Pedro Sánchez y Antonio Garamendi.

Pedro Sánchez y Antonio Garamendi.

Empleo

Balón de oxígeno de Moncloa a las empresas: hasta 31.000 millones en cotizaciones

El Gobierno activará una moratoria de los pagos a la Seguridad Social del sector privado y de autónomos que abarcará tres meses.

11 marzo, 2020 01:49

El Gobierno está planificando su batería de medidas económicas para paliar, en la medida de lo posible, el impacto del coronavirus en el tejido socioeconómico español, sobre todo en sus empresas. El Ejecutivo quiere apoyar su liquidez, particularmente de las pequeñas y medianas. 

Dentro de la batería de medidas que está manejando el Ejecutivo se encuentra una moratoria del pago de las cotizaciones que se abonan a la Seguridad Social que podría alcanzar los 31.000 millones. Esto permitiría al sector privado contar con mayor liquidez a las hora de afrontar el impacto del coronavirus.

Tal y como ha podido contrastar Invertia, dentro del real decreto que el Gobierno planea aprobar en el próximo Consejo de Ministros se incluirá el citado retraso de pago de las cotizaciones, que cubrirá tres mensualidades consecutivas para empresas y trabajadores por cuenta propia, es decir, autónomos.

Beneficiados

Aunque todavía falta definir las zonas geográficas y los sectores que se beneficiarán se esta iniciativa (esto se formulará a través de una orden ministerial), lo cierto es que si se aplica a escala nacional las empresas contarán con hasta 31.000 millones de liquidez adicional, que es lo que corresponde a tres meses de recaudación por cotizaciones de la Seguridad Social, con datos de 2019.

La moratoria permitirá que los beneficiados no tengan que pagar las citadas tres mensualidades “en el plazo de un año, a contar desde su devengo, sin recargos ni intereses de ningún tipo”, según el Ministerio de Migraciones, Seguridad Social e Inclusión, desde el que insisten en que el Gobierno está analizando “qué medidas tomar en la línea de aliviar a las empresas”.

Cotizaciones

Lo que sí se aprobó en el Consejo de Ministros de este martes ha sido que las personas en aislamiento preventivo por razón de contagio del Covid-19, conocido como coronavirus, así como los propios infectados, se consideren en situación de incapacidad temporal asimilada a una baja laboral por accidente de trabajo y de contingencia profesional, con lo que el Estado pasa a asumir el peso económico de estas bajas.

A esta moratoria, el Gobierno sumará una línea de crédito para pymes cuya formulación no se ha concretado.  

Y no serán las únicas medidas que se tomen en el ámbito económico. Este jueves, el presidente del Gobierno, se reúne con agentes sociales, entre los que presumiblemente estarán patronales y sindicatos, para pactar nuevas iniciativas que formarán el plan de choque que anunció este lunes Pedro Sánchez.

Dichas medidas, según explicó este martes el propio Sánchez, se articularán en cuatro pilares. Uno de ellos será la protección de las familias trabajadoras, que abordará la reducción de las jornadas laborales y ayudas para facilitar el cuidado de niños donde las clases se hayan suspendido. 

Por otro lado, también se abordará un flexibilidad laboral que permita a las empresas hacer ajustes temporales y se asegurará el abastecimiento de medicamentos y productos y material sanitario. Ejes a lo que se suma la liquidez para empresas antes mencionada, para lo que no se descarta emplear líneas ICO u otras medidas adicionales similares.