La Asociación de Líneas Aéreas (ALA), que aglutina cerca de 80 aerolíneas que vuelan en España, incluyendo nueve de las 10 de más tráfico, pide al Gobierno que adopte de forma inmediata un paquete de medidas de apoyo al sector aéreo ya que se han cancelado 4.400 vuelos para la segunda quincena de marzo.

Noticias relacionadas

La asociación ha recalcado que en el actual contexto en que viene operando las aerolíneas, se vienen registrando importantes descensos en la demanda de los pasajeros lo que les ha obligado a reajustar su capacidad y, en muchos casos, a dejar en tierra sus aviones, hecho que exige la respuesta inmediata del Gobierno para dar respuesta a esta crítica situación.

“Se requieren medidas urgentes para no poner en riesgo los puestos de trabajo de un sector que juega un papel fundamental en la cadena de valor del sector turístico, motor de crecimiento de la economía española y que representa más del 13% del empleo”, explican. Y recuerdan la reciente crisis originada por el cierre de Thomas Cook.

Medidas que piden

Así, las aerolíneas piden facilitar el aplazamiento de cuotas de la Seguridad Social y del IVA, sin coste de aplazamiento, así como la reducción de los plazos de reembolso de las liquidaciones a devolver del IVA; revisar la normativa de cálculo de los pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades para reducir su cuantía alineándolos a la liquidación real y mitigar así el impacto en la caja de las compañías.

Ala pide la creación de líneas de crédito del ICO de rápido acceso y cuantía suficiente, tendentes a resolver los problemas de circulante adecuándolos en plazos a la temporalidad resultante de la actual situación de recesión; así como la agilización de los reembolsos de la subvención de residentes.

La implantación de medidas que ayuden a flexibilizar la distribución del trabajo a lo largo del año. Aquí se incluye la jornada irregular y distribución de disfrute de vacaciones como alternativa preferente, pero no excluyente, a la de la rápida aprobación de Expedientes Temporales de Regulación de Empleo (ERTE) derivados de la caída de actividad y de duración temporal ligada al periodo en que se mantenga la excepcional situación existente. Algo que ya ha anunciado Air Europa.

Por otro lado, también piden facilitar la optimización de los programas de vuelo (mediante cancelaciones o reducción de capacidad) en toda la red; la flexibilidad en cuanto al pago atrasado sin penalización de las tasas aeroportuarias y de navegación aérea, con bonificación de ellas al menos en las referidas a las tarifas de estacionamiento de larga estancia para los aviones parados obligatoriamente por las cancelaciones y la implementación de las medidas adoptadas por la Unión Europea en España.

Noruega ayuda Norwegian

En este sentido, España va por detrás de otro países como Noruega, donde su gobierno planea ayudar a las aerolíneas a obtener fondos que les permitan permanecer en funcionamiento mientras las reservas caen debido al brote de coronavirus.

De esta iniciativa se beneficiará Norwegian. La low cost cancelará unos 3.000 vuelos que debían ser operados entre mediados de marzo y mediados de junio, lo que representa el 15% del total para este periodo. Además, implementará suspensiones temporales de empleo a una parte "significativa de su plantilla".