José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Empleo

La reforma de Escrivá obligará a subir en 5.053 millones el gasto público en pensiones

Los cambios emprendidos por José Luis Escrivá elevarán la pensión mensual de jubilación a 1.211 euros con el IPC actual. 

5 julio, 2021 03:22

Noticias relacionadas

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones de José Luis Escrivá, CEOE y sindicatos cerraron esta semana la primera fase de la reforma de las pensiones. Entre las principales medidas que incluye el proyecto legislativo, que pasará por el Consejo de Ministros de este martes, está el mecanismo para revalorizar estas prestaciones. Una fórmula que obligará a subir el gasto público en pensiones, como mínimo, en unos 5.503 millones de euros en 2022.

Esto se debe a que el mecanismo que se ha pactado en el diálogo social para subir anualmente las prestaciones obedece "al valor medio de las tasas de variación interanual expresadas en tanto por ciento del IPC de los doce meses previos a diciembre del año anterior", indica el texto pactado en el Diálogo Social al que ha tenido acceso Invertia.

En este momento, el IPC medio interanual está en el 2%, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Así, solo por las revalorizaciones de las prestaciones la inversión pública en pensiones tendrá que sumar 3.360 millones más. Todo esto sin tener en cuenta los nuevos beneficiarios que van a entrar en el sistema. 

Pero hay un detalle más. Ya en el Plan de Estabilidad presentado por el Gobierno a la Comisión Europea se adelanta que el próximo año Seguridad Social abonará una "paga compensatoria por una inflación en 2021 posiblemente más alta del 0,9% al que se han revalorizado las pensiones este año".

Es decir, que con los niveles actuales del IPC el Gobierno tendrá que asumir una paga 'extra' para los pensionistas del entorno de los 1.793 millones de euros. Sumados a la citada revalorización, dejan un incremento del gasto en estas prestaciones de 5.053 millones. 

De esta manera, el total que se tendrá que destinar a pensiones ascenderá, como mínimo, a los 168.053 millones, un 3,1% más que en 2021

Todo parece indicar que el impacto del precio de la energía, a largo plazo, hará que la media anual del IPC se mantenga en el incremento del 2%. De ahí que también se pueda hacer una previsión de cuánto podrían subir la pensión media y la de jubilación

La pensión media, que incluye las de jubilación, incapacidad permanente, viudedad, orfandad y en favor de familiares, está en los 1.033 euros mensuales. Con la revalorización a base del IPC, subirían a los 1.053 euros

Por otro lado, la paga media de los jubilados españoles, que supone más de dos tercios del gasto público en pensiones, está en estos momentos en los 1.188 euros mensuales. Si se aplica la revalorización pactada entre Gobierno y agentes sociales, subiría a los 1.211 euros

En cualquier caso, en las pensiones no contributivas y mínimas es posible que se planteen aumentos más generosos. De hecho, el Gobierno aprobó para este 2021 una subida (del 1,8%) que era el doble de la de las pensiones contributivas. 

El mecanismo de revalorización de las pensiones es uno de los aspectos clave de la primera fase de la reforma, junto a las medidas para acercar la edad de jubilación efectiva a legal, que para 2027 estará en los 67 años. 

El Consejo de Ministros dará el visto bueno al correspondiente anteproyecto de ley este martes. Aunque ya cuenta con el visto bueno de los agentes sociales, todavía tiene que superar el examen del Congreso de los Diputados y el Senado.  

Para ello, el Ejecutivo cuenta con lo que resta de año. De hecho, en torno a noviembre, el equipo de Escrivá tiene la intención de introducir dentro de la reforma el polémico mecanismo de equidad intergeneracional que todavía tienen que negociar Seguridad Social con los agentes sociales. 

La reforma de las pensiones es una de las que dependen los fondos europeos que España recibirá de Bruselas en 2022. De aprobar la reforma de las pensiones y de lograr un acuerdo en el Diálogo Social, es decir, con patronal y sindicatos, dependen unos 11.000 millones el próximo año.