Que en Málaga somos muy peliculeros eso es algo que nadie puede negar. En todos los sentidos. Tanto es así que son innumerables las películas, series, cortos, anuncios y documentales que se han rodado en la provincia aprovechando sus paisajes interiores, sus zonas rurales, su patrimonio natural y sus rincones urbanos. Además, a la hora de buscar inspiración con la que trazar una historia, la realidad costasoleña no se queda atrás y ofrece cantidad de hechos que bien merecen una recreación audiovisual.

Noticias relacionadas

Somos muy peliculeros y nos gusta mucho el cinematógrafo, por lo que no es de extrañar que Málaga vaya a contar desde el próximo viernes 8 de octubre con el segundo autocine más grande de Europa. Si alguna vez ha soñado con ir al cine en coche como en las películas americanas para ver, pues eso, una película americana, dentro de poco podrá cumplir su sueño. Porque, además, para tan magna apertura se proyectará el clásico 'Grease'.

La Málaga de antaño ha quedado registrada gracias a la cantidad de películas que se han rodado en la ciudad a lo largo de las décadas.

Una pantalla de 250 metros cuadrados que hará las delicias de los mitómanos, aunque, al parecer, no tanto de los amantes del cine iraní subtitulado. Pero por si a los programadores de este autocine les da por echar mano de algunas de las películas que se han rodado en nuestra provincia, nosotros listamos una serie de posibles recomendaciones. Aquí, en EL ESPAÑOL de Málaga, vivimos para dar.

El camino de los ingleses (Antonio Banderas, 2006)

Empezamos con la película malaguita por excelencia. Basada en la novela del malagueño Antonio Soler, otro supermalagueño, el ultraembajador Antonio Banderas, se remangaba las manos y se ponía manos a la obra para plasmar en imágenes cómo era la capital en los años 70.

El rodaje tuvo lugar en 2005 y la ciudad al completo se puso a los pies del cineasta para ayudar a sacar adelante este proyecto que se estrenó al año siguiente cosechando un gran éxito.

El camino de los ingleses: La película que rodó Banderas puso patas arriba la ciudad durante su rodaje.

La grabación de este film fue todo un acontecimiento en un mundo que todavía no conocía las redes sociales más allá del Fotolog: cástines para seleccionar extras entre lo más granado de la población merdellona, portadas y más portadas en la prensa local, localizaciones en las que cualquiera tenía algún que otro recuerdo…

Ver la cinta en un cine era escuchar al resto del público nombrar cada una de las zonas que se iban sucediendo en la pantalla mientras la historia se desgranaba: «¡Mira, Carranque!», ¡Cucha, la Coracha!», «¡Ahí vive mi abuela!»...

Torremolinos 73 (Pablo Berger, 2003)

Candela Peña y Javier Cámara lo dieron todo en esta comedia agridulce que fue estrenada en el ya lejano año 2003. Un film que terminó de catapultar a estos dos actores que desde entonces no han dejado de regalarnos películas y series cuya calidad se ha visto incrementada gracias a su mera presencia en ellas.

Grabada en numerosas localizaciones de, pues eso, Torremolinos, estamos seguros de que Pedro Fernández Montes no se dignó verla a pesar de que fue la triunfadora del Festival de Cine Español de Málaga de aquel año.

La sinopsis… la verdad es que mejor descubrir de qué trata la historia. Y si ya se ha visto, no está de más echarle un nuevo visionado. El mensaje sigue siendo tan actual y demoledor como lo es desde 1973.

Una chica y un señor (Pedro Marsó, 1974)

Ornella Muti y Sergio Fantoni se lo pasaban en grande (sobre todo Fantoni) en esta historia rodada en localizaciones de la capital malagueña donde se puede apreciar todo lo que ha perdido y ganado la ciudad.

Tonteo en lo que hoy sería considerado un amor prohibido entre una víctima y un viejo verdugo.

La historia es un clásico: una joven y atractiva cantante que busca triunfar y un consagrado abogado, más viejo que el suelo, se enamoran. La diferencia, claro, será un obstáculo, pero el amor todo lo puede.

Arrumacos y pasteleo en una historia que hoy en día retrata a su protagonista como una inocente chica engatusada, mientras que a él los tiempos modernos lo interpretan como un guarreras pervertidor de menores.

Carlos contra el mundo (Chiqui Carabante, 2002)

Más malaguita que Carlos, interpretado por Julián Villagrán, no hay nadie. Después de una serie de catastróficas desdichas, que arranca con la muerte del padre de Carlos que se mata con la moto por culpa de un socavón en la calzada que nadie se ha preocupado por arreglar, el protagonista se enfrenta a un acusado síndrome de Peter Pan.

