Los mixtos flexibles de gestoras españolas están teniendo un excelente comienzo de año. La flexibilidad y la capacidad de diversificación que les permite su política de inversión está dando sus frutos.

Noticias relacionadas

De este grupo de fondos, son diez los de mayor calificación VDOS que han obtenido una rentabilidad mínima del 25% a tres años, del 10% a un año y del 5% desde el pasado 1 de enero. Y esto frente a rentabilidades medias de la categoría de un 10,96%, un 1,53% y un 2,5% en los mismos periodos.

Dentro de este grupo, el fondo Esfera II / Gesfund Aqua de la gestora Andbank Wealth Management se revaloriza un 50,62% a tres años y un 4,23% desde comienzos de año.

Rotación mínima

El estilo de inversión que más se asemeja a la filosofía de este fondo es el de quality growth, ya que selecciona compañías de alta calidad con excelentes perspectivas de crecimiento, con el objetivo de mantenerlas a largo plazo, por lo que la rotación de la cartera es mínima.

La filosofía del fondo se centra en un enfoque de calidad de las empresas, considerando para su inclusión en cartera factores como balances sólidos, equipos directivos comprometidos, ventajas competitivas, sectores innovadores o valoraciones razonables, entre otros.

El gestor del fondo es Joaquín Blanco. Ha empleado la mayor parte de su vida profesional dedicado a la dirección y administración de varias empresas en el sector de gran consumo y del inmobiliario, experiencia que le ha permitido orientar la estrategia del fondo desde un punto de vista empresarial.

Los riesgos inherentes al mercado, de liquidez y de pérdida permanente de capital, se vigilan de cerca, con un resultado que se ha puesto de manifiesto durante las correcciones de los últimos años, durante las que el fondo experimentó menores caídas que sus índices de referencia, sin realizar market timing.

Un centenar de posiciones

Actualmente la cartera del fondo está integrada por acciones de 100 empresas presentes en todos los sectores de la economía y diversificadas en función de la capitalización bursátil. El proceso de inversión, siendo totalmente independiente y transparente, ha identificado empresas menos populares que aportan rentabilidades atractivas para los partícipes, resultando en un PER de 15,2. La rotación media de la cartera fue de 18 por ciento en 2020.

El proceso de inversión y de rebalanceo se basa en tres filtros muy definidos: cuantitativo, por diversificación y cualitativo. Su enfoque es top down, limitando el universo de inversión a las más de 8.000 compañías que cotizan en los mercados estadounidenses.

La Bolsa de Nueva York en una imagen de archivo.

El primer filtro, puramente cuantitativo, se apoya en criterios técnicos invariables, a partir de datos bursátiles como volumen de cotización, liquidez, volatilidad y otros indicadores. Por ejemplo, para asegurar la escalabilidad de la estrategia y menores costes por operativa, uno de los criterios consiste en invertir en empresas cuyo volumen medio diario sea de al menos 5 millones de dólares.

El segundo filtro, por diversificación, es flexible y oportunista, ya que aprovecha las oscilaciones del mercado para apoyar sectores, capitalizaciones o áreas geográficas más rezagados en el instante T en que se produce el rebalanceo por entradas de capital.

Por último, el tercer filtro se bifurca en dos ramas: una primera fundamental, basada en análisis financiero y valoración, y una segunda cualitativa, sobre factores como ventajas competitivas, calidad del negocio o expectativas a largo plazo.

Este planteamiento convierte a Esfera II / Gesfund Aqua en una alternativa a vehículos indexados, ya que menos del 50% de las acciones forman parte del S&P 500. Esto es síntoma de una gestión realmente activa (active share del 84% a cierre de 2020) con baja rotación y concentración de activos.

Las más pesadas

Entre sus mayores posiciones en cartera incluye acciones de la empresa especializada en tuberías de saneamiento Advanced Drainage System (1,96%), la proveedora de servicios de gestión de ciclos de ingresos en centros médicos R1 RCM (1,93%), PayPal (1,87%), Apple (1,85%) y la cervecera Boston Beer (1,71%). Por sectores, tecnológico (24,89%), salud (14,62%), industrial (11,59%), financiero (10,04%) y consumo cíclico (9,31%) representan los mayores pesos en la cartera del fondo.

Mientras, por geografía, las mayores ponderaciones corresponden a compañías globales (48,1%), de EEUU (45,5%), de Asia/China (5,8%) y Latinoamérica (0,6%). Por capitalización bursátil el vehículo muestra también una clara diversificación, con empresas gigantes (18,9%), grandes (25,1%), medianas (30,2%), pequeñas (21,9%) y micro (3,9%).

Control de contagios de coronavirus en Israel.

Su evolución histórica por rentabilidad ha logrado batir y crear alfa positiva respecto a sus principales índices de referencia, el S&P 500 TR y el MSCI World NR, posicionándose entre los mejores de su categoría. En el quintil uno, durante 2018, 2019 y 2020, y batiendo al índice de su categoría en lo que llevamos de 2021.

En el último periodo de tres años, registra un dato de volatilidad del 19,42% y del 19,32% a un año, periodo en que su ratio sharpe es de 0,40 y su tracking error respecto al resto de fondos de su categoría es del 8,14%.

Los partícipes de este fondo soportan una comisión fija del 1,35% y de depósito del 0,08%. Además, una comisión variable del 9% sobre resultados positivos anuales del fondo.

Según el equipo gestor, una de sus prioridades es analizar nuevos modelos de negocio sin descuidar la diversificación sectorial, clave para adaptarse mejor a eventos imprevisibles como los de 2020. La irrupción del coronavirus ha provocado un terremoto de magnitud variable en muchos sectores, pero también ha supuesto un viento de cola para otras industrias cuyas tendencias se han visto aceleradas de manera extraordinaria.

Impulso de la vacuna

Las últimas incorporaciones, Uber Technologies y Teladoc Health, pretenden aprovechar estos profundos cambios de comportamiento y de hábitos de consumo que la pandemia está imprimiendo en la sociedad.

Si bien es cierto que la estrategia del fondo consiste en estar continuamente invertido, sin consideraciones en cuanto a la situación del mercado o de variables macroeconómicas, el gestor no es ajeno a las buenas noticias que afloran con respecto a las vacunas. Los datos provenientes de Israel, país que más población ha vacunado del planeta, muestran que la de Pfizer previene eficazmente la transmisión de la Covid-19. Que esta previsión ya estuviese descontada en la valoración actual del mercado es una incógnita, pero invita al optimismo para el medio y largo plazo.

Prueba de este optimismo es la fuerte revalorización de los tipos de interés a 10 años en EEUU, que puede provocar un cambio del apetito intersectorial en renta variable. Especialmente desde sectores más aupados como el tecnológico hacia sectores más rezagados como el industrial o el financiero.

A lo largo de los años, el peso de cada sector ha variado significativamente, y puede seguir haciéndolo en el futuro. En ese contexto, el fondo está mejor posicionado, al no incluir sesgos sectoriales ni temáticas concretas, lo que le podrá permitir navegar evitando tempestades y seguir cosechando éxitos a largo plazo.

***Paula Mercado es directora de análisis de VDOS