Mercados

Tres fondos de tecnología para aprovechar las últimas caídas del sector

El último episodio de volatilidad en las tecnológicas puede suponer una ventana para invertir a valoraciones razonables y que, gracias a la transformación digital, está creando nuevas oportunidades para los inversores.

22 noviembre, 2018 05:00

Por Paula Mercado, directora de Análisis de VDOS

La aversión al riesgo ha aumentado entre los inversores como consecuencia de diferentes factores de incertidumbre que han afectado especialmente al sector tecnológico. Su principal referente, el índice Nasdaq, se ha dejado un 13% desde el 30 de septiembre, aunque en el año aún gana un 3%.

Entre los temas más significativos en esta transformación digital pueden incluirse la inteligencia artificial (AI), la tecnología en la nube y la Internet de las cosas (IoT). Y, por supuesto, la fintech, la tecnología aplicada a las finanzas y los pagos digitales, con el importante volumen de datos que podría manejar.

La categoría VDOS de TMT, de fondos de inversión que invierten en tecnología, se revaloriza un 6,02% desde comienzos del año. De una selección de los de mayor calificación VDOS, con cuatro y cinco estrellas, y denominados en euros (excluyendo las clases de distribución) el mejor comportamiento corresponde a la clase A2 en euros de BGF World Technology, con un 10% por rentabilidad.

A un año, su revalorización es del 8,84%, con una volatilidad del 19,73%. Su objetivo es maximizar los beneficios totales, invirtiendo globalmente, como mínimo, un 70% de sus activos totales en acciones ordinarias de empresas cuya actividad económica predominante esté en el sector de la tecnología. El fondo cuenta con un patrimonio bajo gestión de 1.140 millones de euros, tomando como referencia para su gestión el índice MSCI World All Country Information Technology net Index en euros. Sus mayores posiciones corresponden a acciones de Microsoft (4,88%), Apple (4,87%), Alphabet Class A (4,33%), Amazon (4,27%) y Tencent Holdings (2,97%). La inversión mínima requerida para suscribir este fondo es de 5.000 dólares (aproximadamente 4.378 euros), con una comisión fija del 1,50% y de depósito del 0,45%.

Al 13,40% alcanza la rentabilidad obtenida desde el comienzo del año por la clase A de acumulación en euros de Franklin Technology. En el último periodo anual, se revaloriza un 11,23%, registrando un dato de volatilidad del 16,86%. Se propone obtener la apreciación del capital invirtiendo al menos dos tercios de sus activos en empresas cotizadas con expectativas de beneficiarse del desarrollo, avance y uso de la tecnología. Tomando como referencia para su gestión el índice MSCI World Information Technology, el fondo suma un patrimonio total bajo gestión de 2.329 millones de euros. Las mayores posiciones en su cartera incluyen acciones de Microsoft (4,44%), Apple (4,33%), Alibaba (4,20%), Alphabet Inc (3,87%) y Amazon (3,82%). Se requiere, como en el anterior, una aportación mínima de 5.000 dólares (aproximadamente 4.378 euros) para suscribir este fondo, que aplica a sus partícipes una comisión fija del 1%, junto con una comisión de depósito del 1,14%.

De la gestora de JP Morgan, la clase D de acumulación en euros de JPM US Technology se revaloriza un 12,64% en el año y un 10,88% en los últimos doce meses, con un coste por volatilidad del 22,16%. Su objetivo es proporcionar un crecimiento de capital a largo plazo a través de una inversión focalizada en los sectores de tecnología, medios y telecomunicaciones, de compañías de EEUU.

La clase cuenta con un patrimonio bajo gestión de de 24 millones de euros, incluyendo entre sus mayores posiciones acciones de Alphabet Class C (3,53%), Microsoft (3,41%), Salesforce (3,34%), Apple (3,09%) y Nvidia (3,09%). Con un estilo de gestión `growth¿ (crecimiento), toma como referencia para su gestión el índice Russell 1000 Equal Weight Technology Index (Total Return Net). La inversión mínima requerida para la suscripción de este fondo es también de 5.000 dólares (aproximadamente 4.378 euros) a los que aplica una comisión fija del 1,50%.

No solamente las valoraciones están razonables tras la reciente corrección, sino que los modelos de negocio de mayor calidad corresponden a compañías tecnológicas. Además, la reforma fiscal en EEUU puede ser un importante catalizador para estas empresas. Uno de los mejores indicadores de la inversión empresarial en tecnología es el del cambio en los beneficios corporativos y prácticamente todas las empresas americanas son más rentables como resultado de la reforma fiscal.

Por otra parte, gran parte del capital de las empresas tecnológicas estadounidenses se ha repatriado y está comenzando a utilizarse para compensar a sus accionistas. Los dividendos se han incrementado en prácticamente todas ellas y se percibe una fuerte actividad tanto en recompras de acciones como en fusiones y adquisiciones.