Luis Almagro, más conocido como Luisito Rilke, ha sido el elegido para realizar el cartel que anunciará el Carnaval de Málaga 2022. Cuando se lo dijeron, no se lo creía. "Yo pensé que Acejo quería que presentara algún evento o alguna previa, pero no algo así", confiesa a este periódico. Aunque le pidió unas horas para pensárselo, en el fondo tenía más claro que la respuesta final iba a ser afirmativa.

Noticias relacionadas

Aunque muchos no lo sepan, Luis, además de ser profesor estudió Bellas Artes en su día y ha trabajado varios años como diseñador gráfico. "A veces subo a redes sociales algunos dibujos que hago por entretenerme y me dijeron que se les había ocurrido proponerme lo del cartel cuando vieron mis creaciones", dice. 

Reconoce que cuando se lo anunciaron el vértigo le abordó a la par que la ilusión. "Considero que es una responsabilidad grande. Para mí el carnaval es lo más importante después de las cosas importantes", dice Rilke.

En su bio de Twitter se puede leer “creativo compulsivo”. Y no le falta razón, se define como un "culo inquieto" de la creatividad. "Me gusta escribir, dibujar, diseñar, la fotografía, el vídeo, la acuarela, todo lo relacionado con la escena… pero todo lo llevo siempre al prisma del carnaval. Me sale solo", añade.

La edición de 2022 apunta como una de las más cercanas a los actores de la fiesta. Tanto él, que será el encargado del cartel, como el pregonero, Miguel Gutiérrez, y los intérpretes del himno, Ángela González y Javier Padilla, son carnavaleros y llevan años apegados a la fiesta. "Ojalá sea el primer cartel de los muchos que saldrán de otros actores de la fiesta. Me he sentido muy querido por los carnavaleros, especialmente por personas a las que admiro desde hace años", cuenta con emoción.

Sin embargo, ya sabe cómo funciona la fiesta y la exigencia que esta conlleva, algo que no se le quita de la cabeza desde el momento que se lo propusieron. "Yo soy perfectamente consciente de que Picasso, que es uno de los pintores más importantes de la Historia del Arte, no gusta a todo el mundo, ¿cómo va a gustar lo que haga yo, que soy un breva?", se pregunta entre risas.

Tiene asumido que habrá opiniones en todos los sentidos y, por ello, va a trabajar mucho para dar lo máximo de él y así tener su conciencia tranquila. "Voy a tratar de hacer un cartel de carnaval que sea el que a mí me gustaría tener como carnavalero. Que si luego no gusta no me quede la espinita de que fue porque no me esforcé al máximo", cuenta.

El cartel

Al final, el eje de todo este asunto es el cartel. Luis tiene ya uno totalmente acabado y ha empezado otro con una idea distinta. "Pretendo hacer ambos y luego elegir el que más logre convencerme. Voy a trabajar ilustraciones con acuarela digital", explica. Asegura que la clave de su idea es que va a trabajar para que sea diferente a los carteles de otros años tanto en concepto como en técnica.

Así, cree que lo más difícil es la temática y, sobre todo, darle cabida a todos los actores de la fiesta, lo que le supone una constante contradicción. Es un fiel defensor de que el diseño es bueno cuando con un simple golpe de vista lo identificas y lo recuerdas. Ese es su objetivo.

"Quiero darle un hueco a todos, desde las comparsas, murgas y cuartetos, hasta las callejeras, drags e incluso la batalla de las flores, pero si meto todo eso me va a quedar un cartel recargado. Quiero un concepto más cartel y menos cuadro, fuera de lo barroco", explica el artista. 

Su trayectoria carnavalesca

Rondeño de nacimiento, fue allí donde comenzó su carrera en la fiesta. Sacó grupos desde el año 1999 hasta el 2013. Sin embargo, su primer contacto con el Carnaval de Málaga en el año 2000 con 'La caña de España' consiguiendo colarse en semifinales. 

En 2008 volvió a Málaga para estudiar un máster y aprovechó para salir con 'Los Guardapapas' de Manuel Gómez Padilla. Un año más tarde volvió con otro grupo rondeño quedándose en preliminares: 'Los imbatidos de chocolate'.

Cuatro años después volvieron más fuertes que nunca bajo la autoría de Pedro Pablo Suárez y consiguieron entrar en la final con 'Los hombres de su Caja'. "Ese carnaval hice muy buenas migas con la gente de la murga de Torremolinos y en septiembre empecé a trabajar en Málaga. Hablé con Félix Godoy y desde 2014 salgo con ellos", dice. Entró por la puerta grande, ya que ese mismo año ganaron con 'Los de la Torre'.

Decidió quedarse con ese oro y en 2015 fue jurado. Desde entonces ha hecho alguna colaboración televisiva hablando sobre carnaval. Sobre lo mejor de la fiesta, reconoce que una de las cosas que más le gustan es el ambiente de preliminares. Tras ello, el rollo entre los grupos, aunque reconoce que hay una que otra excepción. "En poquito tiempo he descubierto la gran hermandad que hay, al menos entre la grandísima mayoría de las murgas, y eso me encanta", concluye.