José Antonio Herce (Calahorra, La Rioja, 1951) es uno de los mayores expertos en pensiones y longevidad. Doctor en economía por la Universidad Complutense de Madrid y máster of Arts en economía por la Universidad de Essex (Reino Unido), cuenta con numerosas publicaciones sobre pensiones y ha formado parte de numerosos consejos asesores para las reformas de las pensiones en España.

Noticias relacionadas

En la actualidad dirige LoRIS (Longevity and Retirement Income Solutions), es presidente del consejo de expertos del Instituto BBVA de Pensiones, forma parte de diversos foros, como el del Instituto Santalucía de Ahorro y Pensiones, y es vicepresidente segundo de la Fundación Villa de Pedraza.

¿Cómo valora la primera parte del acuerdo para las pensiones que a finales de año se convertirá en una ley?

Era deseable recuperar la actualización de las pensiones con el IPC. Pero esta medida nos deja un sabor agridulce porque el mecanismo no es simétrico. Si los precios caen aumentará el poder adquisitivo de los pensionistas, mientras que otras rentas no lo harán porque los salarios, probablemente, no van a tener la suerte de verse siempre actualizados al alza con el IPC. Esta asimetría es una mala noticia porque aumenta innecesariamente el gasto en pensiones. Es un problema que se puede dar y redunda en la insostenibilidad del sistema de pensiones. No sabemos cómo vamos a pagar esas actualizaciones cuando la inflación sea elevada.

Los pensionistas necesitan esas rentas. Los que tienen más edad más que nadie, porque pueden estar necesitados de atenciones que todavía no están en el sistema de dependencia. Pero necesitamos los recursos necesarios para pagarlas y no es un mecanismo simétrico. Cuando la inflación es negativa, las pensiones no bajan.

Los pensionistas necesitan esas rentas, pero la tasa de sustitución del último salario por una pensión en España es más elevada que en otros países...

En proporción al último salario de los trabajadores que se jubilan, la tasa de sustitución en España es una de las mejores del mundo. Eso es lo que hace que sea más difícil encontrar los recursos necesarios para cumplir con esas promesas. La actualización con el IPC hace las pensiones mejores porque preserva su poder adquisitivo, las hace más suficientes, pero puede atentar contra la sostenibilidad.

La actualización con el IPC hace las pensiones mejores porque preserva su poder adquisitivo, pero puede atentar contra la sostenibilidad

¿Qué le parecen los nuevos incentivos y penalizaciones para la jubilación demorada y anticipada respectivamente?

Ambos existen en España desde hace décadas. Teníamos hasta un 8% de penalización por año en que se anticipa la jubilación y hasta un 4% de bonificación por cada año que se demoraba. Lo nuevo es que las penalizaciones se van a aplicar a partir de ahora a la pensión máxima y no, como hasta ahora, a la pensión que salía de la fórmula del sistema. Esa pensión de la fórmula puede ser superior a la máxima y entonces, el recorte no se notaba, así que muchos se apresuraban a jubilarse anticipadamente porque sabían que las penalizaciones no les iban a doler e incluso podía compensar.

Ahora ya no va a poder ser así, pero tardará años en generalizarse este tratamiento porque tenemos por delante una transición. Con lo cual, esas penalizaciones no van a ser muy disuasorias en los próximos años. Desde el punto de vista actuarial, se hace la jubilación anticipada muy cara para el trabajador y muy rentable para el sistema. Cuando de verdad duela a la totalidad de los trabajadores, veremos cuántos lo hacen. El problema es que hasta que empiece a doler la reforma habrá una avalancha de gente que se jubile anticipadamente.

Hasta que empiece a doler la reforma habrá una avalancha de gente que se jubile anticipadamente

¿Y los incentivos?

La bonificación del 4% tampoco estaba funcionando, no estaba logrando que la gente demorarse su jubilación. Dudo mucho que sirva ahora, aunque se ha ideado un cheque de hasta 12.060 euros para la pensión máxima. Esto es casi la tercera parte del 4% de la pensión mensual máxima que se percibe mes a mes durante los 20 años de media que vive un jubilado y el valor presente esperado del 4% es de 32.000 euros (a tipos cero de descuento) y el cheque es de 12.000. Es un truco.

