La compañía de telecomunicaciones Vodafone ha desarrollado un caso de uso de la conexión 5G para la empresa de movilidad Alsa dirigido a mejorar la experiencia de viaje de los pasajeros de estos autobuses.

Noticias relacionadas

Este proyecto, incluido en el proyecto Piloto 5G Andalucía, solucionará un problema de estos vehículos. Actualmente, la renovación de las películas y documentales que ofrece Alsa a los viajeros se realiza mediante el uso de puntos WiFi o conexiones 4G en intervalos de muy corta duración, en los que los autobuses se encuentran parados en las estaciones de cabecera, informa este martes la empresa de telecomunicaciones en un comunicado.

Con frecuencia, la descarga de datos es incompleta o insuficiente. Las redes actuales no disponen de un ancho de banda lo suficientemente grande para permitir la descarga de tan grande cantidad de datos en un tiempo tan reducido para poder actualizar con regularidad esta oferta multimedia.

Gracias a la cobertura 5G de Vodafone en la estación de Autobuses de Málaga, en la que la compañía Alsa establece su cabecera para múltiples rutas, el proceso de actualización del contenido multimedia se ve muy reducido y puede finalizarse durante el tiempo que permanece el autobús en la estación para poder realizar la renovación de películas y documentales de forma más regular, gracias a velocidades de descarga de 1gbps.

Una de las principales innovaciones disruptivas en la aplicación de tecnología 5G es el aumento de la velocidad de transmisión y recepción gracias a un ancho de banda móvil de mayor capacidad, que permite alcanzar velocidades en movilidad muy superiores a las alcanzadas con la tecnología actual. Para los clientes de Alsa, esto se traduce en una mayor rotación de contenidos multimedia disponible durante sus trayectos, lo que mejora de forma notable este aspecto tan relevante para tener una experiencia de viaje satisfactoria.

Entre los retos actuales de la transformación digital, en el que se encuentran inmersos tanto España como la Unión Europea, se encuentra la consecución de un impacto positivo de la digitalización y las telecomunicaciones en todos los estratos, que mejore no solo la productividad sino también una oferta mucho más amplia y de mayor calidad de servicios para el beneficio del conjunto completo de la sociedad actual y futura.