Sevilla

El campo andaluz sigue en pie de guerra. El nuevo decreto de transición de la Política Agraria Común (PAC) aprobado por el ministro de Agricultura, Luis Planas, ha levantado ampollas entre el sector andaluz que no se cansa de pedir su dimisión. La falta de diálogo con los agricultores o la reducción de ayudas que habría en Andalucía ha impulsado las primeras movilizaciones.

Noticias relacionadas

Asaja, la mayor organización profesional agraria de España, ha sido una de las promotoras de las manifestaciones y una de las más críticas con la gestión del exconsejero andaluz de Agricultura. “El Gobierno central fomenta con la PAC una guerra política para dividir al sector agrario en España”, asegura el director general de Asaja-Andalucía, Félix García de Leyaristy.

En declaraciones a Invertia, García ha señalado que el sector se encuentra en una situación similar a la de antes de la pandemia. “Los problemas continúan: barreras comerciales, la subida del salario mínimo, la necesidad de precios justos...”, enumera recordando que las nuevas reglas de la PAC han supuesto una piedra más en el camino.

Imagen de archivo de Félix García de Leyaristy (Asaja) en una protesta en Carmona (Sevilla).

El nuevo decreto, a juicio del representante de Asaja, obliga a Andalucía a “hacer más con menos presupuesto”. “Las nuevas reglas van a mermar en gran medida los fondos de la PAC que llegan a la comunidad”, explica el director general de Asaja-Andalucía. “Podríamos perder hasta el 50% del total de las ayudas”, cifra en función de estudios internos del sector.

Andalucía ha liderado la crítica a la nueva PAC frente a otras comunidades que “no tienen nuestra riqueza productiva a la hora de generar empleo”. “Es una guerra política que se está fomentando desde el Gobierno para dividir el sector”, inciden desde Asaja mientras censuran la falta de diálogo. “Luis Planas se está poniendo de perfil. No nos escucha, pero dice que hace de árbitro”.

Sin estudios económicos

El sector andaluz que lidera Asaja rechaza el decreto de Planas, entre otras cuestiones, por la falta de estudios económicos. “No nos dan datos de las consecuencias que tendrá para la producción o el empleo. Nos parecería una irresponsabilidad que no hicieran esos cálculos”, añade Félix García.

“Somos la primera región agraria de España. El sector da empleo al 10% de la población andaluza, el doble de la media nacional, y exportamos el 60% de nuestra producción”, elogian desde Asaja. “Demostramos que nuestras producciones son sostenibles, generan puestos de trabajo y riqueza”.

En este sentido, García de Leyaristy reclama la retirada del decreto en unos momentos en los que “la despensa hay que tenerla en España” tal y como “ha demostrado la situación sanitaria”. Su petición también es compartida por el propio presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. Su gobierno y el anterior de Susana Díaz (PSOE-A) se sumaron a la defensa de PAC para el sector andaluz con una declaración institucional.

Ante este contexto, el sector sigue con el calendario de protestas programado. Se inició en Jerez de la Frontera (Cádiz) y Córdoba y la idea es continuar en el resto de provincias andaluzas. La siguiente cita será el 9 de abril en Málaga y, a continuación, habrá otras en Sevilla y Jaén. Según ha adelantado Asaja, se hará una a nivel regional cuando la situación sanitaria lo permita.