El director Chiqui Carabante daba el salto al largo con esta película rodada en localizaciones de una Málaga que, quién nos lo iba a decir, echaríamos de menos aunque sólo sea por pura nostalgia: móviles que pesaban cinco kilos sin cansinas redes sociales, mucho pantalón de pata de elefante, cutrerío por doquier, un centro poco peatonal y un mundo en el que todavía se podía fumar hasta en las urgencias del ambulatorio de tu barrio.

Toro (Kike Maíllo, 2016)

La Costa del Sol todavía está a la espera de la gran novela negra que se merece, y mira que hay pocos lugares que se presten mejor para ello. Mientras llega este relato, se puede disfrutar de otros como la película ‘Toro’ .

El rodaje del filme en diversas localizaciones costasoleñas como Torremolinos y la capital incluyó escenas de una gran complejidad técnica como la persecución automovilística que tiene lugar en el cauce seco del Guadalmedina y demostró una vez más que Málaga es un fértil territorio para el audiovisual patrio e internacional.

La cinta relata uno de los resortes clásicos del noir: una redención inalcanzable. Esta es buscada por un matón a sueldo, el guapo Mario Casas, que se topa con que su destino marcado por la violencia se le viene encima en la figura de su hermano, el menos guapo Luis Tosar. El resultado es el que se espera: no se puede huir del pasado.

La mujer es un buen negocio (Valerio Lazarov, 1977)

Como ya relatamos hace algunas semanas en EL ESPAÑOL de Málaga, numerosos son los famosos que han pasado por estos lares con las excusas más variopintas. Entre ellos no podían faltar los grandes clásicos folclóricos y del artisteo patrio para grabar las películas que, bueno, se grababan en la España pre y post-Transición.

Una de esas películas es ‘La mujer es un buen negocio’ que contaba con un Manolo Escobar que se movía como pez en el agua en una época en la que el destape sinvergüenza pop se mezclaba con la copa y la psicodelia que tanto daño hizo a lo largo de todo el globo.

En la cinta Escobar montaba un negocio de burros taxi en Mijas, al tiempo que trabajaba de limpiabotas, lo que demostraba su empuje emprendedor. También se rodó en otras localidades como Benalmádena y Torremolinos. Una historia en la que Manolo salía triunfante, como no se podía esperar menos del pícaro madurito por excelencia. Vamos, que al final se forraba y, claro, la tía buena se quedaba con él.

Fuego sobre África (Richard Sale, 1954)

La década de los años 50 fue la época en la que las grandes producciones norteamericanas comenzaron a tomar Málaga como uno de sus escenarios predilectos y la película ‘Fuego sobre África’ fue la primera en abrir este camino que luego recorrieron infinidad de cintas.

Maureen O’Hara, que acababa de rodar con John Wayne y John Ford la maravillosa ‘El hombre tranquilo’ (1952) es la protagonista de esta película que se anticipaba, además, a la posterior moda del cine de espías que llegaría con James Bond.

La película está ambientaba entre Tánger y Málaga, pero fue filmada casi en su totalidad en la capital costasoleña. El peso de esta localización influyó tanto que en algunos países europeos, como Inglaterra, la película se estrenó sencillamente con el título de ‘Málaga’.

Calle Alcazabilla tuvo una gran presencia en la cinta ya que era escenario de una persecución junto al recién descubierto Teatro Romano y, además, la taberna de Tánger que aparece en la película se localizó en realidad en el desaparecido bar El Refugio. Si el filme se rodara hoy, ese bar sería El Pimpi y la persecución se desarrollaría a lo largo de su terraza.

Carmen (Francesco Rosi, 1984)

La famosa ópera de Bizet ‘Carmen’ fue plasmada con maestría por Rosi en esta adaptación que contó con un Plácido Domingo que aún no se había enfrentado a las hordas del #metoo. Rodada en 1983, Ronda y su entorno escarpado fueron aprovechadas para dar ubicación a esta historia de amor tan apasionada como trágica.

No era la primera vez que se rodaba en la ciudad, pero esta cinta suponía toda una superproducción que todavía se recuerda. Y es que lo abrupto de un territorio como el de la provincia de Málaga es perfecto para reflejar el empuje arrollador de unos personajes que son zarandeados sin piedad por el incontrolable fuego que arde en sus entrañas (¡vaya frasecita!).

Como cualquier evento de estas características, Ronda y el resto de la provincia fueron un hervidero de actividad rodeando el rodaje de esta película que es considerada una de las mejores adaptaciones de esta obra clásica.

Ferdinand (Carlos Saldanha, 2017)

Ya que estamos por Ronda, hablaremos de la película 'Ferdinand'. Técnicamente, este film no se rodó en dicha localidad, sobre todo, porque es una cinta de animación.