El ministro Escrivá es muy astuto porque la mayor parte de los españoles, como buenos sapiens, va a elegir cobrar 12.000 de golpe en lugar 32.000 mes a mes. Más vale pájaro en mano que ciento en volando. Si la gente se deja confundir por este espejismo, que no es más que un juego conductual, entonces el sistema verá cómo muchos demoran la jubilación y esto le va a salir muy barato al sistema porque a cambio de los 12.000 a tocateja se va a ahorrar 20.000 euros en el ciclo de vida de cada pensionista.

El ministro Escrivá es muy astuto porque la mayor parte de los españoles va a elegir cobrar 12.000 de golpe en lugar de 32.000 mes a mes

Pero el espíritu de la reforma era este, ahorrar.

Pero los incentivos no han funcionado hasta ahora ni a favor, ni en contra. No hemos logrado que la edad efectiva de jubilación se mueva mucho alrededor de los 64 años, aunque en los 10 años desde 2011, ha aumentado la edad legal de jubilación en un año. Solo por eso, tendría que haber aumentado la edad efectiva y no lo ha hecho. Los incentivos no han funcionado y creo que estos nuevos tampoco van a funcionar porque la gente desea jubilarse. Casi dos terceras partes de los trabajadores quieren jubilarse cuanto antes.

Los incentivos no han funcionado y creo que estos nuevos tampoco van a funcionar porque la gente desea jubilarse

Cuando se retrasa la aplicación de medidas impopulares o se deja lo más duro para la segunda fase del acuerdo, se da la imagen de que la política y los agentes sociales solo son capaces de centrarse en lo positivo...

Y se publicita solo lo interesante. En todo caso, los periodos transitorios demasiado largos cumplen una función: una persona a la que le falta un año para jubilarse quiebra sus expectativas si ahora la penalización se la van a calcular sobre la pensión máxima porque probablemente contaba con lo otro. Eso se anuncia para las personas que no estén con el partido a medias. Siempre hay un equilibrio. Da la impresión de que algunos periodos transitorios son demasiado largos para no molestar a los electores y por tanto, hacen la medida ineficaz.

Cuando se sube la edad de jubilación, ¿se debe contemplar también la peculiaridad de las profesiones más duras?

Eso ya existe y se va a preservar. Se comunica mal. Los mineros, por ejemplo, pueden jubilarse con 59 o 60 años y cuando la edad de jubilación pase a 67 se van a seguir jubilando con coeficientes reductores. Profesiones onerosas existirán siempre, coeficientes reductores también. Cuando decimos que se suba la edad de jubilación, no estamos diciendo 'que se fastidien los mineros', estamos diciendo que se preserve toda la estructura de coeficientes.

Los que abogamos por que la jubilación se retrase pensamos en esas personas que están quemadas. El esquema de coeficientes reductores permanecerá

Los desalmados que abogamos por que la jubilación se retrase, pensamos en esas personas que están quemadas y damos por supuesto que todo el esquema de coeficientes reductores permanecerá. Tenemos un pensamiento muy lineal y entre todos debemos hacer pedagogía. Es necesario aumentar la edad de jubilación, pero preservando que muchas personas no tengan que esperar a esos años para jubilarse.

¿Qué le parece acabar con el Factor de Sostenibilidad?

Hemos hecho el bestia derogando la reforma de 2013 porque la tercera 'no medida' de este acuerdo es la derogación del Factor de Sostenibilidad. Con eso, volvemos a 2011, como decía muy ufano el número uno de uno de los sindicatos. Para mí, eso es una desgracia. Hemos perdido una década. Esta reforma podría haber mejorado lo existente. El IRP [Índice de Revalorización de las Pensiones] se podría haber mejorado para desembocar en algo parecido al IPC y lo mismo pasa con el Factor de Sostenibilidad.

