Antonio Garamendi, en el momento de confirmarse su victoria en las elecciones de la CEOE, siendo felicitado por la otra candidata, la vicepresidenta de Foment del Treball, Virgina Guinda.

Antonio Garamendi, en el momento de confirmarse su victoria en las elecciones de la CEOE, siendo felicitado por la otra candidata, la vicepresidenta de Foment del Treball, Virgina Guinda. Juan Carlos Hidalgo / Efe

Empleo

Garamendi gana el pulso a Sánchez Llibre pero no hará política de tierra quemada con Foment del Treball en la CEOE

Se cumplieron las previsiones y el vasco aplastó la candidatura de Virginia Guinda el apoyo del 83% de los votos en las elecciones de la patronal. 

24 noviembre, 2022 03:20

La guerra que protagonizan Antonio Garamendi y Josep Sánchez Llibre desde hace tiempo (entre otras cosas por los enfrentamientos en cuestiones como la reforma laboral) vivió su (pen) último episodio este miércoles. Un lance del que el vasco salió victorioso. Como estaba previsto, fue reelegido presidente de la CEOE por mayoría aplastante frente a Virginia Guinda, vicepresidenta de Foment del Treball, cuya candidatura se armó de forma improvisada (al no encontrar ningún nombre ajeno a Foment) para tratar de debilitar la posición de Garamendi en la patronal.

Sin embargo, la jugada le ha salido mal, muy mal, a Sánchez Llibre. Garamendi ha salido reforzado de las elecciones, con un 83% de los votos (534 de 643 papeletas a su favor, por 15 a nombre de Guinda), mientras que Foment ha dejado sus cartas a la vista. Pese a ello, el vasco no hará política de tierra quemada con los catalanes. Ha asegurado que mantendrán su lugar dentro del comité directivo de la CEOE que, en unas semanas, el reelegido presidente anunciará. 

Desde el principio, la candidatura de Guinda estuvo rodeada de polémica. Sánchez Llibre tocó todas las puertas posibles para formular una opción que se enfrentara a Garamendi pero cuyo aspirante fuera ajeno a Foment. Muchos miembros relevantes de la CEOE le dieron el 'no' por respuesta, entre ellos Gerardo Cuerva (Cepyme), Miguel Garrido (CEIM) y Gerardo Pérez (Faconauto).

[Virginia Guinda, de Foment, ultima su candidatura para presidir la CEOE y enfrentarse a Garamendi]

Ante esta situación, los catalanes se sacaron de la manga la candidatura de Guinda cuando quedaba solo una semana para se cerrara el plazo para las elecciones. Un movimiento que se consideró "suicida" y "un error" por parte de miembros de la cúpula de la CEOE.

También ha habido malestar en la cúpula de la patronal por los movimientos de Foment para generar polémica en los últimos días, reprochando que no se permitiera a Guinda intervenir en la Asamblea Electoral de la CEOE. Finalmente, se le comunicó a la empresaria catalana que podría intervenir, pero no lo hizo.

El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre.

El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre. D. Zorrakino Europa Press

Los corrillos de empresarios en Auditorio Nacional de Música, sede de los comicios, ya preveían una "victoria aplastante". Y algunos consideraban que, de ser así, tendría que haber consecuencias para Foment. Quedar fuera de la próxima junta directiva de la CEOE (se dará conocer el 21 de diciembre), por ejemplo, en la que Sánchez Llibre es hoy vicepresidente.

Sin embargo, Garamendi ha querido zanjar cualquier sospecha al respecto de inmediato. Solo unos minutos después de ganar las elecciones y en declaraciones a la prensa, aseguró: "No sobra nadie. No está en mi mente que Foment se quede fuera". 

[De los ERTE a sacar de la agenda la derogación de la reforma laboral, los cuatro años de la CEOE de Garamendi]

Lorenzo Amor, vicepresidente de la CEOE y presidente de ATA que desde el principio ha apoyado la reelección de Garamendi, opinó por su parte que "no es momento de crear división. Me importa más el respaldo que ha tenido el presidente que cómo han podido quedar los otros candidatos. Debemos dejarnos de temas que puedan dividirnos o generar discrepancias". 

Por su parte, Guinda afirmó que, con el resultado electoral se ha logrado reflejar la "necesidad de que haya más debate interno en la CEOE. Estoy contenta por ello y de mi aportación. Y empieza una nueva etapa".

Una etapa de cuatro años en la que el vasco (que ha sido felicitado por miembros del Gobierno como Yolanda Díaz a través de las redes sociales) seguirá liderando la CEOE tras una legislatura marcada por la entrada del Gobierno de coalición y la irrupción de la pandemia y de la crisis económica.

A lo largo de este tiempo, la patronal ha alcanzado 14 acuerdos con los sindicatos y el Gobierno, entre ellos la reforma laboral, la Ley Rider o la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) de 2020. 

[De los ERTE a sacar de la agenda la derogación de la reforma laboral, los cinco años de la CEOE de Garamendi]

Con todo, la cercanía de las elecciones ha enfriado esta evolución pactista. De hecho, un pacto de subidas salariales con los sindicatos en marco del Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) sigue pendiente y el Gobierno ha esperado a que los comicios se celebrasen para cerrar cuestiones como el estatuto del becario o la reforma de las pensiones.