Los bajos tipos de interés están haciendo que los inversores en busca de rentas periódicas estén buscando alternativas a la tradicional renta fija. Una de las opciones que pueden cumplir este objetivo es la inversión a través de fondos de dividendos, que invierten en acciones que pagan dividendos periódicamente.

Noticias relacionadas

Por otra parte, se ha demostrado que las empresas cotizadas que pagan dividendos regularmente muestran una evolución histórica superior en su cotización. Además, a menos que se trate de compañías cuyo negocio se centre en actividades controvertidas (alcohol, tabaco o armas, entre otros), deberían tener una calificación en factores de sostenibilidad ambiental, sociales y de gobierno (ASG) favorable. Al menos, en lo que al 'factor G' se refiere.

Estos fondos no siempre distribuyen el dividendo recibido entre sus partícipes, sino que los reinvierten. En este caso no se recibe una renta, pero se aumenta el valor de la participación, y por tanto la rentabilidad generada, como consecuencia de los dividendos reinvertidos.

Líderes en rentabilidad

De los fondos de dividendos disponibles para su comercialización en España, con calificación de cinco estrellas de VDOS, el más rentable en el año es NN (L) Euro High Dividend con un 14,2% de rentabilidad en su clase P de capitalización con cobertura en dólares. A un año, se revaloriza un 22,2%, con un coste por volatilidad del 21,3%.

Invierte en empresas que cotizan en bolsas de la Eurozona que ofrecen un dividendo atractivo y sostenible. Se gestiona activamente, con el objetivo de superar la rentabilidad de su índice de referencia, el MSCI EMU Net USD (con cobertura), calculada en un periodo de varios años.

El proceso de selección de acciones del fondo está condicionado por el análisis fundamental e incluye factores ASG. A esta clase de acciones le aplican una estrategia de cobertura de divisas. No prevé repartir dividendos, sino que todas las ganancias se reinvierten. Sus mayores posiciones incluyen acciones de Münich Re (4,52%), LVMH (4,34%), Heineken (3,94%), Deutsche Telekom (3,75%) y Total (3,6%). Aplica una comisión fija del 1,5%.

Un 10,2% es la rentabilidad obtenida por la clase A de acumulación, con cobertura en dólares, de Aberdeen Standard Sicav I - European Equity Dividend. En el último periodo anual, se revaloriza un 9,8% con un dato de volatilidad del 18,4%.

Se propone como objetivo de inversión la obtención de un retorno total a largo plazo, de manera que invierte al menos dos tercios de sus activos en empresas europeas y que produzcan -o se espera que produzcan- un alto rendimiento por dividendo.

Las compañías se seleccionan independientemente de su capitalización bursátil, sector de actividad o ubicación geográfica dentro de Europa. Sus mayores posiciones en cartera corresponden a acciones de Enel (3,93%), Tryg (3,71%), RWE (3,68%), Novo Nordisk (3,62%) y Zurich Insurance Group (3,6%).

Evolución comparativa de fondos de inversión por dividendos.

La aportación mínima necesaria para suscribir la clase A de acumulación, con cobertura en dólares, de este fondo es de 1.000 dólares (aproximadamente 831 euros) aplicando a sus partícipes una comisión fija del 1,5%.

Gestionado por BLI - Banque de Luxembourg Investments (grupo Banco de Luxemburgo) la clase BM de capitalización con cobertura en dólares de BL - Equities Dividend avanza un 6,4% por rentabilidad desde el pasado 1 de enero. A un año no consigue situarse en terreno positivo por rentabilidad (-0,6%) con un dato de volatilidad de 15,9%.

Invierte en empresas internacionales cuyo rendimiento por dividendo actual o esperado es superior al de su índice de referencia. No existe una asignación geográfica, sectorial o monetaria específica, seleccionándose las empresas en función de su valoración y calidad intrínsecas.

Entre sus mayores posiciones encontramos nombres como Unilever (6,85%), PepsiCo (6,45%), Philip Morris International (6,07%), Nestlé (5,08%) y Colgate-Palmolive (4,92%). Grava a sus partícipes con una comisión fija del 0,85%.

La inversión en fondos de dividendos cobra más sentido para horizontes de inversión a largo plazo, siguiendo la estrategia de comprar y mantener (buy & hold), con el dividendo reinvertido generando el mismo efecto de rendimientos compuestos que se obtendría con el cupón de un fondo de renta fija.

*** Paula Mercado es directora de análisis de VDOS.