Más de 27 millones de puntos de suministro (hogares y pymes) van a tener una nueva factura de la luz a partir de mañana. Habrá que acostumbrarse a un nuevo modelo que empujará a cambiar los hábitos de consumo eléctrico de las familias. Dependiendo de a qué horas se enciendan los electrodomésticos, llegará una factura más cara o más barata que las anteriores. 

Noticias relacionadas

A partir del 1 de junio, a los consumidores de menos de 15 kW de potencia contratada, que son todos los domésticos y las pymes, se les aplicará un precio de la electricidad diferente en función de tres zonas horarias diferentes.

Pero como uno de los principales problemas de los consumidores es entender la factura de luz, lo primero que hay que hacer es conocer cuál tiene cada consumidor. Comprender q conceptos se incluyen, si se está pagando mucho o qué compañías hay en el mercado y cuáles son las mejores o las más baratas son las siguientes cuestiones que habría que plantearse.

Y lo segundo, que el ahorro dependerá del equipamiento de cada vivienda, de la eficiencia energética de la vivienda, del número de personas y sus estilos de vida.

Diez consejos para ahorrar

Antes de saber cómo ahorrar, hay que saber si se tiene tarifa PVPC (Precio Voluntario al Pequeño Consumidor) o en el mercado libre. En el primer caso, están más de diez millones de hogares, que experimentarán el cambio en sus facturas de manera automática. En el segundo caso, hay más de 16 millones, son cientos de tarifas eléctricas diferentes y en cada una de ellas las comercializadoras tienen libertad para adaptarse. 

1. Desplazar el consumo de los electrodomésticos, desde las horas punta hasta las horas llano o valle. Según cálculos de la OCU, puede suponer 130 euros de ahorro anual en la factura eléctrica.

Por tanto, se puede ahorrar, pero hay que tener en cuenta que se debe consumir energía fundamentalmente en las horas y días en los que la electricidad es más económica. Hay tres tramos:

- Horario valle, muy barato, por las noches (de las 00 a 8 de la mañana) y todo el fin de semana.
- Horario llano, con un precio algo más caro. De lunes a viernes, de 8 a 10 de la mañana, de 14 a 18 de la tarde y de 22 a 00 de la noche.
- Horario punta, el más caro. De lunes a viernes de 10 a 14 y de 18 a 22 horas.

2. Bajar la potencia contratada. Disponer de menos potencia es uno de los factores clave para poder ajustar la factura al consumo.

La potencia es la cantidad de kilovatios (kW) que se puede pedir a la red eléctrica de una casa. Cuanta más potencia se tiene contratada, más aparatos eléctricos se pueden enchufar al mismo tiempo, aunque eso repercutirá en la factura.

3. Contratar dos potencias. Es otra de las novedades de la nueva factura de la luz. A partir de ahora se podrá contratar dos potencias, una para los periodos punta y llano, y otra para el periodo valle. Así, el coste de la energía eléctrica dependerá en mayor medida de la energía consumida.

En el horario punta/llano (P1), el tramo de la potencia (coste fijo) será de 30,67 euros/kW/año, y en el horario valle (P3), de 1,42 euros/kW/año. Así que compensará contratar dos potencias que la nueva normativa permitirá cambiar gratuitamente hasta en dos ocasiones al año. 

"Lo interesante será mantener la misma potencia para P1 y subirla en el P3, donde se pueda aprovechar el bajo coste", explica a Invertia Francisco Valverde, experto en el sector eléctrico y consultor en el área de Renovables en Soluciones Inteligentes de Eficiencia Energética del Grupo Menta.

4. Usar bombas de calor para la calefacción. Valverde pone un ejemplo. "Por ejemplo, si tienes calefacción por acumuladores de calor, ya no hace falta que tengas contratados los 6 kW que tienes actualmente (por ejemplo)".

"Quizás con un P1 para las horas del día más bajo (4kW) te baste dejando los 6 kW para la noche o, incluso, subiéndolos, ya que ahora se podrá contratar más potencia: hasta 15 kW".

5. Utilizar los electrodomésticos en horarios más baratos. Según la OCU, si se traslada el uso de la lavadora, el lavavajillas y la secadora al horario llano, se puede ahorrar hasta 30 euros/año, y si se hace en horario valle, hasta 130 euros/año.

6. Escribir los nuevos horarios eléctricos en un papel y pegarlos en la nevera de la vivienda. Es el consejo de la comercializadora de electricidad Gana Energía. De este modo, todos los miembros de la casa sabrán en todo momento en qué horas les saldrá más económico consumir y qué horas deben evitar.

Sin duda, la clave para beneficiarse de este cambio eléctrico es precisamente ese: trasladar el consumo eléctrico a las horas más económicas. Es decir, las que menos demanda tienen.

7. Revisar los picos de potencia. Otra novedad es que, a partir de ahora, las comercializadoras estarán obligadas no sólo a simplificar el modelo de factura, sino a informar de picos de potencia que se hayan realizado durante el mes.

De esta manera, se puede observar en qué horas se está haciendo el máximo consumo y poder ajustar y cambiar el hábito. 

8. Comparar y contratar una buena tarifa. OCU advierte a los consumidores que deben estar atentos a las comunicaciones que lleguen de su comercializadora eléctrica para saber cómo van a trasladar a su tarifa las modificaciones que entran en vigor el 1 de junio.

Una vez recibida esa comunicación, OCU recomienda comparar su tarifa con las del resto del mercado incluida la tarifa regulada PVPC. 

9. Apagar el stand by. Es lo que se llama consumo fantasma. Un aparato o electrodoméstico está en stand by cuando se apaga, pero no se desconectan de la red. 

Según un estudio de IDAE, el modo stand by representa un 10,7% del consumo energético total de la vivienda. De esta manera, si se apagara completamente cada electrodoméstico, se ahorrarían unos 50 euros al año. Desenchufar también es ahorrar.

10. Mejorar la eficiencia energética de la vivienda. Y ya no sólo por el ahorro económico que pueda suponer a final de mes, sino también para contribuir a la mejora de la sostenibilidad del planeta reduciendo las emisiones de los hogares.

Hay muchas medidas que se pueden poner en marcha: mejorar el aislamiento de la vivienda, reemplazar electrodomésticos antiguos para reducir el consumo de energía o utilizar la luz natural y, si es artificial, que sean bombillas led, son solo algunas de ellas.