Málaga

El delegado del Gobierno de España en Andalucía, Pedro Fernández, ha señalado que este año se han incorporado 107 efectivos de la Policía Nacional en la provincia de Málaga, resultado del concurso general de traslados, y ha asegurado que se ha detectado desde los dos últimos años una disminución de casi un 6,7% de la delincuencia organizada en la provincia.

Noticias relacionadas

En la toma de posesión de Enrique Barón Castaño como jefe provincial de Policía Nacional en Málaga, Fernández ha admitido la "compleja" situación de este territorio debido a la posición geográfica, las comunicaciones y la capacidad para recibir turistas y personas extranjeras, aunque ha indicado que el tipo de delincuencia no ha cambiado respecto a los últimos años.

Asimismo, ha incidido en que no se ha visto un incremento de la delincuencia relacionada con el crimen organizado, aunque sí ha reconocido que "la presión sobre el Campo de Gibraltar sin duda genera repercusiones en otras provincias". "Cuando estas bandas dedicadas al tráfico de drogas u otro tipo de tráficos ven una presión en un lugar determinado, intentan buscar otro", ha dicho.

No obstante, ha considerado que los medios, "siempre necesitados de mejoras, de aumentos de plantillas", y las unidades especializadas que están implantadas en las distintas comisarías de la provincia "están haciendo que los avances sean muy importantes y esa disminución".

Ha hecho mención de equipos como la Brigada Provincial de la Policía Judicial, la Unidad de Delincuencias Económica y Fiscal (UDEF), Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO), los sistemas Especiales y Servicio de Medios Aéreos y drones, la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras, la Policía Científica, la Brigada de Información en la Lucha Antiterrorista y la de Seguridad Ciudadana, "herramientas personales y profesionales para hacer de este territorio un lugar más seguro".

"Cuando al crimen organizado se le ataca por donde más duele, que tiene que ver con la parte patrimonial o económica, sin duda se resiente mucho"

Pedro Fernández, delegado del Gobierno en Andalucía

Al respecto, ha señalado que cada vez es "más especializada la persecución de este tipo de delincuencia". "Cuando al crimen organizado se le ataca por donde más duele, que tiene que ver con la parte patrimonial o económica, sin duda se resiente mucho", ha explicado Fernández, quien ha indicado que las unidades especializadas tanto de la Policía Nacional como de la Guardia Civil "están haciendo un magnífico trabajo".

En su intervención, Fernández se ha comprometido con el nuevo comisario a convertirse en un "aliado en sus necesidades y reivindicaciones". Así, ha recordado que el Plan de Infraestructuras de la Seguridad del Estado (2019- 2025) prevé la mejora de las instalaciones en la provincia, con la construcción de las comisarías en Marbella y Estepona, y la rehabilitación del complejo policial de Capuchinos de la capital como nueva sede de la Unidad de Intervención Policial.

También ha recordado el trabajo de Manuel Javier Peña Echeverría, comisario provincial desde 2019, por su "ejemplar dedicación y profesionalidad y al que deseamos suerte en su nuevo cometido como consejero de Interior en la embajada española en Colombia", ha dicho.

Nuevo comisario

Enrique Barón nació en Colonia (Alemania) hace 61 años. Posee una variada experiencia profesional a lo largo de sus más de 41 años de servicio, ocupando diferentes puestos de responsabilidad en varias áreas operativas.

En el año 1980 ingresó en la Academia General Militar de Zaragoza y en 1985 fue promovido al empleo de teniente de Policía Nacional, siendo su primer destino Vitoria. Tras su paso por las plantillas de Ciudad Real, Madrid y Barcelona, en áreas de Seguridad Ciudadana (Unidades de Intervención Policial), ascendió a comisario en 1995 ocupando los puestos de jefe de Brigada de Seguridad Ciudadana y de Información, en Pamplona.

En 1999 fue nombrado jefe superior de Policía del País Vasco y, tras siete años en este destino, fue designado jefe superior de Policía de Madrid. Ascendió a comisario principal en 2009 y en enero de 2012 obtuvo el nombramiento de comisario general de Información, donde permaneció durante seis años.

Asimismo, ha sido reconocido durante su trayectoria con numerosas condecoraciones civiles y militares, nacionales y extranjeras, entre las que destacan tres Cruces al Mérito Policial con Distintivo Rojo, una Cruz al Mérito Policial con Distintivo Blanco; una Placa a la Dedicación Policial y una Cruz de Plata al Mérito de la Guardia Civil.