La diva italiana Raffaella Carrà ha fallecido a los 78 años tras una enfermedad que "atacaba su cuerpo". Así lo ha dado a conocer este lunes Sergio Japino, uno de sus grandes amores. 

Noticias relacionadas

"Raffaella nos ha dejado. Se fue a un mundo mejor, donde su humanidad, su inconfundible risa y su extraordinario talento brillarán para siempre", ha expresado el coreógrafo a través de un comunicado, uniéndose al dolor de los familiares de la diva italiana que ha perdido la vida nueve meses después de haber regresado a la actualidad por el estreno de Explota, explota, un musical basado en sus canciones que fue presentado el pasado septiembre en el Festival de Cine de San Sebastián. Se trataba de un bonito homenaje a la cantante que trascendió fronteras y se convirtió en un suceso en las décadas de los 70 y 80.

Más allá de su talento sobre el escenario -cantaba, bailaba, presentaba y actuaba-, Raffaella Carrà se hizo notar por trascender todo tipo de prejuicios. Por rebeldía o simplemente por su forma de ser, a la vez que triunfaba con sus canciones y batía récords de raiting en la televisión, la diva italiana abordaba temas que en su época todavía eran un mito. Entre esos, la liberación de la mujer, la infidelidad y la homosexualidad.

Raffaella Carrà y Gianni Boncompagni, en una imagen de archivo. Gtres

A pesar de que siempre fue una mujer independiente, hubo dos hombres que lograron conquistar su corazón. Gianni Boncompagni y Sergio Japino. El primero, un personaje de la televisión italiana, con el que convivió durante varios años y compartió parte de su éxito profesional. Fue precisamente él, el autor de algunas de sus canciones como Tuca tuca o Fiesta. Además, el director de Pronto, Raffaella?, el programa que consagró a la cantante como personalidad femenina de la pequeña pantalla europea. Años más tarde, ejerció de guionista en Carrámba! Che Sorpresa, el show televisivo dirigido por el segundo gran amor de Carrà.

La diferencia de edad -11 años- no fue un impedimento para que la artista, cuyo nombre de pila era Raffaella Pelloni, se enamorara del que también fue su coreógrafo, Sergio Japino. La pareja inició su relación cuando la cantante llevaba varios años distanciada de Boncompagni, quien falleció en 2017 y a quien Carrà le guardaba un bonito recuerdo.

Raffaella Carrà junto al coreógrafo Sergio Japino, en una imagen de archivo. Gtres

Aunque ya no hacía vida con Japino, mantuvo una buena amistad con él hasta sus últimos días. Así ha quedado demostrado en el comunicado que ha emitido el coreógrafo para despedirla y las palabras que pronunció la cantante hace un tiempo en una conversación con El País: "Es un amor que ha cambiado de forma, pero que nunca, nunca, va a morir".

Tanto con Gianni Boncompagni como con Sergio Japino, Raffaella Carrà mantuvo largas relaciones. Sin embargo, no llegó a pasar por el altar porque, según ella misma confesó en alguna ocasión, no creía en el matrimonio. Aun así, a la intérprete de Para hacer bien el amor, nunca se rehusó a formar una familia. "Me hubiera gustado tener un hijo, pero cuando lo intenté ya era tarde. El médico me dijo que no podía", confesó en la entrevista con el mencionado periódico, en la que también desveló su forma de educar. 

Raffaella Carrà fue considerada un icono gay. Gtres

"Libertad es la palabra para poder vivir. Por ejemplo, me alegra especialmente que en Italia se haya aprobado la ley civil de las uniones de los homosexuales. Estoy muy involucrada con este tema porque tiene que ver con la libertad de los individuos", dijo Raffaella Carrà cuando le preguntaron cómo hubiese educado a sus hijos. Una respuesta que concuerda con esa forma de ser que la hizo destacar entre otros artistas y que la convirtió en un icono de gay. La intérprete de Lucas, una canción que define su adoración por el colectivo LGTB, fue premiada en el World Pride Madrid 2017 como Icono Gay Mundial.

A sus relaciones con Gianni Bocompagni y Sergio Japino, se sumó un affair con Gino Stacchini, el exfutbolista italiano que jugaba en la Juventus. De no haber sido rechazado, Frank Sinatra también hubiese formado parte de esta lista. Raffaella Carrà conoció al cantante en la década de los 60, cuando protagonizaron la película El coronel Von Ryan. Entonces, el también actor se fijó en la diva italiana que, si bien lo consideraba atractivo prefirió no tener nada con él, más allá de un trabajo profesional.  

[Más información: Muere Raffaella Carrà a los 78 años]