La racha se acabó. Los descensos volvieron a la bolsa española después de siete semanas en verde. Tras la remontada más larga desde la primavera de 2018, el Ibex 35 cayó un 1,48% en la primera semana de junio, hasta los 9.088,3 puntos. Las eléctricas y los valores turísticos fueron los responsables de este cambio de rumbo, que se saldó con el peor acumulado semanal del índice en casi tres meses.

Noticias relacionadas

El índice español se movió en línea con sus vecinos europeos, que después de semanas apuntando al alza -no sin titubeos-, finalmente, fueron presas del paso por caja de los inversores. Las dudas en cuanto a la continuidad de los estímulos económicos, especialmente los monetarios introducidos por los bancos centrales, fueron el detonante para que muchos se decantaran por las ventas y asegurar buena parte de las ganancias acumuladas previamente.

En este sentido, los sólidos datos macroeconómicos que se publicaron en EEUU activaron las alarmas. A pesar de la insistencia de la Reserva Federal (Fed) en la conveniencia de mantener sus herramientas sin cambios por el momento, los números de inflación y varios indicadores del mercado laboral apuntaron a un eventual sobrecalentamiento de la primera economía del mundo y la desestabilización del complejo equilibrio que sustenta la recuperación pospandémica.

Estos temores, se aliviaron el viernes gracias a unas cifras de creación de empleo ligeramente menos sólidas de lo que se esperaba en EEUU. Una muestra de debilidad que los inversores acogieron con entusiasmo por servir como aval para que la Fed continúe desplegando sus herramientas.

No tuvo tan buen efecto la insistencia en el veto a ciertos viajes, que empañaron las previsiones que se habían dibujado para la recuperación del sector turístico este verano. Un factor clave para economías y plazas bursátiles como la española, donde este segmento de actividad tiene un papel más que destacado.

Descarga eléctrica

Al fondo de la tabla de revalorizaciones del Ibex 35, las compañías energéticas, que sufrieron una dura penalización por las intenciones del Gobierno de reducir su retribución, especialmente a las instalaciones nucleares, hidráulicas y eólicas de más antigüedad. En su conjunto, las cotizadas del sector perdieron 7.899 millones de euros a lo largo de la semana.

El valor más penalizado fue Endesa, con retrocesos del 7,9%. La lista siguió con Iberdrola, que con caídas del 6,2% vio desaparecer 4.460 millones de euros de su capitalización bursátil, y Solaria (-3,5%).

Acciona perdió un 5,3% de su valor. La compañía presidida por José Manuel Entrecanales sigue pendiente del visto bueno de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) al folleto de la salida a bolsa de su filial de energía.

Las farmacéuticas Grifols (-5,3%) y PharmaMar (-3,6%) también se colocaron en el vagón de cola del Ibex 35 en el acumulado semanal.

Del otro extremo, valores de corte cíclico se colocaron como amortiguadores para el retroceso del selectivo español. Cie Automotive (+5,3%), BBVA (+2,8%) y ArcerlorMittal (+2,3%) fueron buenos ejemplos de esta tendencia.

También subió con fuerza Repsol, animada un 3,5% por el repunte de precios del petróleo. En el caso de la socimi Colonial, con avances del 3,2%, la clave estuvo en sus planes para hacerse con el control absoluto de su filial francesa SFL.

Puntilla de la banca

En la última sesión de la semana, el Ibex 35 consumó el retroceso que empezó el lunes con la pérdida de los 9.200 puntos. Con un retroceso del 0,59% el viernes, también se perdieron de vista los 9.100 puntos. En este caso, la banca fue protagonista.

Al fondo de la tabla de revalorizaciones, Banco Sabadell cedió un 3,4% al cumplirse la primera semana desde la presentación de su plan estratégico con objetivo en 2023. Bankinter (-2,2%), Banco Santander (-1,9%), CaixaBank (-1,5%) y BBVA (1,3%) siguieron en la lista.

En rojo también se quedaron ACS (-2,1%) y Telefónica, con caídas del 1,4% a pesar de que Criteria dio a conocer más compras en el accionariado de la compañía. Y por nada menos que 5,3 millones de euros.

De la otra parte, fundamentalmente valores de perfil más defensivo. Al frente, PharmaMar (+2,6%), Fluidra (+2,3%) y Cellnex (+1,9%). También alguna de las energéticas penalizadas con fuerza en sesiones precedentes se apuntaron rebotes de distinta consideración, como el 1,4% de Solaria o el 0,2% al alza de Endesa.

Prima al alza

Al término de una semana de bamboleos. El bono español marcó tipos inferiores al 0,45% para despedir la semana. La férrea defensa de estímulos desplegada por el Banco Central Europeo (BCE) en las comparecencias de varios de sus altos directivos se situó en el origen de este efecto.

No obstante, la prima de riesgo se quedó en los 67 puntos básicos, lejos de los mínimos vistos a mitad de semana. Algo que se explicó por la contracción de los 'bunds' alemanes de referencia hasta rendimientos del -0,21% para acabar la primera semana de junio.