El ecuador de abril trae una lluvia de dividendos en la bolsa española. Hasta cuatro compañías abren su caja fuerte en los próximos días y tres lo hacen para despedir la semana. Este martes es el último día para hacerse con acciones con derecho a recibir estos pagos que ofrecen una rentabilidad más de dos veces superior a la que ahora otorga el bono español a diez años.

La primera en romper la hucha para premiar a sus accionistas es Prosegur Cash, que este jueves distribuye 0,0097 euros brutos por cada uno de sus títulos. No obstante, el pago ha quedado descontado de cotización ya este miércoles, por lo que solo lo percibirán aquellos que ya tuvieran la condición de accionistas al cierre de la sesión de ayer lunes.

Este es el segundo de los cuatro pagos trimestrales en los que la compañía de gestión de efectivo acostumbra a repartir su retribución anual al accionista. En esta ocasión se trata de un total de 0,03880 euros brutos por acción con cargo a las cuentas del ejercicio 2020, hasta sumar un desembolso total de 59,93 millones de euros.

Papelera en efectivo

Uno de los tres que aún están a tiempo de llegar a la cuenta corriente de los inversores es el de la empresa papelera Miquel y Costas. La compañía ha puesto sobre la mesa 0,1074896 euros brutos por acción a repartir el próximo viernes.

Esta cota, ajustada al alza frente a lo anunciado inicialmente debido a las posiciones de la compañía en autocartera alcanza una rentabilidad que roza el 0,7% tomando como referencia el precio de su último cierre semanal en bolsa.

El desembolso también con cuenta a los resultados del ejercicio 2020, en el que a pesar de la pandemia logró un beneficio neto consolidado de 44,9 millones de euros, un 14,4% más que al término del año anterior. Esto fue posible, entre otros factores, al incremento del 4,4% en su facturación.

Dividendo de despedida

Los otros dos dividendos que se hacen efectivos este viernes y al alcance del inversor hasta este viernes son los que reparten Unicaja y Liberbank. Estos pagos serán, previsiblemente, los últimos que repartirán en solitario ambas entidades, que ya tienen listos todos los detalles de su inminente fusión. En este sentido, hasta la primera tiene el visto bueno de su consejo y junta para afrontar un nuevo desembolso tan pronto como se consume la operación.

Este viernes 16 de abril es por tanto el día que Liberbank ha señalado para el reparto de 0,002638 euros brutos por cada una de sus acciones. Así, la entidad afronta un desembolso de 7,86 millones de euros para atender la que será su última retribución al accionista en sus casi ocho años de trayectoria bursátil.

Mientras tanto, en Unicaja el pago previsto alcanza los 0,00730 euros brutos por título. Con cargo a las cuentas del ejercicio 2020 distribuye un total de 11,54 millones de euros de su caja fuerte. Pendientes de distribución quedan otros 5,36 millones, que son los que ya se han asignado al pago previsto para el momento en el que se quede inscrita la unión entre las dos entidades financieras.

La rentabilidad por dividendo que ofrecen los dos bancos es casi idéntica y, en ambos casos, ronda el 0,9%. Esta cota supone casi tres veces el rendimiento que viene aportando el bono español a diez años en el mercado secundario de deuda, donde desde hace semanas se mueve en una horquilla entre el 0,3% y el 0,4%. Sin llega a toca este último extremo.

Manuel Azuaga, presidente de Unicaja, y Manuel Menéndez, consejero delegado de Liberbank.

Si el plan de sinergias trazado por las dos entidades se va cumpliendo en adelante a su fusión, previsiblemente los dividendos a distribuir serán más generosos. Y no solo por la mejora de las cifras de negocio, sino porque previsiblemente podría hacerlo sin tener que amoldarse a las limitaciones actualmente establecidas por el Banco Central Europeo (BCE), que no contempla retribuciones por más del 15% del beneficio conseguido en 2020.

En esta línea, la directiva de ambas entidades ha mostrado su intención de elevar el porcentaje de beneficio dedicado a la retribución a sus accionistas -lo que se conoce como pay-out- hasta el 50% del total. Eso sí, en esta mitad de ganancias que no se dedicará a dotar reservas se incluyen tanto dividendos en efectivo como programas de recompra de acciones propias para su posterior amortización.

Rentistas al alza

El reclamo es más que significativo en un momento en el que las rentabilidades aseguradas escasean entre los activos de inversión tradicionales. Por este motivo, son cada vez más los inversores que adoptan un enfoque rentista para una parte o toda de su cartera en bolsa. Y no solo particulares, sino también institucionales.

No obstante, se trata de una estrategia que también tiene inconvenientes. Más en tiempos de volatilidad como los actuales. En este sentido, el analista de Invertia, Eduardo Bolinches, recuerda que los riesgos de fiarlo todo a estos pagos al accionista puede suponer que “un bandazo de precio de un día para otro dé al traste” con las tesis de inversión fijadas para un valor.

Noticias relacionadas

Contenido exclusivo para suscriptores
2 meses por 1€
EL ESPAÑOL + Invertia por 1€ durante 2 meses, y después 6,99€ SWG Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información