Seguro que han sentido en las últimas semanas una envidia sana al ver las imágenes de esos estadios de fútbol de media Europa llenos hasta la bandera, cantando, celebrando y recuperando toda esa normalidad social embargada en España desde hace año y medio. Pues ahora ya le toca al deporte nacional vivir la fiesta de sus eventos sin restricción de aforo después de que el Ministerio de Sanidad haya aprobado un cien por cien de aforo para los estadios de fútbol y un 80 para los pabellones de baloncesto.

Noticias relacionadas

Es decir, que La Rosaleda y el Martín Carpena podrán recuperar prácticamente su normalidad para acoger los encuentros a partir de este fin de semana. Una medida celebrada por los clubes y por los aficionados, que han visto cómo en las últimas semanas han ido incrementando las opciones pero aún con restricciones. Por lo tanto, el Málaga-Fuenlabrada del próximo domingo (16.00 horas) será la primera cita del deporte malagueño a gran escala donde no habrá restricciones de aforo desde marzo de 2020. 

Así, Sanidad y las comunidades autónomas han acordado este miércoles por unanimidad el fin de las restricciones de aforo en los estadios de fútbol, que tendrán una ocupación del cien por cien a partir de este viernes. Y del 80 por ciento en los pabellones de baloncesto. Así lo ha acordado el Consejo Interterritorial de Salud, que también ha establecido unas medidas comunes para todo el país para un periodo comprendido entre el 1 y el 31 de octubre. Tras este espacio de tiempo se volverá a evaluar la situación y a tomar nuevas medidas.

La COVID poco a poco va formando parte del pasado. La vacunación y la gran bajada de la incidencia de la pandemia están haciendo regresar la normalidad también al deporte. En cualquier caso, en los estadios y pabellones se deberá seguir manteniendo unas medidas de sanidad básicas para evitar males mayores. Así, continúa la prohibición de comer y beber dentro de los recintos. Además, deberá continuar la medida de garantizar una distancia interpersonal mínima de 1,5 metros. Y no se ha levantado el uso de la mascarilla, que sigue siendo obligatoria en los recintos deportivos. 

Abonos

Esta medida llega en plena campaña de abonos del Málaga CF y del Unicaja. Sin embargo, ambas entidades están sufriendo el hastío de los aficionados ya sea por las restricciones sanitarias hasta la fecha o por los encajes de bolillos que han tenido que hacer los clubes para cuadrar aforo y abonos. 

Lo cierto es que no están funcionando todo lo que se esperaba en ambos clubes. Y esperan que ahora, con la vuelta a la normalidad con los aforos en La Rosaleda y en el Carpena, puedan acudir más aficionados y aumenten sus campañas de abonados. Llamativo es el caso del Málaga CF, que cuenta con menos de 10.000 abonados cuando las previsiones del club eran llegar a 15.000 o incluso 20.000. El precio, la campaña y las restricciones sanitarias han frenado a buena parte del malaguismo a la hora de dar el paso para abonarse. Ahora esta situación puede cambiar, aunque habrá que esperar a los próximos días y ver si los clubes toman nuevas medidas al respecto.