Abrir la manguera o colocar el riego con goteo en una explotación agraria es algo que, cada vez más, debe hacerse con cabeza. La escasez de agua y el crecimiento de los cultivos que requieren de abundantes cantidades ha despertado nuevas necesidades. Optimizar el regadío es el reto que se ha marcado Agrow Analytics, una start-up malagueña que utiliza la inteligencia artificial y el análisis de datos para tomar decisiones de riego.

Noticias relacionadas

En conversación con EL ESPAÑOL, dos de sus cofundadores, Antonella Maggioni y Pablo Crespo, explican cuál es su función: "Nosotros tomamos las tecnologías emergentes que se pueden aplicar al agua y las hemos aplicado para solucionar un problema". Ellos mismos afirman que "hay muchas soluciones para hacer un uso eficiente del agua", pero también explican la diferencia que presentan al mercado: "Esas opciones tienen un alto costo; eso hace que no se acepte bien por las empresas, ya que requerían grandes inversiones recurrentes en maquinaria, sensores...".

"Para poner sensores en cada punto de una parcela es muy costoso y requiere mucho tiempo y dinero para mantenerse. Además, las soluciones sensóricas monitorean sólo los puntos en los que están instalados". Es aquí donde desde Agrow encontraron su hueco: "Nosotros somos un equipo muy tecnológico y sobre eso nos pusimos a estudiar posibilidades para solucionar el problema del agua".

De inicio, Agrow Analytics se concibió como una opción exclusivamente de software: "Decíamos a las empresas dónde, cuándo y cuánto regar sin hardware y de forma predictiva". Esa es su esencia, pero han comprendido que el mercado acepta mejor "las soluciones intermedias: entre el software y los sensores". Aunque aclaran que Agrow no es una empresa fabricadora de dispositivos.

"Nuestro modelo, cruzando información con los sensores instalados en puntos concretos del terreno, se encarga de describir cómo se comporta el suelo y las necesidades de agua concretas que pueda tener". Es decir, Agrow realiza análisis exhaustivos para adaptar las decisiones sobre riego.

Sus fundadores afirman que: "Nuestro sistema obtiene el agua que se evapora del suelo y los cultivos de forma diaria con una resolución espacial de 5 metros y nos da un balance hídrico del mismo que permite saber la cantidad de agua idónea que se necesita". Para esto, cruzan gran cantidad de datos, como los relativos a los índices de vegetación, temperatura del suelo, información climática, topografía, análisis del suelo y fisiología del cultivo.

Es una forma de avanzar en la digitalización del riego, ahora que en zonas como la Axarquía el agua es uno de los retos más acuciantes: el desarrollo económico del sector agrícola se encuentra con la escasez de agua y Agrow permite enfrentarse con los datos como arma para combatir esa necesidad.

Una de las ventajas que presenta esta aplicación basada en la tecnología es que se puede comenzar a conocer de forma gratuita. Existen tres planes de precio: gratuito, básico y negocio. El gratuito incluye proyecciones en terrenos de hasta cinco hectáreas y acceso a paneles de clima y a las recomendaciones de riego. El plan más completo -el plan negocio- es una solución personalizada que incluye, entre otros, predicciones basadas en datos de los registros hidrográficos hasta con 14 meses de proyección,