Los accionistas minoritarios de Abengoa, agrupados en AbengoaShares, han interpuesto este martes un recurso de reposición contra la resolución que suspendió cautelarmente la Junta General Extraordinaria del 4 de marzo, confirmando las informaciones publicadas por Invertia el martes.

Noticias relacionadas

El grupo liderado por Clemente Fernández considera esta decisión "contraria a Derecho y vacía de contenido legal" y "contraria a los intereses de los accionistas de Abengoa S.A".

La totalidad de los puntos del orden del día atañen a cuestiones de tipo  societario y no de orden patrimonial, por lo que "consideramos que la junta debe celebrarse con normalidad al no interferir de ninguna manera en el proceso concursal de acreedores, solicitado de forma voluntaria por el actual consejo".

"Además, en ella se restablece el número mínimo de 3 consejeros, tal y como se recoge en los estatutos, irregularidad no cubierta desde la dimisión de Jordi Sarria el pasado 4 de enero. En cualquier caso, una vez concursada, cualquier decisión de índole patrimonial, está supeditada a la aprobación del administrador concursal", agregan.

Indican además que la solicitud por parte del consejo presidio por Juan Pablo López-Bravo para suspender la celebración de la junta, se realizó cuando la mayoría de los accionistas ya habían emitido su voto, "siendo el consejo plenamente consciente de que iba a ser cesado".

30 millones

"Se han valido de la situación concursal para tratar de paralizar una junta que fue convocada mucho antes de presentarse la solicitud de concurso, e impedir así que se  les cese de sus cargos, no por el bien de la compañía", agregan.

Los minoritarios advierten que TerraMar Capital, fondo elegido por el consejo de Abengoa, interviene en procesos de bancarrota. El 100% de sus actuaciones han terminado en el despiece y posterior liquidación de las empresas en las que han intervenido. "Su forma de actuar, “stalking horse offer”, una forma de hacerse con los activos antes de que lleguen a subasta judicial. Los puestos de trabajo, y por tanto la empresa, corren peligro".

Por su parte, AbengoaShares se compromete a inyectar 30 millones directos a la empresa, y atraer fondos sinérgicos para Abengoa y su futuro, "tendiendo también la mano al Gobierno a que participe en la salvación de la compañía (de la cual es accionista con un 3%) y de sus puestos de trabajo a través de la participación de la SEPI".