Pero eso no desmerece para destacar la historia de este torito simpático y pacifista que se dedicaba a pastar por los alrededores de la ciudad rondeña, de modo que las cornisas del Tajo y el Puente Nuevo forman parte de los escenarios animados que se incluyeron en el filme.

Esta historia es la readaptación del corto de animación ‘El Toro Ferdinand’ que Disney lanzó en 1938 y que demuestra que la lucha antitaurina ya viene de lejos.

Los joyeros del claro de luna (Roger Vadim, 1958)

Lucha antitaurina que con el tiempo encabezarían celebridades como la animalista Brigitte Bardot. Sin embargo, antes de que eso llegara, la propia Bardot toreaba una vaquilla en ‘Los joyeros del claro de luna’ dirigida por su entonces pareja, el cineasta Roger Vadim.

El cuartel general de esta producción francesa se situó en Torremolinos, cuando todavía era una barriada de pescadores que formaba parte de la capital malagueña, donde también se rodaron escenas en el emblemático Hotel Miramar, además de en Mijas, Alhaurín el Grande, El Chorro y el Desfiladero de los Gaitanes...

321 días en Míchigan (Enrique García, 2014)

El director Enrique García estrenaba en un más reciente 2014 esta película de prisioneros con la que nosotros nos sentimos más identificados después de haber padecido un confinamiento domiciliario sin ser banqueros ni nada.

La película fue rodada fundamentalmente en el interior de la antigua prisión provincial de Málaga, y en ella se narra la historia de Antonio, quien se enfrenta a 321 días de reclusión por un delito financiero.

Y para evitar que tan leve traspié deje huella en su currículum (como si a alguien hoy en día en España le preocupara cómo se percibe una estancia en la cárcel), el protagonista finge que durante ese tiempo va a realizar una estancia en la universidad estadounidense de Míchigan.

El engaño, al final, acaba como se sabe que va a acabar desde un principio: mal.

El coronel Von Ryan (Mark Robson, 1965)

Según cuentan las crónicas de la época, el realizador Mark Robson hubiese preferido estar en medio de la Segunda Guerra Mundial en lugar de rodar con Frank Sinatra esta película sobre la Segunda Guerra Mundial.

Además de que muchas de sus escenas se rodaron en los parajes del Desfiladero de los Gaitanes de El Chorro, esta es la primera película de Hollywood en la que apareció Raffaella Carrà, recientemente fallecida, ay.

La película narra las peripecias de un grupo de soldados ingleses y americanos que intentan salir de Italia tras haber escapado de un campo de concentración. Sinatra, por supuesto, era el macho alfa que lideraba este destacamento y que, sospechamos que en las escenas eliminadas, les cantaba a sus soldados para hacerles más llevadera la huida.

Fue durante el rodaje de esta película cuando el artista fue detenido en el legendario Hotel Pez Espada de Torremolinos por liarse a sopapos con un fotógrafo que le tomó una instantánea mientras el cantante pelaba la pava con una actriz.

El puente de San Luis Rey (Mary McGuckian, 2004)

Gracias a este tostonazo de época el actor Robert De Niro tuvo la oportunidad de pasear por las calles malagueñas en chanclas, calcetines y sotana mientras duró el rodaje.

Nadie fuera de Málaga recuerda esta aburrida cinta; y aquí sólo se rememora porque sus localizaciones en exteriores se repartían entre la plaza del Obispo, frente a la Catedral, y otros espacios de la Costa del Sol y el Caminito del Rey, que aún se encontraba sin restaurar.

Ambientada en el Perú del siglo XVIII, en su elenco se encontraban actores de la talla de Kathy Bates, Geraldine Chaplin, Pilar López de Ayala y el ya mencionado De Niro, entre otros.

Verla por primera vez o verla de nuevo son recomendaciones que nosotros no nos atrevemos a hacer; no tenemos tan mala pipa.

El Evangelio de San Juan (Philip Saville, 2003)

Otra película de 2003 que, en esta ocasión, nos transporta en el tiempo y el espacio a Jerusalén. Concretamente, desde el castillo de Gibralfaro, que podemos visitar haciendo una rutita fácil, fácil, y con fundamento.

La película supone una sesuda y literal transcripción del Evangelio de San Juan que fue promovida por la Sociedad Americana Bíblica, con el objetivo de ser lo más respetuosa posible con lo relatado.

