Un fondo pasivo de Santander, con objetivo de rentabilidad no garantizado, ha marcado un nuevo récord de velocidad al conseguir en tan solo tres meses superar el rendimiento total que la gestora había previsto para cinco años. Y ahora, ¿qué pueden hacer sus inversores?

Noticias relacionadas

El producto en cuestión es el Santander Horizonte 2025. Su historia es la siguiente. El fondo fue registrado en mayo, aunque su estrategia comenzó en junio. Su folleto establece que, a 31 de octubre de 2025, el precio del fondo (su valor liquidativo) debería haber llegado al 103%. Esto no es una promesa ni una garantía, solo una aspiración, de ahí que el fondo no esté categorizado como garantizado.

Pues bien, el pasado 31 de agosto ya había alcanzado una rentabilidad acumulada del 103,70%, lo que arroja una diferencia al alza del 0,70%. Esto ha sucedido básicamente porque el interés de los bonos de referencia bajó en picado y, en consecuencia, los que están en cartera del fondo se apreciaron rápidamente.

Una segunda versión

En agosto, había captado (en neto) 343 millones de euros y su patrimonio, contando la revalorización de los activos, ascendía a 362 millones, según Inverco. De hecho, la gestora del banco cántabro, Santander Asset Management, tuvo que lanzar al poco una segunda versión del fondo para dar cabida a los clientes que no pudieron entrar en la primera añada.

En la práctica, más de 14.000 clientes del banco que contrataron este fondo y que contaban con ganar una TAE (no garantizada) del 0,55% año tras año hasta el quinto, se lo han llevado todo de golpe, y ahora están en disposición de desbloquear su dinero sin tenerlo atado hasta 2025 y saltar a otro vehículo o liquidarlo. Pero hay que tener en cuenta un matiz importante.

Como el fondo no tiene comisión de reembolso, los partícipes pueden reembolsar sus participaciones en cualquier momento sin gasto alguno, "salvo las implicaciones fiscales que ello conlleve", o bien traspasarlas al valor liquidativo aplicable a la fecha de solicitud teniendo en cuenta que, "como consecuencia de cambios en las condiciones de mercado, la rentabilidad acumulada en la fecha de solicitud de reembolso o traspaso podría volver a situarse por debajo del objetivo de rentabilidad a vencimiento", por lo que resulta "recomendable" que, antes de solicitarlo, el partícipe obtenga información del último precio disponible. Es lo que aconseja la gestora en el respectivo hecho relevante a la CNMV.