Hemos hecho el bestia derogando la reforma de 2013. Hemos perdido una década. Esta reforma podría haber mejorado lo existente

Sacar algo alternativo al Factor de Sostenibilidad, en este momento, hubiera acabado con toda la negociación, así que era más prudente dejarlo para más adelante. En este país se negocia así, a partida de póker. Hemos perdido una década con esta reforma, en 2011 ya llevábamos tiempo perdido porque la última gran reforma que se hizo en España, de verdad, fue la del 85. Llevamos 35 años de espera. 

Y nos quedan al menos seis meses para ver en lo que nos queda de esta reforma…

O más. Falta el segundo paquete con las cotizaciones de los autónomos y el mecanismo intergeneracional. Con los autónomos, hubo que retirar la escala de 13 tramos porque se cometió el error de sacarla en los medios antes de que apareciese en la mesa del diálogo social. Pero eso se tendría que haber abordado en este paquete. La escala de 13 tramos era muy regresiva, pero era más racional que lo que tenemos ahora.

El economista, José Antonio Herce.

La negociación no ha sido fácil para los agentes sociales...

Los interlocutores se van ahora de vacaciones, algunos a lamerse las heridas de esta negociación. Esta reforma es un 'trágala', aunque han puesto muy buena cara. A la vuelta del verano, tienen que abordar el factor de equidad intergeneracional. Pero ¿qué es eso? Solo puede ser un Factor de Sostenibilidad mejorado. Esto será que el Ministerio dé a elegir a los baby boomers si trabajar más años o cobrar menos. Concentrarse en ellos es un error porque los hay que tienen ahora 65 y 45 años. Y la diferencia es abismal. 

¿Qué debe tener este mecanismo de equidad intergeneracional?

Habrá un recorte de las pensiones porque si la esperanza de vida ha aumentado un 7% en el quinquenio se tiene que recortar lo equivalente porque vas a vivir un 7% más que los que te han precedido. De otro modo, esas personas cobrarán más habiendo cotizado puede que menos. Esta es la base que no gusta a los sindicatos. La alternativa es fijar la edad de jubilación con arreglo a la esperanza de vida: obligar a jubilarse más tarde sin bonificación. 

Si la esperanza de vida ha aumentado un 7% en el quinquenio se tiene que recortar lo equivalente porque vas a vivir un 7% más que los que te han precedido

Escrivá lo que ha permitido que se diga es que podrán elegir entre un ligero recorte de su pensión -que de ligero nada porque si es ligero no sirve para nada- o un retraso de la edad de jubilación sin recorte de la pensión. Viene a ser lo mismo. Me parece bien que elijan, pero si eso es mejor que el actual Factor de Sostenibilidad que se ha derogado. ¿Por qué no se ha metido en el primer paquete? Por miedo y por vergüenza porque el Factor de Sostenibilidad se anunció ya en la reforma de 2011. Hasta en esto hemos retrocedido 10 años.

Luego está la separación de fuentes de financiación de los gastos que asumía la Seguridad Social…

Eso ya está hecho. Llevamos hablando de la separación de fuentes desde el año 95. Fue la primera medida del Pacto de Toledo. Y efectivamente, se separó la financiación de la Sanidad. El tema de los gastos impropios es muy discutible. Con la ley de Seguridad Social en la mano no todo lo que se ha declarado impropio lo es. Pero no nos vamos a poner a discutir sobre eso. Que separen cuanto antes los gastos impropios para ver el verdadero déficit.

El tema de los gastos impropios es muy discutible. Con la ley de Seguridad Social en la mano no todo lo que se ha declarado impropio lo es

En la Ley presupuestaria del año pasado también se asignan ingresos impropios a la Seguridad Social. Una parte importantísima de las cotizaciones al SEPE ha pasado a financiar la Seguridad Social. Si se separan gastos impropios, que no se abonen ingresos impropios a la Seguridad Social. Es una trampa. Casi nadie ha reparado en que se ha dotado a la Seguridad Social de más ingresos a través del SEPE y el SEPE no está para perder ingresos con una tasa del 16% de paro, más la que va a venir cuando finalicen los ERTE. 

Estas operaciones de maquillaje, ¿son para que Bruselas nos mire de otra manera?

En Bruselas no son tontos. Saben perfectamente lo que pasa. No pongamos a Bruselas como chivo expiatorio de lo que no nos atrevemos a hacer porque a Bruselas le da igual lo que hagamos, como si queremos pagar el doble de pensión. Lo que no quiere es deuda, no quiere otra crisis de deuda soberana. Si la única forma de que se acumule deuda es quitar una paga extra, lo va a imponer pero no porque quiera intervenir en nuestro sistema de pensiones. A Grecia se le obligó a hacer más de 20 intervenciones en su sistema de pensiones por la deuda, pero estamos a años luz de Grecia.

A Bruselas le da igual lo que hagamos, como si queremos pagar el doble de pensión. Lo que no quiere es deuda

Mientras no aumente la deuda no nos van a llamar la atención. Bruselas se ha conformado con lo que se ha dado en llamar el 'componente 30', que no dice nada.

¿No era parte de la condicionalidad para acceder a los fondos europeos?

La condicionalidad está en la deuda. 

El Banco de España ha puesto sobre la mesa acometer reformas impopulares, como implementar la mochila austriaca, con fondos europeos.

El paquete de Next Generation tiene la condicionalidad de acometer proyectos rentables para el país, no es para financiar políticas públicas. Veo muy difícil que se pueda utilizar para transición del sistema de bienestar en España. Quizás sí con algunas partidas del fondo social europeo, pero van a ser muy reducidas.

La mochila austriaca no la traería a colación en este contexto porque no es algo previsional. Hay gente que cree que la solución a las pensiones está en la mochila austriaca y no tiene nada que ver.

Pero si la mochila austriaca hiciera más competitivo nuestro mercado laboral y fuéramos más productivos, ayudaría a financiar el sistema de pensiones...

Si fuéramos más productivos, tendríamos mejores pensiones. Pero eso se hace fomentando la cualificación, la formación profesional dual de los trabajadores... Y años o lustros más tarde redundará en mejores pensiones. En todo caso, hay que tener cuidado: la productividad hace que suban los salarios y las pensiones porque están ligadas a los salarios. Si las pensiones actuales son insostenibles porque la tasa de sustitución es del 80% y suben los salarios y las pensiones y se mantiene ese 80%, el sistema va a ser más insostenible. Las mejoras de productividad no resuelven el problema de sostenibilidad, resuelven el problema de suficiencia. Hacen mejores las pensiones, pero no más sostenibles.

Las mejoras de productividad no resuelven el problema de sostenibilidad, resuelven el problema de suficiencia de las pensiones

¿Las políticas demográficas ayudarían?

El sistema de pensiones no es un autobús que se pueda llenar de viajeros sin que aumente el coste de operación. Cuantos más viajeros entran a la Seguridad Social, más aumenta el coste de operación. Más niños o más inmigrantes en el sistema suponen más déficit con la peculiaridad de que los ingresos se reciben por anticipado -vía cotizaciones- y los gastos vienen en 20 o 25 años. Esa es una ilusión monetaria que tienen muchos políticos: traigamos niños para que nos paguen las pensiones. 

Es un error fomentar la natalidad para las pensiones porque el problema no es de niños el problema es de vidas cada vez más largas

Es una barbaridad traer niños al mundo para que nos paguen las pensiones. Tengamos niños para hacerlos crecer, para que nos hagan felices… pero no para que nos paguen las pensiones porque luego hay que pagárselas a ellos. Es un error fomentar la natalidad para las pensiones porque el problema no es de niños, el problema es de vidas cada vez más largas. 

Entonces, no hay recetas mágicas. Nos va a tocar trabajar más y cobrar menos...

Sí o una mezcla de las dos cosas. O trabajar mucho más y cobrar mucho más. Si nos jubilamos a los 70, tendríamos ya un buen balance. Lo que causa el problema es el aumento de la longevidad, mientras la edad de jubilación permanece estable.

Este problema no es solo español, Francia no es capaz de sacar adelante su reforma…

Claro. Hay países que han avanzado mucho, como Nueva Zelanda, Australia o Reino Unido. Suecia va a acometer un cambio importante... Portugal ha hecho cosas muy interesantes porque tenía un sistema desbocado que está cambiando… Todos los países. Hasta Estados Unidos tiene Seguridad Social, aunque la gente se cree que no. Todos los países hacen reformas y algunos son más ágiles que nosotros. En Holanda, por ejemplo, las pensiones de empresa son más generosas y devuelven hasta 70% del último salario. La Seguridad Social es básica. Da una prestación del 30% del último salario.

La pandemia ha aumentado el ahorro no se sabe si va a ser ya de forma estructural o coyuntural…

Hemos ahorrado lo que no hemos gastado y hay una mayor conciencia de ahorro precautorio, no para la jubilación. Este es un tema interesante que habría que manejar conductualmente: si hemos ahorrado más por razones precautorias y esas razones no se materializan, lo más sabio sería seguir manteniendo ese ahorro o incrementarlo porque hayamos cogido el hábito. Lo que era precautorio, que pase a ser un colchón y que pueda acabar siendo un complemento de pensión.

Con la pandemia, hay una mayor conciencia de ahorro precautorio, pero no para la jubilación

Esto entronca con la mochila austriaca, que no nace para ahorrar para la jubilación. Nace para ahorrar por si te despiden, para un ciclo de formación a los 40 o 50 años, por si se tiene un percance... Si nada de esto sucede, sus promotores sugieren: dedique usted eso a un complemento de pensión. Ya hay empresas que están acordando con sus empleados posibilidades de ahorro precautorio y los sindicatos no tienen motivos para sentirse ofendidos porque no tienen el monopolio de las relaciones industriales. La relación empresa-empleado puede llevarse al terreno personal mientras se cumpla la ley.

Usted ha defendido una distribución del conocimiento frente a una distribución de la renta...

He leído a Piketty y no me entusiasma la corriente que hay para exacerbar mecanismos de redistribución que no han funcionado nunca. Tenemos cuatro formas de redistribuir las cosas: la renta, la riqueza, el talento o el conocimiento. 

La distribución de la renta tiene limitaciones. Se podría mejorar la progresividad de nuestro sistema impositivo, pero ya hemos visto que con una progresividad razonable la gente se las ingenia para eludir impuestos, así que cuando se apriete la tuerca va a suceder lo mismo. Los que de verdad tienen capacidad de pagos van a buscar la forma de eludir y las clases medias vamos a ser los paganos y eso es injusto.

Redistribuir la riqueza empieza a ser más dudoso porque el ahorro que constituye la riqueza no es más que ahorro acumulado, que ya ha pagado impuestos cuando era renta. Redistribuir riqueza con impuestos al Patrimonio me parece un exceso. Como liberal no aceptaría eso, me pensaría en qué país quiero vivir. 

Una sociedad liberal optaría por la redistribución del conocimiento. La clave es la escuela

Luego el talento solo se puede redistribuir con un corte cerebral, con un holocausto. Así que nos queda el conocimiento. Se puede ayudar a los menos talentosos a tener más conocimiento con becas, ayudas… Pero ¿qué pasa? Que hay que esforzarse para adquirirlo. Redistribuir el conocimiento que es muy fácil a través de un buen sistema educativo. El problema es que no todos los estudiantes se esfuerzan. Pero es lo mejor.

Una sociedad liberal optaría por la redistribución del conocimiento. Para que todos acabaran en igual posición en la línea de salida la clave es la escuela. Pero los menos favorecidos, en todos los sentidos -renta, situación de sus padres…- tienen que esforzarse más. Desgraciadamente es así porque no hay otra manera de equiparar el conocimiento. Hay que gastar lo que sea menester en esto, pero algunos creen que lo más sencillo es quitar la vespa al que tiene dos y darle una al que no tiene ninguna.