Mercados

La Bolsa da vía libre al hundimiento de Pescanova al céntimo por acción

¿Hasta dónde podría llegar el descalabro de Pescanova en su regreso a cotización? La Bolsa ha dado la respuesta en la víspera de su esperado retorno: al máximo. El rango de variación de precios entre operaciones ha sido ampliado al 100%, lo que deja abierta la posibilidad de que la gallega se hunda al céntimo por acción desde el primer cruce.

6 junio, 2017 16:17

La decisión de la sociedad rectora de la Bolsa española se adelanta al atasco de órdenes que, previsiblemente, hubiera supuesto mantener los rangos máximos de variación de precios en los umbrales anteriores a su suspensión bursátil. Sin embargo, la apertura al máximo de los mismos posibilita que, en el peor de los casos posibles, la antigua gigante gallega de la pesca se convierta ahora en una compañía zombi, como se denomina a aquellas que a duras penas cotizan por encima -unas pocas milésimas- del céntimo por acción.

 

En los tiempos en los que el expresidente Manuel Fernández de Sousa exhibía orgulloso unos balances de negocio que luego se han revelado hinchados, el rango estático para la contratación de las acciones de Pescanova estaba fijado en el 8%. Al arranque de su último día cotizando hace ya cuatro años, se amplió este margen hasta el 15% y se fue engordando hasta el 25% a fuerza de sucesivas subastas de volatilidad con las que se buscó descongestionar el cuello de botella en el que se convirtió un accionariado del que muchos querían retirarse y pocos oportunistas consideraban para entrar.

 

La decisión de la Bolsa se ha conocido solo un día después del visto bueno de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de readmitir a negociación el valor. Solo un día antes de que esto se produzca. Ya ayer lunes el supervisor recordaba que en operaciones fuera de mercado se habían ejecutado operaciones de compraventa a razón de 0,03 euros por título, precio que ha visto la luz después de las pesquisas decretadas por la institución en torno al traspaso de cartera de los Carceller al fondo estadounidense Broadbill, que se ha convertido en pieza clave de la lucha intestina que libran los accionistas de la gallega.

 

Pescanova volverá al parqué muy distinta de cómo se fue. En el momento de su suspensión, el mercado la reconocía un valor de 168 millones de euros, valor ya de por sí mermado al conocerse las acusaciones de falseo contable que pesaban sobre su antigua directiva. Ahora, su único activo es un 1,6% del capital social de Nueva Pescanova, la nueva cabecera del grupo controlada por los antiguos bancos acreedores de la firma. En virtud del precio pagado por Broadbill, la compañía apenas tendría una valoración de 862.131,54 euros.

 

El capital social de la antigua matriz del grupo, la que mañana volverá a cotizarse en Bolsa, se compone en la actualidad de 28,74 millones de acciones que se reparten unos 9.000 inversores, al frente de los cuales se coloca precisamente el fondo Broadbill, con un 11,6% del capital social. Le sigue el expresidente Fernández de Sousa, cuyo 7,5% está ahora mismo embargado por orden judicial a la espera de que se dicte sentencia sobre el caso de su maquillaje de cuentas.

 

Después, el fondo Luxempart con un 7,3% y la empresaria asturiana Carolina Masaveu, que controla un 7,1% de la depreciada compañía gracias a varias operaciones fuera de mercado ejecutadas cuando ya había sido enviada al dique seco del parqué en el que ha permanecido durante más de cuatro años.