Mensaje alto y claro del sector financiero a los planes del Gobierno para salir de la crisis económica generada por el coronavirus: la avalancha de liquidez ha estado bien hasta ahora, pero ha llegado el momento de apostar por las ayudas directas a las empresas para impulsar la reactivación esperada. 

Noticias relacionadas

Durante un webinar organizado por el Círculo Ecuestre, el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha explicado que "la economía ha naufragado tras un choque con un iceberg inmenso y se ha puesto en marcha un salvavidas para dar liquidez a la economía, pero ahora hay que llevarla a puerto".

En este sentido, el directivo ha animado al Gobierno a estudiar nuevas ayudas en una recuperación "que va a ser muy dispar, con sectores que empiezan a reactivarse y otros que tardarán años en recuperar los niveles de actividad”.

Gortázar ha defendido la necesidad de proteger a familias y empresas en el momento de la desescalada, especialmente a determinados sectores como el turismo. Y advierte que “para esto no vale con que llegue más liquidez en forma de más deuda, hace falta apoyar inversiones para adaptarse a la nueva economía e incentivar el consumo en determinados sectores”. 

Del mismo modo, apuesta porque las industrias más afectadas por la crisis puedan finalmente ampliar los procesos de ERE más allá del 30 de junio establecido inicialmente por el Gobierno. “No podemos pretender que empresas que hacen un ERTE tengan que eliminarlo si es un sector que va a tardar años en recuperar su actividad”, insiste el banquero.

Defensa reputacional

La idea ha sido compartida también por el consejero delegado del Banco Sabadell, Jaume Guardiola, y por el director general de Mirabaud & Cie Europe, Francisco Gómez-Trénor, que insiste en que las soluciones para las empresas no pueden generar más deuda. Sin estímulos fiscales no vamos a poder remontar, solo generando deuda (porque los intereses hay que pagarlos) no vamos a ningún sitio", indica el directivo.

Desde el sector advierten que "si es así, dentro de unos meses las empresas no van ni a pedir un préstamo ICO, sencillamente no van a abrir". En este sentido, Guardiola ha defendido la gestión de la banca de los préstamos avalados por el Estado, que han recibido numerosas críticas por la demora en su tramitación.

El número dos de Banco Sabadell ha recordado que la entidad lleva firmadas ya 80.000 operaciones de financiación de empresas, "el equivalente a seis meses de activad en un año normal y lo hemos hecho en 15 días", destacando el esfuerzo de la plantilla que, en gran parte, está teletrabajando. "Hemos escuchado críticas que considero absolutamente injustas porque el trabajo que se está haciendo es espectacular", insiste Guardiola.

El banquero ha defendido en este sentido la reputación del sector financiero "Creo que merecemos más reconocimiento, sobre todo de los empleados, y menos coscorrones". En este sentido, recuerda el papel esencial de la banca para la recuperación, advirtiendo que “las empresas se van a despertar de esta 'siesta' con más deuda y menos ventas y los bancos somos una pieza crítica para que recuperen los niveles de actividad”.