Empresas

Revilla pide la reapertura de Sniace para fabricar mascarillas sanitarias

El presidente de Cantabria, región en la que Sniace concentra su producción, ha solicitado esta vía al gabinete de Pedro Sánchez.

7 abril, 2020 13:56

Noticias relacionadas

La crisis de Sniace puede tener un remedio de emergencia gracias al coronavirus. Eso es lo que ha planteado el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, al presidente del Gobierno nacional, Pedro Sánchez. El mandatario regional pide que se reabra la factoría del grupo en Torrelavega para retomar la producción de fibra, un material "esencial", ha dicho, para fabricar mascarillas y equipos de protección sanitaria (EPI).

Revilla, al que los trabajadores de Sniace también han acusado en varias ocasiones de pasividad ante la situación de la compañía, ha tomado la decisión de escribir esta carta al líder del Gobierno central después de haber mantenido este mismo martes una conversación telefónica con el portavoz de los accionistas minoritarios, Yago Barba.

Este último ha detallado al presidente cántabro cuáles son las gestiones que están llevando a cabo para solicitar la paralización del proceso de liquidación en el que se encuentra inmerso Sniace desde que el consejo de administración optó por esta vía el pasado febrero. Una circunstancia a la que se vio abocado tras la retirada de contratos de generación eléctrica con Cogen.

Los pequeños accionistas

Según ha trasladado Barba al presidente, los pequeños accionistas cuentan con un informe jurídico que respalda la viabilidad de solicitar a la autoridad judicial que paralice el proceso de liquidación si cuenta con el apoyo de los accionistas mayoritarios y el respaldo de los gobiernos de Cantabria y España.

En este sentido, Revilla ha anunciado que la comunidad autónoma está en condiciones de aplazar la deuda de 9 millones que mantiene la empresa y hará lo posible para involucrar al Gobierno de España. Además, el presidente ha explicado que los accionistas minoritarios le han comunicado su disposición a afrontar una ampliación de capital para sufragar el coste de poner en marcha la fábrica de Torrelavega, que cuantifican entre cinco y seis millones de euros y creen posible en un plazo de tres o cuatro semanas.

Sin embargo, el Gobierno cántabro cuenta con datos que ponen "en cuestión" ese planteamiento y valoran en 20 millones de euros el coste de la reapertura de la fábrica, que se sumarían a la deuda concursal, y en varios meses el plazo necesario para llevarla a cabo. Por todo ello, Revilla estima que la viabilidad de la recuperación de la actividad de Sniace depende de que el Gobierno de España valore su producción como estratégica para hacer frente a la pandemia.