Quema de carbón.

Quema de carbón. Laura Ojea

Energía

Europa dispara la quema de carbón un 40% en los últimos tres meses para frenar los precios de la energía

Los analistas prevén que en 2022 podría aumentar aún más el consumo de carbón si siguen los récords en los precios del gas.

3 diciembre, 2021 05:30

Noticias relacionadas

La ambición climática europea peligra por los altos precios del gas. El almacenamiento de esta materia prima está un 20% por debajo de la media de los últimos cinco años y al gasoducto NordStream 2 no se le espera este invierno. La alternativa para hacer frente a esta crisis energética es aumentar el consumo de carbón. Y lo ha hecho. Solo en Alemania ha subido un 40% en los últimos tres meses, ligeramente por debajo de la media europea.

Son datos de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que ve como único salvavidas que este invierno no sea muy frío en el Viejo Continente. "Cuando el precio del gas vuelva a niveles más lógicos, el carbón volverá a su lugar, a su desaparición", ha señalado Carlos Fernández, analista sénior de Energía de la AIE, en una conferencia organizada por Enerclub.

Una afirmación con la que coincide Grupo ASE, consultora especializada en el sector energético. "Alemania ha registrado el precio eléctrico medio de noviembre más bajo de la Unión Europea (176,15 euros/MWh), pero porque ha recurrido al carbón". De hecho, "su consumo ha aumentado un 41% este mes y acumula un crecimiento anual del 14%". 

Hay que tener en cuenta que Alemania, junto a Polonia, son los países que marcan la pauta del consumo de carbón en Europa, dado que en la mayor parte de los Estados este mineral ya está prácticamente en desuso. 

Los expertos aseguran que "si el precio del gas continúa por encima de los 90 euros/MWh, se prevé que su producción eléctrica con carbón se incremente un 82% para el primer trimestre de 2022".

No solo está ocurriendo en Europa. Según la AIE, la demanda de carbón mundial ha pasado de su mayor caída en el primer semestre de 2020 (excepto en China), a crecer muy rápido en la mayoría de los países (más del 10%) en el primer trimestre de 2021. Los mayores crecimientos se han producido en Europa y EEUU y, en menor medida, en India.

China consume el 55% del carbón global, por lo que la escasez de suministro debido a un aumento de la demanda y de una producción que no pudo equilibrar tal aumento, afecta a los mercados internacionales.

Mercado de CO2

También coincide en este análisis Bank of America (BofA). Durante la primera parte del verano, "los precios europeos del CO2 parecían llevar el gas al alza, ya que el interés de los inversores alcanzó su punto máximo antes de la presentación del plan Fit for 55, que aumentaba los objetivos climáticos de la UE".

Los altos precios del CO2 han mantenido al margen la generación de carbón a pesar del incremento de los precios del gas en Europa. Sin embargo, a medida que han empeorado las perspectivas de almacenamiento en Europa, los precios del gas se han disparado, mientras que los precios del CO2 seguían más restringidos. Esto ha abierto el canal de cambio de gas al carbón e incentivando una mayor generación de carbón".

Evolución de los precios del carbón en Europa respecto al CO2 y al gas

Evolución de los precios del carbón en Europa respecto al CO2 y al gas Laura Ojea

Pero el aumento de la demanda eléctrica hay que buscarla en la reactivación de la economía mundial tras los peores meses de la pandemia. "Gran parte del repunte de los precios de la energía se debe, por supuesto, a una sólida actividad económica", continúa BofA en su análisis 'Energy Strategist'.

"En ese sentido, es importante señalar que no se trata solo de un fuerte aumento de la demanda de petróleo en el entorno posterior a la Covid-19. También esperamos un alto crecimiento global del consumo de combustible térmico de 4% y 2% en 2021 y 2022, respectivamente, y tanto el gas natural como el carbón se sumarán al aumento de la demanda de petróleo".

La tasa de crecimiento de la demanda mundial de combustibles térmicos, como el carbón, fue de media un 1% en el período 2011-2019, pero en China ha aumentado un 12% interanual en lo que va de 2021. Un récord que ha llevado al gobierno chino a relajar recientemente las reglas sobre la importación y el uso del carbón.

"El carbón ya cotiza en China a más de 600 dólares la tonelada. Es increíble", apunta por su parte el analista sénior de la AIE, Carlos Fernández. Y coincide con BofA: "Todo se debe a un crecimiento muy fuerte y muy rápido tras la pandemia, el mayor en 50 años". 

Inestabilidad y volatilidad

La mala noticia es que esta situación se puede repetir a lo largo de los próximos diez años. "La volatilidad de las commodities energéticas se explica por la caída de las inversiones en combustibles fósiles, mientras que la demanda se mantiene al no haber suficientes renovables para sustituirlos", continúa el responsable de la AIE.

Y añade: "Alemania tiene previsto cerrar a finales de este año 4.000 MW nucleares y el próximo otros 4.000 MW, lo que aumentará la demanda de gas". Y cada vez que haya un periodo de frío, "va a haber momentos de shock en el mercado eléctrico, al estar cada vez más vinculados". 

Aún así, se muestra optimista: "Si los precios del gas vuelven a niveles normales y el precio del CO2 se mantiene entre los 70-80 euros/Tn, no hay cabida para el carbón en Europa más allá de 2030". 

Evolución de la luz

Solo en España, "el gas ha elevado el precio de la luz a 193,43 euros/MWh en noviembre, aunque también se ha visto influenciado por las exportaciones a Francia y el parón de algunas centrales nucleares", dice por su parte el Grupo ASE.

España es uno de los pocos países europeos donde el precio medio de la electricidad de noviembre no ha superado los 200 euros/MWh.

La elevada generación renovable registrada este mes ha propiciado un diferencial positivo del precio español (193,43 €/MWh) frente al pool francés (217 €/MWh), lo que ha impulsado las exportaciones hacia el país galo a su tercer registro histórico más alto. Se ha vendido el equivalente a prácticamente toda la producción fotovoltaica de España en el mes de noviembre, limitando el impacto de las renovables y aumentando la presencia de los ciclos combinados (gas) en nuestro mix.

La generación de electricidad en España ha crecido un 16% este mes de noviembre, aunque la demanda solo ha aumentado un 3,5%. La diferencia la explica el aumento de las exportaciones por la alta producción renovable.

La generación renovable de noviembre es un 19% superior a la registrada en noviembre del año pasado. La eólica ha producido un 52,5% más y la fotovoltaica un 65,2%. De esta forma, suman un 43% de la generación total y la eólica lidera el mix con el 29%. Le siguen los ciclos combinados con el 26,2%, al producir 5.755 GWh, el cuarto volumen más elevado desde que hay registros.