Ha sido una de las piedras angulares de la comparecencia de José María Muñoz: los abonos de la presente temporada. Y es que mucho se ha dicho y se ha escrito de las circunstancias que rodean al club blanquiazul por la pandemia y de las razones por las que no ha sacado los abonos para este inicio de curso, con la vuelta de aficionados a La Rosaleda.

Noticias relacionadas

El administrador judicial ha hablado sobre ello en su dilatada comparecencia ante los medios. Y ha abordado porque la próxima semana, si las medidas sanitarias lo permiten, intentarán sacar esa campaña de abonados, donde espera llegar a 20.000 fieles.

"La campaña de Fieles Malaguistas se está convirtiendo en una gran herramienta. Ahora hay un ahorro del 25% para ellos y no lo hicimos desde el principio porque no sabíamos la acogida que iba a tener. También hay muchas críticas de porqué no hemos sacado los abonos, no podemos sacar abonos porque sólo pueden entrar de momento 7.000 personas. Es imposible sacar más abonos. ¿Hacemos un sorteo? Solución: vender entradas sueltas. Hemos sido transparentes en ese sentido porque no podemos vender abonos. Ya quisiéramos vender el 50% del aforo la semana que viene", comentó José María Muñoz en primera instancia. 

E incluso arrojó más luz sobre la posibilidad de sacar los abonos la semana próxima. “Vamos a intentar sacarlos la semana que viene. Depende del acuerdo intersectorial de Sanidad, que es el acuerdo que tienen todas las Comunidades Autónomas con el Ministerio de Sanidad. Aquí la Junta fue clara: 40% y distanciamiento social. Esperamos que baje el nivel de la pandemia. Y que podamos sacar todos los abonos. Al menos el 50% y con mascarilla”. 

Y lanzó un órdago al malaguismo. “Si sacamos una campaña y vendemos 10.000 pues bien, pero mejor si es 20.000. Cada directiva que venía el año pasado a jugar aquí nos decía lo mismo, qué suerte venir a La Rosaleda y jugar sin público. Vinieron 7.000 y se notó muchísimo en el primer partido. Necesitamos eso”, explicó. 

Además, reclamó que se pueda acometer esa campaña cuanto antes, aunque tienen planes para cualquier escenario. “Espero y deseo que no nos vayamos a diez jornadas con esta limitación de aforo. No estamos siendo los peores. Pero si nos encontramos diez partidos con 7.000 esperares, estamos preparados. Es una sangría, pero esperamos no contemplarlo. No podemos adelantar nada porque no sabemos qué va a ocurrir. Devolver el importe es una de las opciones que estamos contemplando”, dijo en referencia a las entradas del primer día y los abonos.

Exigencia deportiva

Además, el ejecutivo también habló sobre las opciones deportivas del Málaga este año. “Yo tengo mucha ilusión con el equipo. Voy a hacer más desplazamientos además de Ibiza. Me parece interesante tener cercanía. Los he visto entrenar. Lo que veo es intensidad, entrenamiento e unión. Eso me gusta. A nivel institucional, mientras más tranquilidad, estaremos mejor. El primer objetivo era dar esa tranquilidad. Es importante sacar la campaña de abonos porque vamos a tener problemas. Del prestamos hay una parte de aproximadamente 4 millones que ya hemos gastado. Pero con ese préstamo y la campaña de abonos no tendremos problemas este año”.

“Manolo lo dirá. Tenemos ilusión. No soy el más indicado para eso. Hay que mirar para arriba. La pelota tendrá que entrar. Hay días que no entra. Hay ilusión. No significa nada”, comentó.