Hablar de viajes de estudios ha sido prácticamente un tabú en los centros educativos. En Málaga, muchos de los colegios e institutos decidieron suspender cualquier tipo de actividad fuera de sus aulas; otros muchos dejaron la responsabilidad de la organización en manos de los padres o de los propios alumnos. Este verano, muchos de esos viajes llenaron páginas y minutos de informativos y no por su buen desarrollo. 

Noticias relacionadas

"De los 1.700 alumnos que viajaron con nosotros entre mayo y junio el curso pasado no hubo ningún positivo durante los viajes; sólo hubo un caso de Covid cuando ya habían vuelto a casa. Por eso, la vacunación es clave y lo cambia todo". Eso fue en sólo un mes y medio. Pablo Moreno es el director de Colegia, una empresa especializada en viajes educativos que ha tenido que reinventarse -como tantos empresarios- por motivos obvios. En 2019 llegó a facturar 1,7 millones de euros y ahora lucha por reponerse.

Moreno indica en conversación con EL ESPAÑOL de Málaga que "cuando cayó el estado de alarma el 9 de mayo, hubo tiempo para que varios colegios se pusieran en contacto con nosotros y organizaran sus viajes", afirma. Entonces, dadas las condiciones y el miedo imperante en torno al virus, los centros se decantaron por llevar a sus estudiantes a destinos cercanos y de naturaleza: Cabopino, Doñana, Cazorla... "aunque hubo algún atrevido que se fue a Lisboa o a Port Aventura".

Escoger actividades al aire libre y controladas está de moda. Con lo que se conoce sobre el coronavirus, este tipo de viajes son los más recomendados para evitar que entre los jóvenes puedan facilitarse los contagios. En todo caso, como señala Moreno, "estamos especializados en el sector educativo, y eso no es sólo llevar a estudiantes de viaje".

"No es lo mismo ir de viaje a París con la familia que hacerlo con el colegio y con compañeros de clase; un ejemplo es el tour por Versalles. Nosotros lo adaptamos al currículum educativo de la Junta de Andalucía". Su radio de acción es cada vez mayor y, aunque nacieron en Málaga, están trabajando más allá de las fronteras de la provincia.

La digitalización, clave

Para ese salto, la digitalización ha sido clave en la estrategia de la empresa. "En marzo de 2020 todo se vino abajo y más allá de las primeras semanas de confusión, sabíamos que era un momento para aprovechar y que teníamos que ser los primeros en estar posicionados para cuando todo se normalizara". Y así lo hicieron, en Colegia invirtieron en digitalizar todo el proceso en torno a los viajes.

"Tenemos una herramienta de monitorización total: el viaje se puede gestionar desde cualquier lugar del mundo para cualquier colegio del mundo: pagos online, documentación reuniones... La clave es que todo sea fácil y cómodo para los profesores, los padres y los viajeros", afirma Moreno.

Aunque, según afirma el director de la empresa, siempre han estado volcados en lo digital, las exigencias de la nueva normalidad que se presentaron hace dieciocho meses lo aceleraron todo.

Protocolo Covid individual

Viajar en pandemia, para cualquier persona, es un auténtico engorro: conocer los protocolos de cada destino, de cada operador... Eso es algo que en Colegia han desarrollado específicamente para cada uno de los viajes organizados.

"Partimos del protocolo de la Junta de Andalucía, pero sobre eso tenemos que ir añadiendo medidas dependiendo de dónde se viaje: aerolíneas, operadores de transporte, alojamientos... cada viaje es diferente", afirma Moreno.

Este protocolo individual es, según Colegia, "un manual de ayuda" para cada viajero. "Esos documentos están disponibles desde antes del viaje y lo pueden consultar todas las personas relacionadas con él: organizadores, padres y alumnos".

Sin duda, los viajes educativos han cambiado en los últimos meses, y el caso de Colegia es el de una empresa que ha tenido que adaptarse a un modelo de negocio que es necesariamente físico. El curso 2021/2022 se afronta, "con moderado optimismo", pero con la vista puesta en el proceso de vacunación. "Dosis de esperanza" para un mercado que, como tantos otros, pasó de todo a la nada y que ahora trata de volver a despegar.