El sector bancario está siendo sin duda uno de los grandes motores de la recuperación económica tras la pandemia sanitaria. Durante la Cumbre Empresarial organizada por la CEOE, los principales banqueros del país han abogado por la unidad público-privada para que España salga de la crisis con un nuevo modelo económico basado en la sostenibilidad, en el que la educación y el apoyo a las generaciones más jóvenes deben resultar pilares fundamentales.

Noticias relacionadas

Ana Botín, presidenta del Banco Santander, considera que en esta etapa "de renovación" en la que se encuentra el país, la prioridad es minimizar la intensidad de la recesión sin generar un nuevo deterioro de la riqueza y la distribución de la renta en la sociedad.

"Debemos estudiar cómo volver a crecer de forma inclusiva y sostenible tras el shock más intenso que España ha sufrido nunca", ha explicado la directiva durante su intervención telemática en el encuentro.

Después de valorar positivamente la fórmula de los ERTE para evitar "un colapso social", Botín ha apostado por la creación de políticas consensuadas que permitan a las empresas invertir y generar más empleo, solicitando al Gobierno una "política de Estado que nos permita avanzar hacia un pacto de reformas de nuestros mercados mediante el diálogo social". 

Para Josep Oliu, presidente del Banco Sabadell, "la colaboración entre lo público y privado" también es clave para alcanzar los retos que plantea la crisis. "Ayudar a las empresas es ayudar al empleo y a la sostenibilidad futura de nuestras cuentas públicas", asegura.

Josep Oliu, presidente de Banco Sabadell.

Turismo y vivienda

Ana Botín también ha apostado por el dialogo entre la Administración y las empresas para incluir factores como la revolución digital, el teletrabajo, el cambio de modelo en sectores como el turismo o el financiero, así como nuevos modelos tributarios, en el proceso de recuperación económica. Entre sus propuestas, la presidenta del banco cántabro aboga por un plan de choque y específico, con medidas cuantificables, para el turismo y otro de ayuda a la compra de vivienda sostenible para los más jóvenes

Respecto al turismo, Botín indica que "una buena temporada nos hará más fuertes de cara al otoño, caminando hacia un modelo más sostenible, ecológico y de calidad". Por otro lado, ha recordado que "los jóvenes fueron los grandes perdedores de la anterior crisis", explicando que el sector trabaja ya con el Gobierno en ese plan de compra de vivienda sostenible "que elimine la barrera insalvable que supone tener que aportar un 25% de entrada de los inmuebles".

Según los cálculos de la entidad, un plan de garantías públicas en este sentido puede salvar a muchas empresas del sector, además de mejorar la convivencia intergenaracional. "Se beneficiarían unas 500.000 familias y más de 1,7 millones puestos de trabajo en los próximos años, con un programa de rehabilitacion del stock de viviendas para adaptarlas al cambio climático y reducir las emisiones contaminantes en más de un 80%".

Por su parte, el presidente del BBVA, Carlos Torres, ha hecho referencia al impacto de las ayudas llegadas desde Europa, tanto desde el Banco Central Europeo (BCE) como de los estímulos fiscales recientemente aprobados. "Llegar tarde puede significar, en muchos casos, no llegar", asegura en referencia al fondo europeo de recuperación. 

Carlos Torres, presidente de BBVA.

El presidente de CaixaBank, Jordi Gual, coincide al defender que "en estos momentos de crisis se echa en falta que la UE no sea un poco como EEUU, que disponga también de un Tesoro único".

En este sentido, indica que las ayudas llegadas desde Europa deben dirigirse con efectividad a los sectores más afectados por la pandemia, como el sanitario, el turismo, el ocio, la cultura o el transporte. "Todos ellos que requieren mucho contacto personal y deben sufrir una transformación radical del modelo de negocio", asegura.

Desde la entidad se muestran favorables a que estas industrias reciban ayudas directas para asegurar su equilibrio financiero.

Gual apuesta, además, por fomentar la inversión en áreas ligadas a la transición energética, "como por ejemplo la rehabilitación de viviendas para que sean más eficientes, así como del parque automovilístico o la inversión en transportes urbanos e interurbanos". 

Apuesta por la educación

Carlos Torres considera también que "la crisis nos brinda la oportunidad de avanzar en las prioridades de largo plazo, aprovechando los ingentes recursos para reparar el daño causado y avanzar en los objetivos de desarrollo sostenible y digitalización de la economía". Para conseguirlo, también ha pedido unidad y consenso, recordando que "la iniciativa privada es clave para que la sociedad funcione y se genere bienestar".

"Necesitamos el mayor consenso posible, en todos los ámbitos, público y privado, para hacer reformas duraderas", asegura, con una firme apuesta por la educación que, a su juicio, es "la raíz de la desigualdad de renta". Según indica el primer espada de BBVA, el Gobierno debe crear oportunidades para todos mediante una apuesta decidida por la educación y la inversión en capital humano, haciendo también más flexible y seguro el mercado de trabajo. En el ámbito fiscal, ha pedido profundizar en el saneamiento de las cuentas aportando certidumbre. "Dar confianza es la mejor manera de aumentar la eficacia de los estímulos fiscales", asegura.

En este mismo sentido se ha pronunciado el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, indicando que ahora "hay que atraer y retener talento, con un régimen de seguridad jurídica y fiscal claro y un esquema de educación y creación de condiciones para mejorar la inversión, tanto nacional como extranjera".

El directivo asegura que "el capital humano va a ser la variable decisiva en la recuperación, por lo que ha llamado a mejorar la empleabilidad de los ciudadanos a través de formación y educación, "que debe dar respuesta a la demanda del mercado de trabajo". "La educación no es solo el mejor medio para impulsar el crecimiento económico, sino para mejorar la cohesión social; es un reto primordial y el proyecto más importante e inclusivo que deberíamos proponernos", advierte.

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia

Impuesto a la banca

Respecto al sector financiero, los banqueros también han apostado por avanzar hacia la unión bancaria y del mercado de capitales. José Luis Aguirre, presidente de Ibercaja ha advertido de que resulta vital mantener el atractivo del sector bancario para el inversor, "con una fiscalidad homogénea con el resto de países europeos, así como en las exigencias de capital". 

En este sentido, Goirigolzarri también ha defendido el papel de la industria financiera para salvar a familias y empresas durante los peores momentos de la crisis. "Tendrá un importancia vital la capacidad de los gestores bancarios para mejorar la calidad de nuestro activo", asegura, criticando que cualquier tipo de impuestos o requerimientos que incida en la rentabilidad del sector será perjudicial para toda la economía. "Si el sector no es rentable, será un problema para toda la sociedad, pues los bancos estarán infracapitalizados y no podrán cumplir con su objetivo de financiar a familias y empresas", asegura.