La nueva factura de la luz arrancará el 1 de junio. Los cambios tendrán aspectos positivos o negativos, pero el objetivo es favorecer el uso de nuevas tecnologías más sostenibles, ser más eficientes energéticamente y simplificar el diseño de la factura. 

Noticias relacionadas

La nueva metodología busca incentivar que se consuma a las horas más baratas -aquellas con menor demanda- ofreciendo mejores precios tanto para consumo como para potencia contratada esas horas.

Pero no todo es tan bonito como lo pintan. Uno de los principales problemas de los consumidores es entender la factura de luz. Comprender q conceptos se incluyen, si se está pagando mucho o qué compañías hay en el mercado y cuáles son las mejores o las más baratas son solo algunas de las cuestiones que se plantean.

Pros

  • La nueva estructura va a permitir que se promueva el ahorro, la eficiencia energética, el vehículo eléctrico, y llegar a los objetivos de 2030. En esta nueva estructura podremos desarrollar nuevos productos para este nuevo modelo de consumo", explica a Invertia Iván Cabezuela, country manager Spain en la comercializadora independiente Bulb. "En líneas generales, la reforma de la factura de la luz tiene un componente positivo". 

  • Favorecerá a los que miren el reloj para utilizar sus electrodomésticos. Según la comparadora independiente Selectra, el precio de la potencia en periodo valle pasa a ser tan extremadamente barato (1.424359 €/kW contratado frente a los 38 que se pagan en la actualidad) que se notará en la factura. 

Por tanto, se puede ahorrar, pero hay que tener en cuenta que se debe consumir energía fundamentalmente en las horas y días en los que la electricidad es más económica.

Son los siguientes:

  • Cualquier día de la semana de 00:00 de la madrugada a 8:00 de la mañana.
  • El fin de semana de forma ininterrumpida. Durante el sábado y el domingo no hay que preocuparse por la hora.
  • Festivos nacionales con fecha fija. Por ejemplo, el 1 de mayo.

Tramos horarios del recibo eléctrico.

  • Incentivará la instalación de placas solares o la compra de un vehículo eléctrico. Como las horas más caras son las de mayor radiación solar y las más baratas las de la noche, que es cuando se recargan los coches eléctricos en los domicilios, será el momento de echar números por si sale rentable invertir en ello.

  • El diseño de la factura se simplificará con un contenido mínimo para mejorar su comprensión. Reducirá su extensión a dos páginas e incorporará nueva información como las potencias máximas que cada consumidor ha demandado en cada uno de los periodos horarios en el último año.

Contras

  • Al final, ¿se va a pagar más o menos de la factura? Como señala Selectra, los consumidores con una potencia de 5,5 kW, pasarían a pagar peajes de potencia de 17,20 euros a 14,51 euros, es decir, se reduce. Un hogar medio está entre los 3,3 kW y los 5,5 kW de potencia contratada. 

    Sin embargo, por peajes de consumo se pasaría de pagar más, concretamente de 7,91 euros a 18,99 euros. En total, solo en peajes (costes regulados) sin contar con el cambio en los precios, esta factura tendría un incremento del 33,40%, o lo que es lo mismo 8,39 euros más caro.

  • Posibilidad de elegir dos potencias. Podría ser un aspecto positivo si sabe cómo utilizarlo. Pero seis de cada 10 españoles que se encargan de la contratación de suministros en el hogar afirman no entender correctamente la factura de la luz ni los conceptos que figuran en ella, o no conocen algunas de las condiciones específicas de su factura de electricidad (14,9%) o en su totalidad (44,0%).

  • Se necesita más transparencia e información. Es necesaria porque más del 80% de las familias españolas desconocen el cambio regulatorio que afectará a la luz a partir del 1 de junio, según un informe facilitado por Bulb. Sólo dos de cada 10 cabezas de familia (19,9%) saben que el próximo mes el Gobierno impondrá un cambio regulatorio de la electricidad.

Además, el 87% de la población consumidora de energía afirma no haber sido informada por su compañía eléctrica de este cambio ni de cómo le afectará.

En esa línea coincide Rastreator. Según un análisis del comparador de tarifas, la legibilidad y el entendimiento de las facturas de la luz y el gas siguen siendo difíciles de entender para el 58% de los españoles. Además, el 85% cree que el tipo de factura que existe en la actualidad tiene demasiada letra pequeña lo que dificulta su entendimiento y claridad y el 43% ni siquiera conoce la diferencia entre mercado regulado y libre.

"Pese a que la normativa obliga a simplificar la factura, como ya de por sí es complicada de entender, no va a cambiar mucho la percepción de los consumidores", explica por su parte Francisco Valverdeexperto en el mercado eléctrico y consultor en el área de Renovables en Soluciones Inteligentes de Eficiencia Energética del Grupo Menta.

También te puede interesar...