El Gobierno pretende incentivar el ahorro energético, el consumo eficiente, el autoconsumo y el despliegue del vehículo eléctrico con la factura de la luz. Por eso, a partir del 1 de junio cambiará la estructura tarifaria con tres nuevos periodos de facturación diferenciados de aquellos que tengan un contrato PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor). Los que estén atentos y no consuman en las horas más caras serán los que finalmente ahorren.

Noticias relacionadas

Ya hemos contado semanas atrás que esos periodos corresponden a diferentes horas del día y que se llaman punta, llano y valle. El horario valle es el más barato, por las noches (de medianoche a las 8 de la mañana) además del fin de semana y festivos, y dos diurnos con un precio más caro.

El punta será de lunes a viernes de 10 de la mañana a 14 horas y de 18 de la tarde hasta las 22 de la noche. El otro, el valle, ocupa el resto del tiempo diario, de 8 a 10 de la mañana, de 14 a 18 horas de la tarde y de 22 de la noche hasta la medianoche, que tendrá un precio intermedio.

Esos periodos serán diferentes porque se reparten los peajes y cargos de manera diferente. Los peajes se destinan a retribuir a las compañías que transportan y distribuyen la electricidad y los fija la CNMC; y los cargos del sistema eléctrico, que calcula Transición Ecológica se recaudan para financiar costes como el pago de las primas a las renovables, cogeneración y generación con residuos, el déficit de años anteriores o el 50% del sobrecoste de la generación en los territorios no peninsulares.

Aún así la suma de estos cargos ahora distribuidos en horarios diferentes deberá ser suficiente para financiar los 6.621 millones de euros que faltan para cubrir el importe total de los cargos del sistema eléctrico.

Tramos horarios del recibo eléctrico.

Cambiar hábitos de consumo

Lo más importante de todos estos cambios es que se aplica a todos los consumidores que tengan contratada una potencia inferior a 15 kW (consumidores domésticos) y PVPC. Los que estén en el mercado libre dependerá de cuál es el contrato que tengan firmado con su comercializadora, que puede ser desde una tarifa plana hasta una cuota fija.

Pero ¿qué es lo que se pretende con estos cambios? Mover los hábitos de consumo de las horas más caras a las más baratas para aplanar en la medida de lo posible la curva de demanda eléctrica, y reducir la necesidad de llevar a cabo nuevas inversiones en infraestructuras de la red.

Con esta señal de precio se espera motivar al consumidor doméstico para que comience a ser más consciente de que, dependiendo de cuándo consuma electricidad, le llegará una factura más cara o más barata que las anteriores. 

Para poner un ejemplo. Si el horario punta es entre las 18 de la tarde y las 22 de la noche, en esas cuatro horas hay que evitar en la medida de lo posible utilizar electrodomésticos: no poner la lavadora, el lavavajillas o el horno. 

Nuevas tarifas

Pero hay más novedades. A partir del 1 de junio los consumidores domésticos podrán contratar dos potencias diferentes: una para los periodos punta y llano y otra para el periodo valle.

De este modo aquellos consumidores que tengan unas necesidades de potencia más elevadas en periodo valle, como los usuarios de vehículo eléctrico que deseen cargar su coche o moto por la noche en su domicilio, podrán beneficiarse de contratar una potencia superior para el periodo valle y mantener su potencia habitual en los tramos punta y llano. Evitan así pagar el sobrecoste de esa potencia extra durante todas las horas del día.

Si el consumidor no solicita este cambio se le aplicará, de manera automática, la potencia actual contratada en ambos periodos.

Nuevo formato de la factura

A estos cambios se sumará un nuevo formato de factura para usuarios con PVPC. Establecerá un contenido mínimo de la factura de potencia contratada, simplificará el contenido para mejorar su comprensión, reducirá su extensión a dos páginas e incorporará nueva información como las potencias máximas que cada consumidor ha demandado en cada uno de los periodos horarios en el último año.

También entrará en vigor un nuevo formato de factura que reducirá la extensión del recibo e incorporará novedades como información sobre las potencias máximas que se han demandado en cada uno de los periodos horarios o un código QR para acceder al comparador de ofertas de energía de la CNMC.