Singular Bank, el banco privado liderado por Javier Marín, ha anunciado la firma de un acuerdo con Quintet Private Bank, que opera en España bajo la denominación de Quintet España. Quintet España, que cesará su actividad en nuestro país, ofrece a sus clientes la oportunidad de transferir su relación a Singular Bank. Para ello, la intención de Singular Bank es la de incorporar a parte del equipo de Quintet España, según ha comunicado la entidad en una nota oficial.

Noticias relacionadas

Como parte del acuerdo, Quintet pone a disposición de los clientes de Singular la posibilidad de complementar la oferta de esta última, con servicios adicionales, como el de custodia de activos financieros en Luxemburgo o la gestión de activos no UCITS, para aquellos clientes que tengan necesidades de inversión que no pueden ser cubiertos con productos disponibles en España.

Los términos de este acuerdo, que entrará en vigor "con carácter inmediato", no han sido divulgados. No obstante, algunos de los detalles del proceso habían sido adelantados por Invertia, como que el precio ascendería a un fijo de más de tres millones de euros y dos millones adicionales ligados a varios condicionantes de negocio en el futuro, hasta un total de cinco millones.

Pese a la confidencialidad, y según ha podido saber este periódico de fuentes próximas a Quintet, el acuerdo finalmente no implicaría una adquisición accionarial por parte de Singular, sino que se trataría más bien de una mera compra de cartera o activos.

La firma del acuerdo permite a Singular enfocarse en el crecimiento de su negocio en España, tras las compras recientes de MG Valores y Belgravia Capital. La entidad cuenta con una ratio CET1 superior al 30%, lo que convierte al banco de Marín y el capital riesgo Warburg Pincus en uno de los bancos más solventes de Europa.

Sin masa crítica

Por otro lado, Quintet, que opera en 50 ciudades europeas, refuerza su estrategia de "sólido crecimiento en el largo plazo". En 2020, la firma ha extendido su negocio a Suiza y Dinamarca, países en los que ha contratado a más de 350 profesionales, incluyendo equipos que permiten posicionar a la marca en "regiones con alto potencial de crecimiento" como Asia, Latinoamérica y Oriente Medio.

La operación responde al deseo de Quintet Private Bank de llevar a cabo un realineamiento estratégico y hacer crecer las actividades de la entidad en otros mercados, "no habiendo conseguido en España la masa crítica de clientes".