Fuengirola. Además, su pareja sentimental también mantiene un pronóstico "crítico".

Noticias relacionadas

Según ha informado este martes Sur, se trata de una joven de 20 años y de nacionalidad finlandesa que acababa de llegar a la Costa del Sol para pasar unos días de vacaciones junto a su novio, que fue evacuado en estado crítico al hospital, donde continúa hospitalizado y a la espera de ver cómo evoluciona su estado.

Según las primeras pesquisas, la pareja llegó el sábado a Málaga y se dirigió a la zona de Los Pacos, donde la madre de la víctima mortal tiene un inmueble. Tras alojarse en la casa, optaron por salir a pasear por las calles de Fuengirola, aprovechando el sol que ilumina el Mediterráneo. Según ha podido saber este periódico, se les vio por alguno establecimientos del paseo marítimo de esta localidad. Todo era felicidad. Pero se acabaría para siempre.

Tras llegar a casa, fue la madre de la joven quien percibió que algo extraño estaba ocurriendo. Se percató de que la respiración era "extraña" y se intuían ronquidos extremadamente fuertes. Por tanto, decidió entrar en la habitación donde descansaba la pareja para comprobar qué ocurría. Los encontró en estado inconsciente y se apresuró en llamar a emergencias.

Hasta la vivienda se desplazaron los equipos sanitarios, que no pudieron hacer nada por salvar la vida de la chica tras varios intentos de reanimación. Por su parte, su pareja fue evacuado hasta el Hospital Costa del Sol en estado muy crítico, donde ingresó en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Asimismo, los agentes pudieron comprobar la presencia de sustancias estupefacientes repartidas por toda la habitación. De hecho, la autopsia a la joven y las analíticas que se han llevado a cabo en el hospital han revelado un consumo de distintos tipos de droga.

Pero este no es el primer caso en el que se produce una muerte por consumo de droga en Fuengirola. Hace un mes, el pasado 16 de agosto, un chico de 19 años falleció en el Hospital Costa del Sol tras, supuestamente ingerir éxtasis que le vendió un camarero de un negocio de esta localidad.