EL ESPAÑOL-Invertia.

EL ESPAÑOL-Invertia.

Empleo

Los jubilados ganan, los trabajadores pierden: el alza de las pensiones duplicará la de los salarios en 2023

Los pensionistas prácticamente ya han recuperado los niveles de gasto previos a la pandemia, mientras que los asalariados aún no. 

3 julio, 2022 02:56

La inflación se está cebando con la población española en este 2022. La subida de precios está provocando una importante pérdida del poder adquisitivo de los ciudadanos mes tras mes, particularmente en el campo de los alimentos, la comida y los combustibles. Pero no va a empobrecer a todos por igual. Los trabajadores saldrán bastante peor parados que los pensionistas jubilados de este trance

En 2023, el Gobierno elevará las pensiones en la misma proporción que lo hagan los precios durante este año. Si se cumplen las previsiones de órganos como Funcas, el IPC subirá en 2022 casi un 8% de media. 

Es decir, que las pensiones se elevarán un 8% (o incluso más, si se mantienen los incrementos de los precios del primer trimestre del año) en 2023, muy por encima de lo que se prevé que crezcan los salarios

Concretamente, según las previsiones recogidas por el Gobierno en el Programa de Estabilidad, el salario de cada trabajador español subirá un 2,9%. Es decir, que las pensiones de los jubilados crecerán más del doble que las remuneraciones de los asalariados

Así, los pensionistas verán compensada la pérdida de poder adquisitivo que pueda provocar la inflación, mientras que los trabajadores españoles verán cómo se reduce su capacidad de gasto.

[La subida del Euríbor amenaza el consumo y reduce las posibilidades de crecimiento de España]

En realidad, llueve sobre mojado. Desde hace años, el consumo de los trabajadores no resiste la comparación el de los jubilados. Cuando crece, lo hace menos. Y cuando se reduce, cae más y tarda más en recuperarse. Unas fluctuaciones en las que mucho tiene que ver el inestable mercado laboral español

Así lo indica la encuesta de presupuestos familiares del Instituto Nacional de Estadística (INE). En la serie histórica, solo hay un año en el que el gasto de los ocupados suba más que el de los 'retirados' laborales, que es en 2015.

De hecho, en 2021, los jubilados recuperaron los niveles de gasto perdidos por los confinamientos generados por la pandemia por Covid-19. En cambio, a los trabajadores todavía le restan varios puntos porcentuales para hacerlo. 

Además, el INE también revela que los jubilados son el colectivo con menos población en riesgo de exclusión o pobreza. 'Solo' el 16% de ellos están en esta situación, cuando la media española supera el 27%. 

Más allá de la comparación con los jubilados, los asalariados españoles han sufrido un importante recorte de su capacidad de gasto y consumo tras varias crisis económicas sucesivas.

Según Comisiones Obreras (CCOO), los salarios por realizar el mismo trabajo acumulan una pérdida de poder adquisitivo desde 2008 del 6,4%, una vez descontada la inflación y según datos también del INE. 

[Las subidas de 13 millones de salarios en el aire tras romperse las negociaciones entre CEOE y sindicatos]

Para el sindicato "es urgente acordar un gran pacto de rentas plural y equilibrado que reparta los costes de la inflación entre todas las rentas de la economía" y retenga los "márgenes de beneficios empresariales". Todo ello preservando "el poder de compra de los salarios".

Sin embargo, esta posibilidad parece muy lejana. Un pacto de rentas, que ya han pedido tanto el Gobierno como el Banco de España, está descartado después de que fracasara la negociación para el Acuerdo de Empleo y Negociación Colectiva (AENC) en 2022

Y respecto a las subidas salariales, lo que piden los entes económicos y el propio Ejecutivo es contención para evitar los temidos efectos de segunda ronda en la inflación. Algo que parece estarse cumpliendo (las subidas salariales por convenio en España están, por ahora, limitadas a un 2,4% de media), con el correspondiente impacto en la capacidad de consumo de la población.