Ignacio Galán, presidente de Iberdrola.

Ignacio Galán, presidente de Iberdrola. Laura Ojea

Energía

El juez cita a declarar a Ignacio Galán como investigado en el caso Villarejo el 18 de enero

El presidente de Iberdrola ha solicitado en diversas ocasiones que se archive la causa del caso Tándem-Villarejo. 

3 diciembre, 2021 10:23

Noticias relacionadas

Ignacio Galán tendrá que declarar como investigado en el caso Tándem-Villarejo el próximo 18 de enero. Así lo ha comunicado el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, quien no ha resuelto las reiteradas solicitudes del presidente de Iberdrola para que se archive la causa contra él. 

El magistrado Manuel García-Castellón considera que Galán debe explicar algunas cuestiones acerca de la contratación del excomisario José Manuel Villarejo para la realización de trabajos de seguridad en los que se emplearon métodos ilegales.

Junto a Galán tendrá que acudir a declarar también en calidad de investigado Fernando Becker, expresidente de Iberdrola. Un día antes lo harán Francisco Martínez Córcoles, exdirector general de negocios y Rafael Orbegozo, exjefe del Gabinete de Presidencia. 

La declaración tendrá por finalidad indagar si, como sostiene la Fiscalía Anticorrupción, Galán "conoció" la contratación de Villarejo por Iberdrola entre los años 2004 y 2016, cuando el controvertido policía estaba aún en el servicio activo.

Delito de cohecho

Ello constituiría un presunto cohecho, aunque los representantes del Ministerio Público no han dado en su escrito al juez ningún argumento que permita saber en qué se basan para afirmar que el primer directivo de la energética habría conocido que Villarejo, contratado como director del grupo de empresas Cenyt por el departamento de seguridad de Iberdrola, era policía en activo. 

Iberdrola contrató a Villarejo para cuatro proyectos a través de su exdirector de Seguridad, Antonio Asenjo, y le pagó un total de 1,1 millones de euros. En dos de ellos, denominados por el excomisario-empresario Arrow (2004) y Black Board (2004-2005), Sánchez Galán era vicepresidente y consejero delegado de la energética. En los dos últimos, llamados Gipsy-Posy (2009) y Wind (2011 y 2017), ya era presidente ejecutivo de la compañía.

Galán se encuentra en condición de investigado desde el pasado 23 de junio. Desde entonces la defensa del presidente de Iberdrola ha reclamado en distintos escritos que se archive para él el caso Tándem-Villarejo. En ellos sostiene que no existe base legal suficiente para inferir que Galán conociera la contratación de Villarejo, ni que diera ningún tipo de instrucción para contratarlo. 

La defensa subraya, de otro lado, que en la resolución del pasado 23 de junio en la que se dio al presidente de Iberdrola el estatus de investigado, el juez instructor utilizó una conversación grabada por Villarejo en la que "Asenjo (el exdirector de seguridad de Iberdrola) le pregunta cómo podrían establecer una relación comercial estable –'una iguala económica'-, añadiendo el investigado Antonio Asenjo que ya habría convencido de la bondad de esta idea a algún superior, en concreto al director general (podría tratarse de Fernando Becker, director de recursos humanos y servicios y que era su superior inmediato), mostrándose también conforme el director de generación (quien podría tratarse de Francisco Martínez Córcoles, que ocupaba ese puesto en aquella época)”, según el auto judicial.

Conclusiones

"Esta conclusión carece de toda trascendencia jurídica", afirma la defensa. En primer lugar, porque "todas esas conversaciones están localizadas temporalmente dentro del período de prescripción de las presuntas responsabilidades penales".

De otro, porque "el desconocimiento de las fechas de las conversaciones hace que resulte ciertamente aventurado identificar a Sánchez Galán con expresiones como 'señorito', 'jefe', 'gran jefe' o 'consejero', singularmente en épocas en las que ni siquiera detentaba el cargo de presidente del consejo de administración de Iberdrola".