Antonio Garamendi, presidente de la CEOE.

Antonio Garamendi, presidente de la CEOE.

Empleo

La CEOE rechaza subir el SMI a 1.000 euros mensuales como propone el Gobierno

Ni una sola intervención a favor de la medida que Yolanda Díaz quiere cerrar este miércoles con los sindicatos. 

8 febrero, 2022 14:37

El guión de la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) se está cumpliendo. Después de que el Ministerio de Trabajo propusiera este lunes a los agentes sociales una subida a 1.000 euros mensuales, la CEOE ya ha dicho 'no' a la propuesta

El comité directivo de la patronal, reunido este martes, ha rechazado la subida propuesta por Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda del Gobierno y responsable de Trabajo. Ni uno solo de sus miembros ha esgrimido un argumento a favor de una medida que ya fue rechazada por las empresas en septiembre, según han indicado fuentes asistentes al encuentro.

En un comunicado, la patronal ha recordado que mientras que "la remuneración de los asalariados prácticamente ha recuperado los niveles de 2019 (previos a la crisis), el excedente bruto de explotación todavía está muy lejos de normalizar su situación y continúa siendo un 6,6% inferior al de 2019.

Esto implica que las empresas van retrasadas en la recuperación de la normalidad y "es un reflejo de la difícil situación que aún vive el tejido empresarial", según la CEOE. Los empresarios argumentan que "una nueva subida del SMI contribuirá a aumentar los costes laborales y la presión sobre los márgenes de las empresas". 

Esto, sumado a "otros riesgos como el encarecimiento de las materias primas o los cuellos de botella en las cadenas globales de suministro, pueden llevar a un menor dinamismo económico en el futuro y a una menor creación de empleo.

Costes

"Todo ello después de que las empresas hayan asumido una subida del 30% en el SMI desde 2019, con una reciente subida en septiembre del pasado año", que alcanzaría el 5,2% sumada a la que se plantea para 2022 (35 euros más respecto a los 965 euros mensuales actuales).

Además, la CEOE recuerda que al incremento del SMI se suma una "subida de cotizaciones sociales, conformando un coste total por empleado para las empresas muy superior a esos 1.167 euros mensuales (en 12 pagas) que se proponen y que sobrepasaría los 1.500 euros en términos generales". 

"En definitiva, la propuesta del Gobierno es inasumible para sectores especialmente vulnerables como el agrícola y aquellos intensivos en mano de obra (limpieza, hostelería, etc.), que llevan años soportando sobrecostes de todo tipo", insiste la patronal.

En cualquier caso, en esta ocasión el rechazo ya previsto de la CEOE a la subida del SMI tiene una lectura interna. Garamendi necesita recuperar respaldos ante los eventuales disensos que ha generado el apoyo de la patronal a la reforma laboral. Y el rechazo a la subida salarial le permite ganar imagen ante diferentes facciones empresariales. 

Subida

El apoyo de la CEOE no es necesario para que se suba el SMI. Este miércoles, en una reunión a la que también asistirá la patronal, el Ministerio de Trabajo cerrará su incremento a 1.000 euros euros mensuales, 35 euros más que los 965 actuales, con un acuerdo que solo será posible con los sindicatos.

Con todo, dicho pacto tampoco sería necesario. La subida del SMI es una decisión exclusiva del Gobierno, aunque tiene que consultar con los agentes sociales. El incremento, que será retroactivo hasta el 1 de enero, se ejecutará en el Consejo de Ministros del 22 de febrero, como avanzó EL ESPAÑOL-Invertia

Por otro lado, a pesar de la oposición mostrada por la patronal en el SMI, sí que está dispuesta a negociar la senda de actualización de los salarios en el marco de las negociaciones del próximo Acuerdo Interconfederal para la Negociación Colectiva (AENC).