El rodaje en la ciudad se extendió poco tiempo, tan sólo tres días, pero reunió a más de 150 profesionales que conformaban el equipo que coordinó a numerosos extras (según las crónicas de entonces, más de 1.200), escogidos entre la población malagueña, de niños a ancianos, y que participaron en las escenas exteriores. Por lo que sabemos, las túnicas de antaño no estaban preparadas para aguantar el frío de la noche durante la grabación.

Los hombres que no amaban a las mujeres (Niels Arden, 2009)

¿Recuerda la saga Millennium? ¿No? ¡Pero si nadie hablaba de otra cosa a finales de la primera década del siglo XXI! ¡¿Cómo es posible que nadie recuerde esa saga tan buena, llena de matices y sorpresas, de una calidad excepcional y con una protagonista gótica y hacker?! ¿Qué será lo siguiente?, ¿no acordarnos de los libros de ‘50 sombras de Grey’? ¿Olvidarnos de ‘Avatar’?

En cualquier caso, en 2009 se estrenó la película que adaptaba el primero de sus libros, ‘Los hombres que no amaban a las mujeres’, y en el film Marbella ocupaba el tramo final de la cinta.

Dirigida por Niels Arden Oplev (antes de que David Fincher hiciera lo propio junto con el actor Daniel Craig), en la historia la ciudad marbellera era (sorpresa, sorpresa) el destino elegido por un rico mafioso para huir de la justicia de su país. Y ahí que iba una cabreada y cambiada Lisbeth Salander (Noomi Rapace) en busca de venganza, aparcando en mitad de la acera.

Como curiosidad, lo que en el metraje se presenta como el paseo marítimo de Marbella, en realidad es el paseo marítimo Pablo Ruiz Picasso de la capital. ¡Otro triunfo para la Málaga Film Office!

No sólo de cine vive el ser humano

La cantidad de películas, cortometrajes, videoclips, anuncios y atentados estéticos de Bollywood que se han rodado en Málaga es ingente y cada año crece el número de grabaciones que se realizan. Además, el mapa y el territorio de la provincia de Málaga también se abren paso en el audiovisual seriado, por lo que las series cada vez tienen un mayor peso.

En Málaga se han rodado series clásicas como ‘Curro Jiménez’, la celebérrima e inmortal ‘Verano azul’, que no ha parado de matar a Antonio Ferrandis una y otra vez desde 1981; o ‘Vacaciones en el mar’ cuya cabecera hacía una parada en la calle de los Caños de Mijas Pueblo mucho antes de que el turismo de cruceros generara su propia burbuja.

Vacaciones en el mar: El simpático Ted Lange aparecía en la cabecera de ‘The Love Boat’ delante de la calle de los Caños de Mijas o, más bien, delante de un croma. E.E

Grabaciones que no se quedan en el pasado y que continúan a día de hoy y que abarcan cualquier clase de temática como ‘Toy Boy’, que ahora estrena su segunda temporada; ‘The crown’, que grabó escenas alrededor de la Manquita; y como las series noir ‘Brigada Costa del Sol’ y ‘Malaka’ donde se pusieron de manifiesto las señas de identidad más malagueñas, como son los famosos camperos, gracias a que Salva Reina y Maggie Civantos se meten un par de ellos entre pecho y espalda.

Otra de las series que se ha grabado en Málaga es la dedicada a la vida del gran malagueño universal, Picasso. Titulada ‘Genius’, la miniserie fue rodada en 2018 y en ella Antonio Banderas interpretaba al artista inmortal porque no había otro actor que se pareciera más a él.

Los rodajes en la actualidad, en cifras

¿Cuál es el futuro de la provincia en el cine? Pues teniendo en cuenta la trayectoria ya recorrida, estamos seguros de que será imponente, digno de las grandes y las pequeñas pantallas (que, debido a los móviles, cada vez son más pequeñas). A los datos nos remitimos: los rodajes este 2021 han crecido en la ciudad en un 61% con respecto al primer semestre de 2020.

Claro, teniendo en cuenta cómo fue el año pasado con la pandemia, el dato sólo puede ser positivo, pero es que estas cifras actuales también mejoran las de 2019: según la oficina municipal de rodajes del Ayuntamiento malagueño, la Málaga Film Office, desde enero de 2021 se han atendido 318 proyectos audiovisuales (un 61% más) de los que se han llevado a cabo 128 (un 75,3% más), un balance superior al registrado en el mismo periodo de 2019, cuando los planes atendidos fueron 225 (un 41,3% menos) y los realizados 94 (un 31,1% menos).

En cuanto a la inversión económica, las 128 producciones del presente año se tradujeron en una inversión económica de casi 1,3 millones de euros, lo que repercute directamente en la capital, al tiempo que, mediante la visualización y presencia en los productos audiovisuales, da fama y popularidad a la provincia. ¡Todo ventajas, colegas!