Euskaltel no está teniendo un buen comienzo de año. La operadora vasca está perdiendo fuelle comercial en los dos primeros meses de 2020 justo en un momento en el que prepara su desembarco a nivel nacional con la marca Virgin.

Noticias relacionadas

Según los datos a los que ha tenido acceso Invertia y que deben ser confirmados por la CNMC, la compañía que preside José Miguel García se ha dejado casi 3.650 líneas de portabilidad móvil en enero y lo que va de febrero y otras 1.880 líneas de Internet en el hogar.

Las fuentes consultadas explican que estos datos -que frenan la tendencia creciente del último trimestre del año pasado- se producen fruto de la fuerte arremetida del resto de operadoras como Orange, MásMóvil, Movistar y Vodafone en los territorios históricos de EuskaltelPaís Vasco, Galicia y Asturias.

Históricamente había existido un pacto no escrito entre las telecos por el que Euskaltel se quedaba y crecía en estos territorios a cambio de no intentar conquistar plazas en el resto de España.

No obstante, tras la llegada de José Miguel García, la compañía basó su plan estratégico en el despliegue comercial en todo el territorio. Esto empujó al resto de sus competidores a realizar atractivas promociones exclusivas para País Vasco y publicidad focalizada en estos territorios.

Lanzamiento de Virgin

Estas campañas se han intensificado en los primeros compases de este 2020,  coincidiendo con el anuncio de Euskaltel del lanzamiento de Virgin en las próximas semanas. Es así como la operadora vasca confirma su asalto al resto de España en momentos en los que sufre en sus propio territorios.

Lo poco que se conoce de Virgin es que apostará por productos convergentes y exclusivamente de móviles, que utilizará red Orange fruto de la renegociación del acuerdo con la operadora francesa y que tendrá precios al nivel de otras ofertas como las de Digi o Lowi.

Una expansión que podría hacerles ganar clientes a nivel nacional pero perderlos en ámbitos locales. De momento, en el último año sin Virgin, los datos comerciales no han sido malos para Euskaltel.

Clientes anuales

En términos de clientes de mercado residencial, la compañía cerró 2019 en 771.074, 931 clientes menos que al cierre de 2018. Los clientes fijos crecieron hasta los 669.671, 9.000 más, los mismos que perdieron en móviles, que cerraron en 101.403.

En cuanto a líneas, Euskaltel despidió 2019 con 2.845.271, 81.172 más en un año, de las que perdieron 5.000 en telefonía fija (615.781); aunque crecieron en 16.673 líneas de banda ancha (594.393) y 21.669 en televisión de pago (468.333).

La operadora presentó el martes sus resultados financieros, que reflejaron unos ingresos de 685,5 millones de euros durante 2019, lo que supuso una reducción del 0,9%. Del mismo modo, su beneficio neto llegó a los 62 millones de euros, frente a las ganancias de 62,8 millones registradas en 2018.