El optimismo con el que empezaba el año en las bolsas se ha ido esfumando a lo largo de su primer mes. El Ibex 35 cerró enero en los 7.757,5 puntos. Es decir, sin rastro del rally que se apuntó en la primera semana de 2021 y con un retroceso acumulado del 3,92% que supuso su peor registro mensual desde el pasado octubre. La dimensión adquirida por la tercera ola de la pandemia terminó traduciéndose en un lastre demasiado pesado para los inversores.

Noticias relacionadas

La proliferación de medidas de confinamiento severas, toques de queda ampliados y cierres sectoriales forzosos fue sumando presión a espaldas de unos inversores que se las habían deseado muy felices con el inicio de las campañas de vacunación anunciadas en noviembre. Sin embargo, los suministros de antígenos y su distribución no fueron en el primer mes del año tan ágiles como se venía descontando.

A pesar de que los grandes bancos centrales volvieron a hacer su trabajo, la incertidumbre y las prisas por asegurar las ganancias cosechadas en la recta final del año pasado pudieron más. Y es que, aunque tanto la Reserva Federal de EEUU (Fed) como el Banco Central Europeo (BCE) reiteraron cada coma de sus declaraciones de diciembre, las reiteradas advertencias de que la recuperación "se ha moderado" cayó como plomo sobre los mercados.

Vacunas y retrasos

Las últimas sesiones de este enero vestido de rojo fueron decisivas para el retroceso del índice español. El pulso abierto entre la Unión Europea y varios fabricantes de antígenos contra la Covid-19, especialmente con AstraZeneca, puso en evidencia que la vacunación no resultaría tan dinámica como se descontaba y que, por tanto, los sectores más dependientes del regreso a la 'antigua normalidad', como el turismo y la hostelería, todavía tardarían tiempo en alcanzarla.

Este escenario se reflejó fielmente en el cierre de la última sesión de enero. El mismo viernes 29, Aena (-3,3%) y Amadeus (-3,4%) se colocaron entre los más penalizados del Ibex 35. Las cautas previsiones de BBVA de cara a los próximos meses tampoco ayudaron a enmendar la situación, de manera que el selectivo español cerró la sesión postrera del mes con una caída del 2,21%. En la semana, un 3,5% abajo.

El banco que preside Carlos Torres fue, de hecho, el valor que más restó al Ibex 35 en la jornada, pues sus caídas del 4,4% tras haber publicado resultados anuales endosaron una amplia factura al selectivo. Un 4,7% perdió Ferrovial y el Sabadell acompañó con caídas del 3%.

El rojo también se apoderó de Naturgy, con caídas del 2,9% que descargaron la sobrecompra que acumulaba la energética tras el anuncio de una opa parcial por parte del fondo australiano de pensiones IFM Investors. En contraposición, en la semana la compañía sumaba alzas de casi el 13% y del 15,7% en el mes.

Al otro extremo de la tabla de revalorizaciones en la última sesión del mes, premio para CaixaBank. Las cuentas publicadas por la entidad obtuvieron premio en forma de subidas del 3,2% animadas por las perspectivas dibujadas para su próxima fusión con Bankia, que también salió beneficiada de las mismas con avances del 2,8%.

El podio alcista se completó con PharmaMar, que sumó un 1,4% a su gráfica al calor de la magnitud que va ganando la tercera ola de la pandemia. El retraso que se prevé para la inmunidad de grupo despertó las expectativas de que su Aplidín pueda convertirse en pieza clave de la lucha contra la Covid-19.

Con estas premisas, la farmacéutica se convirtió en el valor más pujante del mes, con alzas a contracorriente del 46%. Junto con Naturgy, la terna al frente del índice español se cerró con Telefónica, un 11,3% al alza.

Al otro extremo, el farolillo rojo lo portó Solaria, con caídas del 9,1% acumuladas en el primer mes del año. Amadeus (-8,7%) y la misma Ferrovial (-8,1%) que el viernes se colocó entre los más pujantes del selectivo completaron el vagón de cola del índice.

Subida en Ezentis

Más allá del selectivo, este viernes el foco se situó sobre Ezentis, que subió un 6,7% después de haber anunciado en la noche de la víspera la entrada como primer inversor del presidente de Audax Renovables, José Elías Navarro, a través de una ampliación de capital reservada que le dará un 16,7% de la compañía.

Además, gracias a unas obligaciones convertibles de nueva emisión podrá incrementar su peso incluso hasta un 29,9% de la compañía especializada en infraestructuras de última milla.

Por el mercado secundario de deuda soberana, el bono español a diez años se despidió de la semana con tipos del 0,093%. Repunte al calor de los últimos discursos de los bancos centrales, en los que volvió a aparecer el tema de las presiones inflacionistas. La prima de riesgo, mientras tanto, anclada en los 62 puntos básicos.