El bitcoin cotiza por encima de los 20.000 dólares por primera vez en su historia. La criptomoneda reina alcanza este miércoles máximos históricos en los 20.819 dólares al repuntar más de un 7% en plena revisión de las herramientas de estímulo de los grandes bancos centrales.

Noticias relacionadas

La gráfica de precios del bitcoin llevaba semanas intentando batir esta cota que figuraba como una losa más que una resistencia para su gráfica desde que en verano de 2017 se enfrentó a ella sin éxito. Este miércoles, mientras se esperaban noticias de la Reserva Federal de EEUU (Fed) para su programa de estímulos monetarios, los 20.000 dólares se quedaban incluso cortos.

Después de haber caído con fuerza entre febrero y marzo, cuando se dejó hasta un 25% de su valor de mercado, el bitcoin ha logrado reivindicarse como valor refugio frente al aluvión de liquidez en las monedas fiduciarias más importantes del mundo. Este mismo jueves, el Banco Central Europeo (BCE) anunció que recargaba su Programa de Compra de Emergencia Pandémica (PEPP, por sus siglas en inglés) de otros 50.000 millones de euros.

Volatilidad

La criptomoneda que algunos defienden como ‘oro digital’ alcanzaba la histórica cota que amplía el potencial alcista de su gráfica en medio de una abultadísima negociación. A media sesión, ya habían cambiado de manos cerca de 13.000 bitcoins, lo que duplicaba el volumen registrado al cierre de la víspera, según datos de la plataforma Bitfinex.

No obstante, la brecha entre mínimos y máximos intradía volvía a dar cuenta de la fuerte volatilidad que marca a fuego la valoración de la criptomoneda más negociada del mundo. Con sus cruces más bajistas en los 19.388 dólares, por debajo del precio de cierre de ayer martes, la horquilla superaba el 7,4%.

Motores alcistas

Los analistas coinciden en que la combinación de los sucesivos manguerazos de liquidez de los bancos centrales, los avances en la regulación del uso e inversión en criptomonedas y la progresiva adopción por grandes plataformas digitales están detrás de este vertiginoso ascenso. Amén de la entrada de dinero como depósito de valor en medio de un mercado gobernado por los tipos negativos.

En este sentido, cabe destacar que la última sesión en la que el bitcoin se asomó a máximos históricos fue cuando a finales de octubre PayPal anunció la adopción de la criptomoneda para distintas utilidades. Entonces, no pudo con la barrera de los 20.000 dólares, que a los analistas del sector ya se les antojaba a la vuelta de la esquina.

Al gigante de los pagos digitales le habían precedido y le han seguido otras muchas empresas, entre ellas uno de los grandes bancos españoles. BBVA anunció hace solo unos días que lanzaba desde Suiza un servicio específico para la operativa en estas monedas.

El fundador y consejero delegado de Bitpanda, Eric Demuth, señala que la reciente trayectoria alcista del bitcoin no es otra cosa que el síntoma más evidente de que “las criptomonedas han comenzado a establecerse como una clase de activos de confianza para el mercado financiero mundial”. Al experto le parece que, una vez batida esta cota, "los 50.000 dólares son una cifra perfectamente posible en los próximos meses".