Los clubes de fútbol europeos se enfrentan a un adversario común. Y el resultado no está en su mano. Los inversores lo saben y el temor a que la expansión del coronavirus llegue a vaciar los estadios ha pasado al sector una abultada factura. Nada menos que un 6,9% de su valor en bolsa desde el lunes.

Noticias relacionadas

El castigo alcanza los 526 millones de euros en términos redondos. Ese es el valor que el miedo a los partidos sin público ‘ha robado’ en los últimos tres días a los 18 clubes de fútbol europeos que cotizan en bolsa. Actualmente, hechas las debidas conversiones en los nueve equipos que cotizan en divisas distintas al euro, su valor conjunto de mercado se queda en 7.671,4 millones de euros. Este montante es similar a la capitalización de valores españoles como Enagás o Mapfre.

En términos de efectivo, los dos clubes que más han sufrido en las últimas sesiones han sido la Juventus de Turín y el Manchester United, que respectivamente se han dejado 170 y 161 millones de euros. El primero de este tándem cotiza en la Bolsa de Milán, que en las últimas jornadas ha sido la más castigada de entre sus vecinas europeas por la magnitud que el coronavirus ha alcanzado en el país transalpino. El segundo cotiza en NYSE, el parqué principal de Wall Street, y en dólares.

El tercer puesto en el ránking de pérdidas se lo lleva el Borussia Dortmund, aunque a una distancia holgada de los dos primeros de la tabla. El alemán ha sufrido en la Bolsa de Fráncfort el desvanecimiento de 65,7 millones de euros de capitalización.

El salto también es abultado hasta los 44,3 millones de euros -algo más de 296 millones de liras turcas- que el Fenerbahçe se ha dejado en las últimas sesiones en la Bolsa de Estambul, un mercado en el que los valores turísticos han sufrido la peor parte en las últimas jornadas. Y eso a pesar de que la expansión de la epidemia por la zona occidental del Mediterráneo podría desviar flujos de turistas hacia el país otomano.

El impacto en los clubes turcos

Por encima de los 10 millones de euros perdidos, otros cuatro equipos de la UEFA, tres de los cuales, turcos. Casi empatados por encima de los 19 millones, el Galtasaray de Estambul y el Trabzonspor de Trebisonda. Su compatriota el Besiktas se deja 10,3 millones de euros desde que saltaron las alarmas por el coronavirus en el Viejo Continente.

El Ajax de Ámsterdam ha perdido 11,2 millones de euros en la bolsa de esta misma ciudad. Esta cifra equivale a la destrucción de un 3% de su valor en bolsa. Un porcentaje muy amable si se compara con el 17,4% que ha sufrido el Fenerbahce, que en estos términos relativos resulta el más penalizado de la confederación de clubes europeos. Solo otro club, la Juventus, cede a doble dígito en estos últimos tres días. Concretamente, la Vecchia Signora pierde un 11,3%.

Los analistas señalan la importancia de este movimiento correctivo casi de la mano, pues lo habitual es que tengan comportamientos muy dispares y volátiles en función de sus triunfos o derrotas en el terreno de juego. Esta vez, la vuelta del fin de semana no ha tenido tanto que ver en las bolsas con sus gestas deportivas, sino con la posibilidad de que las taquillas no vendan tantas entradas como se esperaba de cara a los próximos encuentros si la población comienza a evitar voluntaria o forzosamente las grandes aglomeraciones.

Con este castigo inversor, la industria del fútbol se suma a la larga lista de sectores que en las últimas semanas están sufriendo el miedo al potencial impacto del coronavirus. Un elenco que integran, entre otros, las industrias del transporte, la automoción, el turismo, las materias primas, la distribución y hasta el cine.

Sin equipos españoles en bolsa

Los clubes españoles se salvan de este gol en contra porque actualmente ninguno cotiza en bolsa. A pesar de que el presidente de La Liga, Javier Tebas, vaticinó hace dos años que en este 2020 comenzarían a debutar en el parqué los primeros equipos nacionales, lo cierto es que hasta la fecha ninguno ha procedido al ataque en este terreno.

Por proximidad geográfica, los clubes cotizados más cercanos a los españoles son los portugueses Benfica, Sporting Braga y Oporto, junto con el Olympique de Lyon. De todos ellos, el más penalizado en términos de capitalización ha sido el último del grupo luso, con la pérdida de 1,3 millones, un 7,5% de su capitalización previa a la llegada del coronavirus a Europa. El que mejor esquiva el golpe, el Benfica, solo un 0,66% a la baja con 271.000 euros menos de lo que valía el viernes.