María Jesús Montero, ministra de Hacienda y portavoz, en la Moncloa.

María Jesús Montero, ministra de Hacienda y portavoz, en la Moncloa. E.E.

Economía

El ICO ajustará las condiciones del segundo tramo de avales para dar más peso a las pymes

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, indica que se estudiarán otros factores como la estructura de deuda para llegar a más solicitantes.

7 abril, 2020 17:17

Noticias relacionadas

La avalancha de peticiones de préstamos avalados por el ICO por parte de autónomos y pymes obliga al Gobierno a ser ágil a la hora de activar el segundo tramo de avales, después de que los bancos hayan prácticamente agotado los primeros 20.000 millones de euros a las pocas horas de su puesta en marcha. 

La ministra de Hacienda y portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, ha indicado tras el Consejo de Ministros que, tras el aluvión de solicitudes, están a la espera de que las entidades financieras remitan los datos de los perfiles a quienes se han otorgado estos préstamos para ajustar el segundo tramo de avales destinados a garantizar la liquidez de las empresas.

Montero ha dejado claro que el Gobierno quiere llegar "a todo el tejido productivo" español y es consciente de que muchas pequeñas empresas se han quedado fuera de las primeras ayudas al no cumplir con todos los requisitos de los avales, que pueden ampliarse hasta los 100.000 millones de euros. 

Más peso para las pymes

Fuentes financieras consultadas coinciden en que una de las peticiones será ampliar el peso de las pymes y autónomos en el siguiente tramo, desde el actual 50%. En este sentido, Montero ha reconocido que el Gobierno quiere comprobar si la parte destinada a las pymes es suficiente o debe incrementarse en el segundo tramo.

Además, ha insistido en que "hay sectores que necesitan algunos ajustes" para poder acceder a esta financiación avalada por el Estado, mencionando específicamente la estacionalidad de los negocios o "la estructura de deuda". Desde una entidad financiera consultada explican que, en este último punto, la norma indica que una empresa que fuese morosa a 31 de diciembre de 2019, no puede acceder a los créditos del ICO, aunque su situación, por ejemplo en febrero o en marzo, hubiese cambiado. 

"En el momento en que las entidades financieras nos devuelvan esa información, estaremos en condiciones de ajustar, si es que es necesario, algunos de los elementos, porque nuestra idea es que llegue al último rincón de nuestro tejido productivo", ha explicado Montero.

Información sobre el coronavirus: