Se desinfla el suflé: más de una veintena de renovables frenan su intención de salir a bolsa

Se desinfla el suflé: más de una veintena de renovables frenan su intención de salir a bolsa

Energía

Se desinfla el suflé: más de una veintena de empresas renovables frenan su intención de salir a bolsa

La fiebre ha bajado a la espera de una mayor certidumbre en el mercado.

22 abril, 2021 02:09

Noticias relacionadas

Se ha desinflado el suflé de las salidas a bolsa de empresas renovables. El sector necesita financiar sus proyectos y ha sido una de las opciones que más fuerza ha tomado en los últimos meses. Tanto es así que se ha llegado a hablar de "burbuja renovable", pese a los esfuerzos de que no lo pareciera. Según ha podido saber Invertia, más de veinte empresas estaban preparadas para su salto al mercado bursátil.

"Por una parte hay que hacer muchos megavatios renovables y eso significa que se necesita mucho dinero. Es normal que las empresas quieran intentarlo, y si es un producto bien hecho, tiene todo el sentido salir a bolsa a financiarse", explica a Invertia Yann Dumont, CEO de la consultora de energía renovable Reolum Renewable Research.

"Sin embargo, hay que construir parques, consolidar valor, demostrar que se es capaz de llevar adelante todos los proyectos que se tienen en cartera, y muchas de las renovables que tenían intención no cumplían con esas condiciones". 

"No va a haber mucho movimiento, incluso de los que lo tenían bastante avanzado", explica por su parte Ignacio Blanco, director en el área mercantil de la firma Andersen Tax & Legal. "La situación es bastante incierta, la carrera por salir a bolsa se ha frenado en algunos casos y en otros se ha ralentizado a la espera de encontrar el momento adecuado. Ya no hay ese furor".

"No tenía sentido que varios 'players' del mismo sector salieran a bolsa a la vez, no hubieran podido alcanzar sus objetivos, pese a que hay un apetito fuerte en los mercados". 

Inversiones de 90 millones

"Promover 1.000 MW no es caro", añade Dumont, "pero para un desarrollador fotovoltaico lo normal, a poco que se esfuerce, es superar los 2.000 MW, y ahí la cosa cambia. Por lo pronto, para ese mínimo necesita una inversión de alrededor de los 10 millones de euros, más los avales, unos 80 millones. Es posible levantar 90-100 millones de euros".

"El problema es que para construirlos necesitas unos 800 millones, de los cuales puedes financiar 400 o 500 millones, el resto debes ponerlos de tu bolsillo. Y ahí está el dilema: o los vendes a un fondo de inversión, lo que no te renta mucho, o lo sacas a bolsa".

El primero en anunciar que se retiraba de la carrera bursátil ha sido Capital Energy, pero hay otros que podrían seguirle. Según los analistas de Bank of America (BofA), la salida a bolsa de la filial de energías renovables de Repsol tampoco tendría grandes éxitos, debido al actual "entorno desafiante" en los mercados ante la avalancha de ofertas de empresas de energía 'verde'.

La petrolera esperaba recoger 4.000 millones por estos activos, pero el banco estadounidense cree que será "un desafío" para el grupo lograr una valoración superior a los 3.000 millones de euros.

La reputación y los números

Aunque solo se conocen media docena de empresas que podrían estar estudiando su salida a bolsa, fuentes del sector aseguran que son más de veinte las que estarían preparando toda la documentación necesaria para dar el salto. 

Pero no todas son iguales. Hay grandes promotoras, con una larga trayectoria en la construcción de parques renovables, otras grandes compañías que llevan poco tiempo en el sector, y otras más pequeñas con más o menos fortuna en el desarrollo de carteras. 

"No todas compiten por el mismo nicho de mercado", añade el experto de Reolum Renewable Research.

"Unas ofertan grandes volúmenes, como puede ser Acciona Energía, Repsol y Capital Energy, por lo que no sería bueno que salieran las tres a la vez, pero sí tendría sentido que pudiera coincidir en el tiempo con OPDEnergy, algo más pequeña. Un gran fondo de inversión estaría más interesado en entrar en una grande y un vehículo de inversión de una entidad financiera lo estaría en una pequeña". 

"Además, lo más importante no solo es tener un negocio consolidado, con proyectos ya en operación, además de otros en construcción o en cartera, es también importante la reputación, como es el caso de Acciona Energía, que cumple con todos esos requisitos", concluye.