A medida que transcurren los días de este año aumentan las perspectivas alcistas para la renta variable de mercados emergentes, más que en cualquier otro momento de la última década. Tras los episodios de volatilidad a principios de 2020, causados por las alteraciones relacionadas con la pandemia de la Covid-19 y la rápida recuperación posterior, todo parece indicar que puede haber un fuerte crecimiento en los mercados en desarrollo durante 2021.

Noticias relacionadas

Son varios los factores que apoyan el optimismo para esta clase de activo en su conjunto, incluyendo vientos de cola fundamentales y geopolíticos. La brecha en el crecimiento del PIB entre mercados emergentes y desarrollados se redujo en los últimos años, pero parece estar a punto de comenzar a ampliarse de nuevo.

Las previsiones de crecimiento del producto interior bruto (PIB) para India, China y otros emergentes prominentes durante 2021, son significativamente más altas que para los mercados desarrollados. Uno de los factores que beneficia este crecimiento es la debilidad continua del dólar estadounidense, que parece haber entrado en un ciclo de debilitamiento después de un largo período de fortaleza.

Descuento emergente

Además, la renta variable emergente cotiza alrededor de un 15% más barata que la de los mercados desarrollados, respecto a su descuento medio a largo plazo.

Entre los fondos de inversión registrados para su comercialización en España, la categoría VDOS de renta variable internacional emergentes, que cubre un amplio rango global de estos mercados, obtiene una rentabilidad promedio en lo que va de año del 7,4%. Pero, puesto que es un activo sobre el que hay que considerar diversos factores de riesgo a la hora de invertir, se han seleccionado los fondos que, contando con la mayor calificación de cinco estrellas de VDOS, registran en el último periodo anual el menor dato de volatilidad.

Tendencias demográficas

De esta selección, con aportación mínima de hasta 6.000 euros, uno de los del mejor comportamiento por rentabilidad desde el pasado 1 de enero es el de la clase R de capitalización de Candriam Equities L Global Demography, con una revalorización del 4,9%. A un año, su rentabilidad es del 18,9%, con un controlado dato de volatilidad en el mismo periodo del 21,2% que lo posiciona entre los mejores de su categoría por este concepto, en el quintil cinco.

Invierte su cartera en empresas globales que están bien posicionadas para beneficiarse de la evolución demográfica mundial, con una capitalización de mercado superior a 250 millones de dólares (aproximadamente 207 millones de euros) y que principalmente tengan su sede en un país del mundo desarrollado, según lo define MSCI. En un mundo en crecimiento, con aumento de poder adquisitivo y de esperanza de vida promedio, son varios los temas de inversión que pueden resultar atractivos: aumento de la demanda de energía y materias primas, a través de minería, infraestructuras, agricultura o petróleo y gas.

En el tema del creciente número de consumidores adinerados se puede invertir a través de bienes de lujo, productos para el hogar y ocio o en servicios de salud para los ancianos, en creciente demanda. Con un patrimonio bajo gestión de 1.045 millones de euros, el fondo toma como referencia el índice MSCI World (NR), incluyendo entre sus mayores posiciones acciones de Apple (5,03%) Microsoft (3,78%) Citigroup (3,66%) Alphabet (3,07%) y P&G (2,52%). Sus partícipes soportan una comisión fija del 0,86%.

También con una volatilidad muy controlada a un año, del 22,2%, la clase A de Caja Ingenieros Emergentes obtiene en el mismo periodo una rentabilidad del 37,7% y del 6,2% en lo que llevamos de año. Toma como referencia la rentabilidad del índice MSCI Emerging Markets Net Total Return denominado en euros.

La filosofía de inversión se fundamenta en buscar crecimiento a un precio razonable (GARP) integrando además los criterios ambientales, sociales y de buen gobierno (ASG). Las compañías seleccionadas en el fondo poseen ventajas competitivas sostenibles, con altos niveles de rentabilidad en el largo plazo y han de tener un precio de compra que ofrezca un margen de seguridad atractivo.

El proceso de inversión es ascendente (desde lo particular a lo general) con una baja rotación en cartera y en línea con la filosofía de la gestora de comprar y mantener (buy & hold). El horizonte temporal recomendado es superior a cinco años. Entre sus mayores posiciones encontramos nombres como Sea Ltd (8,23%), JD.com (7,70%), Tencent (7,55%), Taiwan Semiconductor Manufacturing (6,59%) y Alibaba (5,04%).

Evolución comparativa de fondos de inversión en emergentes. VDOS

La inversión en este fondo requiere una aportación mínima de 500 euros, aplicando una comisión fija del 1,35% y de depósito del 0,2%. Además, una comisión variable del 9% sobre resultados positivos anuales del fondo. Cuenta con un patrimonio bajo gestión de 52 millones de euros.

Denominado en dólares, la clase A de acumulación de Fidelity Funds - Emerging Markets Focus avanza un 7,6% por rentabilidad en el año y un 26% a un año. En este último periodo, registra un dato de volatilidad bastante controlado del 21,9% que lo posiciona en el mejor grupo de su categoría por este concepto, en el quintil cinco.

El gestor del fondo, Alex Duffy, invierte en una selección concentrada de empresas que pueden y están dispuestas a compartir su rentabilidad con sus accionistas minoritarios. Se hace hincapié en las sociedades que se benefician de bases sólidas de gobierno corporativo y una estructura del capital fuerte, que pueden generar una rentabilidad atractiva para los accionistas a partir de sus operaciones existentes y oportunidades de inversión futuras. Los valores seleccionados se mantienen durante un plazo más largo, con el fin de obtener la mayor ventaja a partir de las oportunidades de crecimiento que proporcionan.

El fondo se construye sobre una base absoluta ascendente con una mínima referencia a la estructura del índice bursátil. Sus mayores posiciones incluyen acciones de Taiwan Semiconductor Manufacturing (5,9%), HDFC Bank (4,9%), AIA Group (4,7%), Samsung Electronics (3,9%) y Bank Central Asia TBK PT (3,8%).

Oportunidades y riesgos

Para ser partícipe de la clase A de acumulación en dólares de este fondo es necesaria una aportación mínima de 2.500 dólares (aproximadamente 2.883 euros). Los artícipes que soportan una comisión fija del 1,5% y de depósito del 0,35%.

A pesar del atractivo general de la renta variable emergente, ciertamente hay riesgos que los inversores deben considerar. Dado que China ha avanzado más en su recuperación económica de la pandemia que prácticamente cualquier otro país, podría entrar en una fase de ajuste monetario definida por la desaceleración del crecimiento del crédito antes de lo esperado, lo que podría resultar en volatilidad de los mercados.

La velocidad a la que se aplican las vacunas frente a la Covid-19 en los mercados emergentes representa otra amenaza potencial para los inversores. Si el ritmo de las vacunas en estos países es significativamente más lento que en los mercados desarrollados, las economías desarrolladas podrían repuntar más rápido que las emergentes, atrayendo flujos de capital lejos de los mercados emergentes.

Por último, el continuo debilitamiento del dólar estadounidense, que históricamente ha sido un importante viento de cola para la renta variable emergente, podría convertirse en un viento de cara si las medidas de estímulo fiscal en curso en EEUU hacen que los tipos de interés suban, lo que aumentaría el atractivo relativo del dólar estadounidense.

***Paula Mercado es directora de análisis de VDOS