Málaga

Las adversas condiciones que siguen marcando el minuto a minuto de los trabajos de extinción del incendio de Sierra Bermeja (Málaga) han obligado a los responsables del Plan INFOCA a ordenar el confinamiento de la población de dos de las localidades afectadas por las llamas: Genalguacil y Jubrique. A las 21:00 horas, la dirección operativa de INFOCA ha dado por finalizado ese confinamiento. 

Noticias relacionadas

Desde este organismo pidieron a los habitantes de estos municipios que mantuvieran cerradas las puertas y las ventanas para impedir posibles entradas de humo en las viviendas y evitar movimientos de circulación. Asimismo, informaron de que a esa primera medida de seguridad se sumó la retirada de todo el operativo que estaba trabajando en tierra, dejando únicamente los medios aéreos. 

¿Pero qué llevó a adoptar una medida de esta importancia? Un portavoz del INFOC precisó a EL ESPAÑOL de Málaga que la razón hay que encontrarla en la formación de un pirocúmulo, que es una nube con forma de cúmulo que se produce debido al fuego. En torno a las 21:15 horas de la noche, INFOCA ha señalado que esa nube comenzaba a disiparse y que, junto a la humedad nocturna, debe ayudar a reiniciar las labores de extinción en la cabeza del incendio.

Suele ser habitual, como ocurre ahora en el incendio de Málaga, que el fuego genere poderosas corrientes de aire ascendentes, que suelen portar agua evaporada por las llamas, así como gran cantidad de partículas, restos de la materia vegetal que ha ardido.

"Es una nube que se sustenta porque hay un cuerpo de humedad y mucha temperatura, hace una especie de chimenea, efecto de aspiradora; salvando las diferencias es como una especie de tornado que lleva material incandescente hacia arriba y si eso se colmata y explota ese material cae", explicó el portavoz consultado. 

Algunos miran con cierta esperanza la previsión de lluvias a principios de la semana que viene. No es el caso del portavoz del INFOCA, quien fue claro al subrayar que lo que toca es trabajar en el presente.

"Que viene lluvia la semana que viene, ayudará; pero nos tenemos que quedar con el presente, y ese es un incendio que es bastante malo, que en la categoría de los incendios es el peor que existe por las condiciones meteorológicas que hay dentro del propio incendio", explicó. Y apostilló: "Estamos intentando doblarle el brazo y no hay manera".